Agenda

<<  <  Mayo 2022  >  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
        1
  2  3  4  7  8
  9101115
1617182122
2324252829
3031     

Actividades

Charlas gratuitas

Actualmente no hay eventos disponibles

Cursos regulares

Citas

" Todo fragmento de la totalidad de la naturaleza es siempre una mera aproximación a la verdad completa. "
Richard Feynman

Webs asociadas

Alma Y Cuerpo Sano

Efecto Mariposa - Evolución emocional consciente

Emoción y Libertad

Gestión Emocional

Melania Marcos - Libertad Emocional

Metamorfosis Emocional

Por qué los bebés humanos no deben dormir solos

ColechoExisten muchos "mitos" sobre cómo deben dormir los bebés creados (bastante intencionadamente) por las "autoridades médicas" que pueden perjudicar, incluso seriamente, el desarrollo del bebé y la convivencia familiar. Uno de ellos (del que hablaremos próximamente) decía que había que enseñar a dormir al bebé solo, dejándole llorar todo lo necesario, para que desarrollase rápidamente el hábito de dormir muchas horas seguidas. Este método es una aberración desde el punto de vista del desarrollo emocional y cognitivo del bebé, puesto que lo que consigue es generar un estado de trauma en el que el bebé al sentir que está abandonado se "cierra" para ahorrar energía hasta que vengan a cuidarle (lo que se identifica con dormir más horas seguidas), desencadenando una cascada de adaptaciones disfuncionales que serán mucho más visibles años depués en la infancia o pubertad.

Otro de los mitos dañinos es el que asocia el colecho (dormir en la misma cama con el bebé) y la muerte súbita del lactante (o la asfixia como muchas veces se cataloga erróneamente). Y es que no compartir lecho con el bebé desde su nacimiento rompe con las necesidades biológicas, tanto del pequeño, que necesita el calor físico y emocional de la madre para desarrollar una relación segura, estable y enriquecedora, como para la madre, que se siente mucho más conectada, segura y cómoda en la lactancia a demanda. En el extenso artículo que te traemos se habla de todo eso y mucho más, información que esperamos ayude a disolver ilusiones falsas y generar autoconfianza en los instintos naturales de madres y padres.

Más información útil:

Alimentación complementaria y sueño en la crianza.

Artículo original en neuroanthropology.net

21 de diciembre de 2008

Por James J. McKenna Ph.D.
Edmund P. Joyce CSC Cátedra de Antropología
Director, Mother-Baby Behavioral Sleep Laboratory
University of Notre Dame
Autor de Sleeping with Your Baby: A Parent's Guide to Coleeping

Dónde duerme un bebé no es tan simple como el discurso médico actual y las recomendaciones contra el colecho en algunas sociedades occidentales quieren que sea. Y hay una buena razón por la cual escribo aquí para explicar por qué las recomendaciones pediátricas sobre formas de dormir juntos, como compartir la cama, seguirán siendo mixtas. También abordaré por qué la mayoría de los nuevos padres practican el colecho intermitente a pesar de las advertencias gubernamentales y médicas en contra.

Las definiciones son importantes aquí. El término colecho se refiere a cualquier situación en la que un cuidador adulto comprometido, generalmente la madre, duerme lo suficientemente cerca de su bebé para que ambos, la madre y el bebé, puedan responder a las señales y señales sensoriales del otro. Compartir habitación es una forma de colecho, siempre considerada segura y siempre considerada protectora. Pero no es la habitación en sí misma lo que protege. Es lo que sucede entre la madre (o el padre) y el infante. Las autoridades médicas parecen olvidar este hecho. Esta forma de colecho no es controvertida y es recomendada por todos.

Desafortunadamente, las autoridades médicas usan indistintamente los términos colecho, colecho y una conocida forma peligrosa de colecho, el sofá, aunque estos términos deben mantenerse separados. Es absolutamente erróneo decir, por ejemplo, que “dormir juntos es peligroso” cuando compartir la habitación es una forma de dormir juntos y esta forma de dormir juntos (como muestran al menos tres estudios epidemiológicos) reduce a la mitad las posibilidades de que un bebé muera.

Compartir la cama es otra forma de colecho que puede ser seguro o inseguro, pero no es intrínsecamente ni lo uno ni lo otro. Dormir en el sofá es, sin embargo, intrínsecamente peligroso, ya que los bebés pueden ser empujados con demasiada facilidad contra el respaldo del sofá por el adulto, o volteados boca abajo sobre las almohadas, y asfixiarse.

