Agenda

<<  <  Agosto 2019  >  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
     1  2  3  4
  5  6  7  8  91011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Actividades

Charlas gratuitas

Actualmente no hay eventos disponibles

Cursos regulares

Citas

" También sabemos qué cruel es a menudo la verdad, y nos preguntamos si el engaño no es más consolador. "

Webs asociadas

FreeDreams Logo

Gestión Emocional

Metamorfosis Emocional

 

Te invito a bostezar

Bostezo de bebeEl bostezo junto con los suspiros, estiramientos, temblores, escalofríos, movimientos de tripas, eructos y gases, entre otros, son síntomas de liberación de la tensión del cuerpo, como ha experimentado todo aquel que haya trabajado con las técnicas de Libertad Emocional. Y lo curioso es que tenemos culturalmente asociadas todas esas formas de obtener un mayor bienestar a malos modales (¿otra forma de represión?), con lo que, al no poder hacer uso de los métodos innatos de relajación, el día a día no es más que una continua acumulación de estrés.

Pero centrándonos más en el bostezo, queremos traer luz sobre una creencia muy arraigada. El bostezo no es indicativo de sueño, es un medio del cuerpo para liberar la tensión de mandíbulas, cuello y cerebro. Lo que sucede es que, cuando estamos cansados, los automatismos de control del cuerpo (esos que nos dicen que no podemos ser mal educados) se relajan y éste comienza a deshacerse de las sobrecargas musculares y emocionales, con lo que será posible apreciar, en algún momento, todos los síntomas de liberación enunciados en el primer párrafo. Si todo esto no te suena familiar, lee el artículo que te dejamos más abajo wink.

Así que, la próxima vez que tengas ganas de bostezar no las reprimas. Estarás relajándote, empatizando con los demás e incluso mejorará tu atención.

Artículo original de bombellimandala

Con la boca cerrada, la punta de la lengua en el paladar, Inspirar profundamente... Luego abrir la boca y dejar que surja el bostezo.

El bostezo

Bostezar es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu cerebro.

Por Andrew Newburg | www.andrewnewberg.com

Por lo menos es algo fácil y gustoso de practicar,... Adelante: Ríete si quieres (aunque beneficiará más tu cerebro si sonríes), pero en mi opinión profesional, el bostezo es uno de los secretos mejor guardados de la neurociencia. Incluso mis colegas que están investigando la meditación, la relajación, y la reducción del estrés en otras universidades han pasado por alto esta poderosa herramienta de mejora neuronal. Sin embargo, el bostezo se ha utilizado durante muchas décadas en el tratamiento de la voz como un medio eficaz para reducir el pánico escénico y la hipertensión de la garganta.

Diversos estudios recientes de escaners cerebrales han demostrado que el bostezo provoca una única actividad neuronal en las áreas del cerebro que están directamente involucradas en la generación de conciencia social y la creación de sentimientos de empatía. Una de esas áreas es el precuneo, una pequeña estructura oculta en los pliegues del lóbulo parietal. Según los investigadores del Instituto de Neurología de Londres, el precuneo parece desempeñar un papel central en la conciencia, la auto-reflexión y la recuperación de la memoria. El precuneo también es estimulado por la respiración yóguica, que ayuda a explicar por qué las diferentes formas de meditación contribuyen a un mayor sentido de auto-conciencia. También es una de las zonas más afectadas por enfermedades relacionadas con la edad y problemas de déficit de atención, así que es posible que el bostezo deliberado pueda reforzar realmente esta parte importante del cerebro.

Por estas razones creo que el bostezo debe integrarse en los programas de ejercicio y reducción del estrés, en la formación para la mejora cognitiva y de la memoria, la psicoterapia y en la práctica espiritual contemplativa. Y, ya que el precuneo se ha asociado recientemente con el sistema de neuronas espejo en el cerebro (lo que nos permite que los sentimientos y conductas de otros resuenen en nuestra mente), bostezar, incluso nos puede ayudar a aumentar la conciencia social, la compasión y la comunicación efectiva con los demás. .

