Agenda

<<  <  Noviembre 2019  >  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
      1  2  3
  5  7  910
12141517
19212324
262830 

Actividades

Charlas gratuitas

Cursos regulares

Citas

" Filosóficamente estamos completamente equivocados con la ley aproximada. "
Richard Feynman

Webs asociadas

FreeDreams Logo

Gestión Emocional

Metamorfosis Emocional

 

Tratamiento: una dosis de videojuegos por la mañana y otra antes de acostarte

Videojuegos terapéuticosPublicamos en el año 2011 el artículo "Realidad Virtual en el tratamiento del dolor y el TEP", en el que se comentaban dos estudios: uno sobre el tratamiento del dolor en quemados y el otro sobre el Trastorno de Estrés Postraumático. Hoy reproducimos otro con nuevos desarrollos para la mejora del rendimiento cognitivo en mayores y el tratamiento del TDAH.

Los juegos informáticos, así como sus hermanos mayores de realidad virtual, son programas que se pueden diseñar para presentar cualquier tipo de estímulo visual, de modo que se pueden especializar para provocar la activación de zonas cerebrales determinadas. Esta capacidad permite que el jugador se conecte motora y emocionalmente con el juego, activando las mismas redes neuronales que se encenderían si la escena fuese real. Exactamente igual que con una película de cine, solo que con la ventaja de poder ser adaptable al jugador.

Este efecto es una ventaja muy grande en terapia, sobre todo si se emplea la técnica de desensibilización progresiva, que se basa en pedir al paciente que imagine escenas que le provocan emociones intensas. Hay personas a las que les resulta muy difícil imaginar con claridad o controlar los detalles de la imagen visualizada con lo que es difícil modular la respuesta emocional dentro de una zona de fácil control. A través de las imágenes del juego se pueden mostrar los detalles mínimos necesarios para activar las emociones sin sobrecargar, acelerando y suavizando el proceso en gran medida.

Otra utilidad importante es la capacidad de crear entornos con múltiples estímulos, que favorecen que el cerebro procese en paralelo, activando zonas infrautilizadas por vivir actividades repetitivas. Esa activación crea nuevas conexiones neuronales con una mejora del rendimiento cognitivo y aumento de la creatividad.

En resumen: los videojuegos son una herramienta genial para conseguir mejoras en la vida de las personas. Como con cualquier otra herramienta su utilidad beneficiosa solo depende de cómo se usen.

Artículo original en eldiario.es

Lucía Caballero  05/02/2016 - 11:12h

 

NeuroRacer es un videojuego de coches. Los vehículos parecen casi de mentira y los escenarios no son especialmente complejos. No tiene los gráficos de los juegos más modernos, pero no le hacen falta para causar un efecto del que otros no pueden presumir: mejora las capacidades mentales de sus usuarios.

El programa ha sido diseñado por un equipo de neurocientíficos del Laboratorio Gazzaley de la Universidad de California y está especialmente indicado para personas mayores de 60 años.

Más de un centenar de individuos participaron en el estudio que se publicó en la revista Nature. Cuando los participantes jugaban en modo multitarea - es decir, tenían que estar pendientes de varias cosas en la pantalla -, la actividad mejoraba sus capacidades mentales e incluso reducía déficits asociados con la edad, como los de memoria y atención.

NeuroRacer es un ejemplo de la nueva apuesta de algunas empresas y centros de investigación: aplicar los conocimientos en medicina al desarrollo de videojuegos para crear terapias virtuales. Aunque no sustituyen a las prescripciones farmacológicas, las complementan e incluso actúan en ciertos aspectos que escapan a la acción de los químicos.

Su desarrollo “depende del público al que va dirigido y del objetivo del tratamiento”, indica Joaquín Anguera, uno de los investigadores que ha participado en el proyecto de la Universidad de California.

Adam Gazzley, director del laboratorio, trabaja actualmente como asesor en Akili Interactive Labs, una empresa de videojuegos que está diseñando un producto basado en la plataforma de NeuroRacer. EVO, como lo han bautizado, se parece más al tradicional Super Mario: los usuarios recopilan estrellas, diamantes y extraterrestres. Lo están probando en seis ensayos clínicos para tratar a niños con déficit de atención y autismo, personas con depresión y para detectar los primeros signos de alzheimer.

En busca de una certificación de la FDA

Los expertos de Akili no quieren que EVO sea como otros juegos que ya están en el mercado, supuestamente destinados a entrenar el cerebro y la memoria, sino que pretenden conseguir la aprobación de la Food and Drug Administration (FDA), la máxima autoridad estadounidense en materia de salud. Anguera explica que es difícil que un programa corriente pueda usarse como complemento de una terapia; además, “solo sería efectivo en ciertos grupos”.

Uno de los primeros estudios a gran escala sobre el uso de ‘software’ contra el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) se realizó el año pasado en Holanda. La farmacéutica Janssen y los desarrolladores de Ranj unieron sus fuerzas para crear Plan-It Commander, una serie de videojuegos cortos diseñados para modificar los comportamientos alterados en niños con TDAH: planificación y organización de tareas, gestión del tiempo e interacciones sociales.