A menudo, las noticias hablan de “otro bebé muriendo mientras dormía”, pero no logran distinguir entre qué tipo de colecho estuvo involucrado y, lo que es peor, qué factor peligroso específico podría haber sido realmente responsable de la muerte del bebé. Un ejemplo específico es si el bebé dormía boca abajo junto a su padre, lo cual es un factor de riesgo independiente de muerte, independientemente de dónde durmiera el bebé. Dichos informes sugieren de manera inapropiada que todos los tipos de colecho son iguales, peligrosos y que todas las prácticas en torno al colecho conllevan los mismos riesgos elevados, y que ningún entorno de colecho puede ser seguro.

Nada puede estar más lejos de la verdad. Esto es similar a sugerir que debido a que algunos padres conducen borrachos con sus bebés en sus autos, desabrochados en los asientos de los autos, y debido a que algunos de estos bebés mueren en accidentes automovilísticos, nadie puede conducir con bebés en sus autos porque obviamente el transporte de bebés en automóviles es fatal. Ves el punto.

Una de las razones más importantes por las que ocurre el colecho, y la razón por la cual las simples declaraciones en contra no lo erradicarán, es que dormir junto al bebé es biológicamente apropiado, a diferencia de colocar a los bebés boca abajo o colocarlos en una habitación para que duerma sí mismo. Esto es particularmente así cuando el colecho está asociado con la lactancia materna.

Cuando se hace de manera segura, el colecho de madre e hijo salva vidas y contribuye a la salud y el bienestar infantil y materno. ¡Simplemente tener a un bebé durmiendo en una habitación con un cuidador adulto comprometido (colecho) reduce a la mitad las posibilidades de que un bebé muera de SMSL o de un accidente!

Investigar

En Japón, donde dormir juntos y amamantar (en ausencia de madres fumadoras) es la norma cultural, las tasas del síndrome de muerte súbita del lactante son las más bajas del mundo. Para las madres que amamantan, compartir la cama hace que la lactancia sea mucho más fácil de manejar y prácticamente duplica la cantidad de sesiones de lactancia, al tiempo que permite que tanto las madres como los bebés pasen más tiempo dormidos. La mayor exposición a los anticuerpos de la madre que viene con la lactancia nocturna más frecuente puede potencialmente, para cualquier bebé dado, reducir la enfermedad infantil. Y debido a que el colecho en forma de colecho (dormir en la misma cama) facilita la lactancia materna para las madres, las alienta a amamantar durante una mayor cantidad de meses, según los estudios de la Dra. Helen Ball.en la Universidad de Durham, lo que reduce potencialmente las posibilidades de cáncer de mama de las madres. De hecho, los beneficios de dormir juntos ayudan a explicar por qué simplemente decirles a los padres que nunca se acuesten con el bebé es como sugerir que nadie debe comer grasas y azúcares, ya que el exceso de grasas y azúcares conduce a la obesidad y/o a la muerte por enfermedades cardíacas, diabetes o cáncer. Obviamente, hay mucho más en la historia.

En cuanto al colecho, una versión ampliada de su función y efectos en la biología del bebé nos ayuda a entender no sólo por qué el debate sobre el colecho se niega a desaparecer, sino por qué la abrumadora mayoría de los padres en los Estados Unidos (más del 50% según la mayoría encuesta nacional reciente) ahora duermen en la cama parte o toda la noche con sus bebés.

Que las tasas más altas de colecho en todo el mundo ocurren junto con las tasas más bajas de mortalidad infantil, incluidas las tasas del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL), es un punto al que vale la pena volver. Es un punto de partida importante para comprender las complejidades involucradas en explicar por qué los resultados relacionados con el colecho (recuerde, uno de los muchos tipos de colecho) varían entre ser protector para algunas poblaciones y peligroso para otras. Sugiere que si los bebés deben o no compartir la cama y cuál será el resultado puede depender de quién está involucrado, bajo qué condiciones ocurre, cómo se practica y la calidad de la relación llevada a la cama para compartir. Esta no es la respuesta que buscan algunas autoridades médicas, pero ciertamente resuena entre los padres y está respaldada por decenas de estudios.