¿Por qué insisto tanto? Porque si yo te pidiera dejar esta revista ahora mismo y que bostezaras 10 veces para experimentar esta técnica fabulosa, probablemente no lo harías. Incluso en los seminarios, después de presentar la evidencia abrumadoramente positiva, cuando diga a las personas que bostecen, la mitad de la audiencia dudará. Tengo que persuadirles para que sientan los efectos inmediatos de relax. Hay un inexplicable rechazo en nuestra sociedad que implica que es de mala educación bostezar, y a la mayoría se nos enseñó cuando éramos jóvenes.

Andrew NewbergComo joven estudiante de medicina, una vez fui "pescado" bostezando y el profesor me regañó. Dijo que no era apropiado aparecer cansado delante de los pacientes, aunque en ese momento estaba de pie en un pasillo fuera de la habitación del paciente. De hecho, el bostezo se incrementa cuando tienes cansancio, y puede ser la manera que usa el cerebro de decirte suavemente que necesitas un poco de sueño reparador. Por otra parte, la exposición a la luz también te hará bostezar, sugiriéndote que eso es parte del proceso de despertar. Pero el bostezo no sólo te relaja - rápidamente te lleva a un estado elevado de conciencia cognitiva. Las y los estudiantes bostezan en clase, no porque la profesora o el profesor les aburran (aunque eso también te hará bostezar, al intentar mantener la atención en el discurso monótono), sino porque ello libera el cerebro de la somnolencia, lo que ayuda a poner la atención en los conceptos e ideas importantes. Regula la conciencia y nuestro sentido del yo, y ayuda a las personas a ser más introspectivas y auto-conscientes. Por supuesto, si una persona se encuentra en una sala con una profesora o profesor insulso, aburrido, monótono, bostezar le ayudará a mantenerse despierta.

El bostezo te relajará y te traerá a un estado de alerta más rápido que cualquier otra técnica de meditación que conozco, y debido a que es neurológicamente contagioso, es particularmente fácil de enseñar en un ambiente de grupo. Una de mis antiguas alumnas utilizaba el bostezo para volver a poner orden, en menos de 60 segundos, en su junta directiva que constantemente estaba discutiendo. ¿Por qué? Porque ayuda a la gente a sincronizar su comportamiento con la de otras personas.

El bostezo, como un mecanismo de alerta, comienza en las primeras 20 semanas después de la concepción. Ayuda a regular los ritmos circadianos de las criaturas recién nacidas, y esto se suma a la evidencia de que el bostezo está involucrado en la regulación de la vigilia y el sueño. Ya que los ritmos circadianos no se sincronizan cuando se altera el ciclo normal del sueño de una persona, el bostezo debería ayudar a la persona que le gusta la marcha nocturna a restablecer el reloj interno del cerebro. El bostezo también puede evitar los efectos del desfase horario de los viajes y aliviar el malestar causado por la gran altitud.

Entonces, ¿cuál es el mecanismo subyacente que hace que el bostezo sea un instrumento tan esencial? Además de activar el precuneo, regula la temperatura y el metabolismo del cerebro. Se necesita una gran cantidad de energía neuronal para permanecer conscientemente alerta, y a medida que avanzas en la escala evolutiva, el cerebro se vuelve menos eficiente energéticamente. El bostezo evolucionó probablemente como una forma de enfriar el cerebro demasiado activo de los mamíferos, especialmente en las áreas del lóbulo frontal. Incluso se ha argumentado que es una forma primitiva de la empatía. La mayoría de los vertebrados bostezan, pero sólo es contagioso entre humanos, grandes simios, macacos y chimpancés. De hecho, es tan contagioso para los seres humanos que incluso leer sobre ello hace que la persona bostece.

Bostezo animalLos perros bostezan antes de atacar, las y los atletas olímpicos bostezan antes de participar y los peces bostezan antes de que cambien de actividad. Incluso existen evidencias de que el bostezo ayuda a personas en misión militar a llevar a cabo sus tareas con mayor precisión y facilidad. De hecho, el bostezo puede ser uno de los mecanismos más importantes para la regulación de los comportamientos relacionados con la supervivencia de los mamíferos. Así que si quieres mantener un cerebro sano de manera óptima, es esencial que bosteces. Es cierto que el bostezo excesivo puede ser un signo de que haya un trastorno neurológico subyacente (como la migraña, la esclerosis múltiple, derrame cerebral, o reacción de drogas). Sin embargo, yo y otras personas investigadoras sospechamos que el bostezo puede ser un intento del cerebro para eliminar síntomas del reajuste del funcionamiento neuronal.