Comprender las recomendaciones

Recientemente, el Subcomité SIDS de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP), para el cual serví (ad hoc) como miembro del panel de expertos, recomendó que los bebés duerman cerca de sus madres en la misma habitación pero no en la misma cama. Si bien celebré esta histórica recomendación de compartir la habitación, no estuve de acuerdo y me preocuparon las ramificaciones de la recomendación incondicional contra cualquier y todo el compartir la cama. Además, me preocupa que el mensaje se transmita injustamente (si no inmoralmente) a las madres; es decir, sin importar quién sea usted o lo que haga, su cuerpo durmiente no es más que un arma potencialmente letal inerte contra la cual ni usted ni su bebé tienen ningún control. Si esto fuera cierto, ninguno de nosotros, los humanos, estaríamos hoy aquí para tener esta discusión porque la única razón por la que sobrevivimos es porque nuestras madres ancestrales dormían a nuestro lado y nos amamantaban durante la noche.

mckenna-durmiendo-con-tu-bebeNo soy el único que piensa de esta manera. La Academia de Medicina de Lactancia Materna, el Comité de Lactancia Materna de EE. UU., la sección de Lactancia Materna de la Academia Estadounidense de Pediatría, La Leche League International, UNICEF y la OMS son organizaciones prestigiosas que apoyan el colecho y que utilizan la mejor y más reciente información científica sobre lo que hace que las madres y los bebés estén seguros y saludables. Claramente, no hay consenso científico.

Sin embargo, en lo que sí estamos de acuerdo es en qué "factores" específicos aumentan las posibilidades de SIDS en un entorno de colecho, y qué tipo de circunstancias aumentan las posibilidades de asfixia, ya sea por alguien en la cama o por los propios muebles de la cama. Por ejemplo, los adultos no deben compartir la cama si están ebrios o si están insensibilizados por las drogas, o demasiado exhaustos, y otros niños pequeños o niños nunca deben estar en la cama con un bebé. Además, dado que haber fumado durante el embarazo disminuye la capacidad de los bebés de despertar para proteger su respiración, las madres fumadoras deben hacer que sus bebés duerman junto a ellas en una superficie diferente pero no en la misma cama.

Mis propios estudios fisiológicos sugieren que las parejas madre-bebé que amamantan exhiben sensibilidades y respuestas aumentadas entre sí mientras duermen, y esas sensibilidades ofrecen protección al bebé contra la superposición. Sin embargo, si se alimenta con biberón, los bebés deben acostarse junto a la madre en una cuna o moisés, pero no en la misma cama. Dormir boca abajo o boca abajo, especialmente en colchones blandos, siempre es peligroso para los bebés, al igual que cubrirse la cabeza con mantas o colocarlos cerca o encima de almohadas. Siempre es mejor una manta liviana, así como la atención a cualquier espacio o espacio en los muebles de la cama que deba arreglarse, ya que los bebés pueden deslizarse en estos espacios y quedar atrapados y asfixiarse rápidamente. Mi recomendación es, si se comparte la cama de forma rutinaria, desmontar la cama de su marco, tirando del colchón y los somieres hacia el centro de la habitación,

Pero, nuevamente, persiste el desacuerdo sobre la mejor manera de utilizar esta información. Ciertos grupos médicos, incluidos algunos miembros de la Academia Estadounidense de Pediatría (aunque no necesariamente la mayoría), argumentan que el colecho debería eliminarse por completo. Otros, incluido yo mismo, preferimos apoyar la práctica cuando se puede realizar de manera segura entre las madres que amamantan. Algunos profesionales creen que nunca se puede hacer seguro, pero no hay evidencia de que esto sea cierto.

Más importante aún, ¡los padres simplemente no lo creen! Me parece fundamental asegurarse de que los padres estén en condiciones de tomar decisiones informadas que reflejen las necesidades de su propio bebé, los objetivos familiares y las preferencias de crianza y cuidado del bebé.

Nuestros imperativos biológicos

Mi apoyo a compartir la cama cuando se practica de manera segura proviene de mi conocimiento de investigación sobre cómo y por qué ocurre, qué significa para las madres y cómo funciona biológicamente. Al igual que las papilas gustativas humanas que nos recompensan por comer lo que es abrumadoramente crítico para la supervivencia, es decir, grasas y azúcares, una consideración de la biología y la psicología del bebé humano y de los padres revela la existencia de poderosos factores fisiológicos y sociales que promueven las motivaciones maternas para dormir juntos y explican las necesidades de los padres de tocar. y dormir cerca del bebé.