En la experiencia de los bostezos hay implicados numerosos neuroquímicos, incluyendo la dopamina, que activa la producción de oxitocina en el hipotálamo y el hipocampo, áreas esenciales para la recuperación de la memoria, el control voluntario, y la regulación de la temperatura. Estos neurotransmisores regulan el placer, la sensualidad, y las relaciones afectivas entre personas, así que si quieres mejorar tu intimidad y estar juntos, bostezar juntos. Otros neuroquímicos y moléculas implicadas con el bostezo incluyen acetilcolina, óxido nítrico, glutamato, GABA, serotonina, ACTH, MSH, hormonas sexuales, y péptidos derivados del opio. De hecho, es difícil encontrar otra actividad que influya positivamente en tantas funciones del cerebro.

Mi consejo es sencillo. Bosteza tantas veces al día como puedas: cuando te despiertas, cuando te enfrentas a un problema difícil en el trabajo, cuando te preparas para ir a dormir, y siempre que sientas ira, ansiedad o estrés. Bosteza antes de dar una charla importante, bosteza antes de tener un examen, y bosteza mientras meditas o rezas, porque intensificará tu experiencia espiritual.

El bostezo consciente requiere un poco de práctica y disciplina para superar las inhibiciones inconscientes sociales, pero las personas vienen a menudo con otras tres excusas para no bostezar: "No tengo ganas", "no estoy cansada", y mi favorita "no puedo." Por supuesto que puedes.

Todo lo que tienes que hacer para provocar un bostezo profundo es fingirlo seis o siete veces. Pruébalo ahora, y verás que por el quinto bostezo falso empieza a surgir uno verdadero. Pero no pares ahí, porque por el décimo o duodécimo bostezo sentirás el poder de este pequeño truco seductor.

Puedes sentir que lágrimas empiezan a aflorar en tus ojos y tu nariz puede empezar a gotear, pero al mismo tiempo te sentirás completamente presente, increíblemente relajada, y muy alerta. No está mal para algo que cuesta hacerlo menos de un minuto. Y si ves que no puedes dejar de bostezar - he visto personas bostezando durante treinta minutos - sabrás que has estado privándote de un tratamiento neurológico importante.

¿Puedes no bostezar?

Más artículos

La humanidad colapsará en 20 a...

La humanidad colapsará en 20 a...

¿Sabías que el Monopoly fue inicialmente diseñado por Elizabeth Magie (The Landlord's Game - El...

El efecto placebo en imágenes

El efecto placebo en imágenes

Ya hablamos del efecto placebo en esta sección hace un tiempo con bastante profundidad y detalle, pero...

¿Son las drogas la causa de la...

¿Son las drogas la causa de la...

El Dr. Maté es antiguo profesor de instituto y reconocido experto en adicción, que pide un enfoque compasivo...

Las causas de muerte más comunes...

Las causas de muerte más comunes...

El pasado mes de agosto recordábamos en el boletín un taller que llamamos: Reactivando mente, cuerpo...

Ghislaine Lanctôt

Ghislaine Lanctôt

Ghislaine Lanctôt ha ejercido la Medicina durante 27 años. Ahora no ejerce, aunque quisiera. ¿El motivo?...

Las bases emocionales de la po...

Las bases emocionales de la po...

Esta es la transcripción de una charla que impartió Jonathan Haidt en TED, una organización sin ánimo...

La mente manda sobre el cuerpo,...

La mente manda sobre el cuerpo,...

Win Hof posee 21 Record Guinness por su capacidad de aguantar el frio extremo durante periodos muy...

La meditación cambia la forma del...

La meditación cambia la forma del...

Publicamos en febrero de 2016 el artículo ocho semanas de meditación bastan para cambiar el cerebro,...

< >