La composición baja en calorías de la leche materna humana (exquisitamente ajustada para el intestino no desarrollado de los bebés humanos) requiere tomas nocturnas frecuentes y, por lo tanto, ayuda a explicar cómo y por qué se está produciendo un cambio cultural hacia un mayor comportamiento de colecho. Aproximadamente el 73% de las madres estadounidenses dejan el hospital amamantando e incluso entre las madres que nunca tuvieron la intención de compartir la cama pronto descubren lo fácil que es amamantar y lo mucho más satisfechas que se sienten con el bebé durmiendo junto a él a menudo en su cama.

Pero no es solo la lactancia materna lo que promueve el colecho. ¡Los bebés también suelen tener algo que decir al respecto! Y por alguna razón no se impresionan con las declaraciones sobre lo peligroso que puede ser dormir al lado de la madre. En cambio, las respuestas incontenibles (antiguas) del bebé basadas en la neurología a los olores, movimientos y tacto de la madre reducen por completo el llanto del bebé mientras regulan positivamente la respiración del bebé, la temperatura corporal, la absorción de calorías, los niveles de hormonas del estrés, el estado inmunológico y la oxigenación. En resumen, y como se mencionó anteriormente, dormir juntos (ya sea en la misma superficie o no) facilita cambios clínicos positivos que incluyen más sueño infantil y parece hacer felices a los bebés .. En otras palabras, a menos que se practique peligrosamente, dormir junto a la madre es bueno para los bebés. La razón por la que ocurre es porque... se supone que debe hacerlo.

Recuerde que a pesar de los dramáticos cambios culturales y tecnológicos en el occidente industrializado, los bebés humanos todavía nacen como los primates neurológicamente más inmaduros de todos, con solo el 25% de su volumen cerebral. Esto representa una característica humana única que solo podría desarrollarse biológicamente (de hecho, solo es posible) junto con el contacto y la proximidad continuos de la madre, ya que el cuerpo de la madre sigue siendo el único entorno al que el bebé está verdaderamente adaptado, para lo cual incluso la tecnología occidental moderna ha demostrado aún por producir un sustituto.

Incluso aquí, en cualquier ciudad de EE . UU ., nada que un bebé pueda o no pueda hacer tiene sentido excepto a la luz del cuerpo de la madre, una realidad biológica aparentemente descartada por aquellos que argumentan en contra de compartir la cama y lo que ellos llaman colecho, pero que probablemente explica por qué la mayoría de los padres que usan cunas en algún momento sienten la necesidad de llevar a sus bebés a la cama con ellos: hallazgos que nuestro laboratorio de sueño de madres y bebés aquí en Notre Dame ha ayudado a documentar científicamente. Si se les da a elegir, parece que los bebés humanos prefieren fuertemente el cuerpo de su madre al contacto solitario con colchones forrados de algodón inerte. A su vez, las madres parecen notar y sucumbir a las preferencias de sus bebés.

No hay duda de que compartir la cama debe evitarse en circunstancias particulares y puede practicarse peligrosamente. Si bien cada muerte por compartir la cama es trágica, tales muertes no son más acusaciones sobre el hecho de compartir la cama que las más de trescientas mil muertes o más de bebés en cunas, una acusación de que dormir en la cuna es mortal y debe eliminarse. Así como se pueden eliminar las cunas inseguras y las formas inseguras de usarlas, también se puede educar a los padres para minimizar los riesgos de compartir la cama.

Ir más allá de los juicios hacia la comprensión

Todavía no sabemos qué causa el SIDS. Pero, afortunadamente, los factores principales que aumentan el riesgo ahora son ampliamente conocidos, es decir, colocar a un bebé boca abajo para dormir, usar colchones blandos, el tabaquismo materno, envolver a los bebés o bloquear el movimiento del aire alrededor de sus caras. En combinación con compartir la cama, donde las respuestas defensivas normales del bebé son más vitales y pueden ser más importantes para un bebé (como la capacidad de despertarse para sacudir una manta que cae momentáneamente para cubrir la cara del bebé cuando su padre se mueve o gira), estos riesgos se exageran especialmente entre los bebés no saludables. Cuando los bebés mueren en estas condiciones obviamente inseguras, es aquí donde se hacen evidentes los prejuicios sociales y los niveles de ignorancia asociados con la explicación real de la muerte. Una muerte en sí misma en un entorno de colecho no sugiere automáticamente, como afirman muchas autoridades legales y médicas, fue compartir la cama, o peor aún, la asfixia lo que mató al bebé. Los bebés que comparten la cama, como los bebés en las cunas, aún pueden morir de SMSL.

Es vergonzoso y ciertamente inapropiado que, por ejemplo, los patólogos jefes del estado de Indiana recomienden que otros patólogos asuman el SIDS como una causa probable de muerte cuando los bebés mueren en las cunas, pero asuman la asfixia si un bebé muere en la cama de un adulto o tiene un historial de “colecho”. Al suponer antes de que se conozcan los hechos de la escena de la muerte del patólogo y el informe toxicológico de que cualquier bebé que compartió la cama fue víctima de una asfixia accidental en lugar de alguna causa congénita o natural, incluido el SMSL no relacionado con la cama compartida, Las autoridades médicas no sólo cometen una forma de fraude científico, sino que victimizan a los padres del bebé condenado por tercera vez. La primera ocurre cuando su bebé muere, la segunda ocurre cuando los profesionales de la salud entrevistados para las noticias (lo que ocurre comúnmente) insinúan que cuando un bebé muere en una cama con un adulto debe ser debido a la asfixia (o a un SMSL inducido por compartir la cama). La tercera vez que se victimiza a los padres es cuando, aún sin pruebas, las autoridades médicas o policiales sugieren que la muerte de su bebé era "evitable", que su bebé seguiría vivo si los padres no hubieran compartido la cama. Esta conclusión no se basa en los hechos de la tragedia, sino en estereotipos injustos y falaces sobre el hecho de compartir la cama.

De hecho, ningún investigador legítimo de SIDS ni patólogo forense debe emitir un dictamen de que un bebé fue asfixiado sin un informe toxicológico extenso y una investigación de la escena de la muerte que incluya información de la madre sobre lo que piensa sobre lo que podría haber sucedido.

Ya sea que involucren cunas o camas para adultos, es más probable que ocurran prácticas de sueño riesgosas que conducen a la muerte de bebés cuando los padres no tienen acceso a información de seguridad, o si se los considera irresponsables si deciden seguir sus propias predilecciones biológicas y las de sus bebés de compartir la cama, o si los mensajes de salud pública se retienen en los folletos y se reemplazan por advertencias simplistas e inapropiadas que dicen "nunca lo hagas". Tales recomendaciones tergiversan la verdadera función y el significado biológico de los comportamientos, y la medida crítica en que se pueden modificar las prácticas peligrosas, y descartan las razones válidas por las que las personas se involucran en el comportamiento en primer lugar.

Más artículos

Los adolescentes con trastornos...

Los adolescentes con trastornos...

Esta investigación facilita las pruebas gráficas, imágenes de resonancia magnética, que soportan...

Mi

Mi "golpe" de iluminación

La Dra. Jill Bolte Taylor es una neurocientífica que en 1996 sufrió una grave hemorragia (MAV) en el...

Tratamiento: una dosis de videojuegos...

Tratamiento: una dosis de videojuegos...

Publicamos en el año 2011 el artículo "Realidad Virtual en el tratamiento del dolor y el TEP", en el...

Los traumas en la infancia afectan...

Los traumas en la infancia afectan...

Nadine Burke Harris, Pediatra - Americana-jamaicana, revela en este vídeo un factor poco entendido...

El cáncer es fruto de una somatización...

El cáncer es fruto de una somatización...

Te presentamos a Francisco Moya, médico radiólogo sexagenario, que en los últimos años se dedica...

Tenemos 5 cerebros

Tenemos 5 cerebros

En esta extensa entrevista al Dr. Marco Ruggiero, médico que cuestiona algunas de las "verdades"...

Política y matemáticas. ¿La razón...

Política y matemáticas. ¿La razón...

Publicamos hace un tiempo la referencia a un estudio que concluía que existe una zona del cerebro...

El estrés produce

El estrés produce "cambios" en...

Este artículo fue publicado en la web BBC Mundo el 9 de noviembre de 2009 y hace referencia...

< >