Agenda

<<  <  Noviembre 2023  >  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
    1  2  3  4  5
  6  7  8  9101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Actividades

Actualmente no hay eventos disponibles

Charlas gratuitas

Actualmente no hay eventos disponibles

Cursos regulares

Actualmente no hay eventos disponibles

Citas

" La emoción es más antigua que la cognición y, desde luego, el organismo se fía mucho más de ella que de la racionalidad "

Webs asociadas

Alma Y Cuerpo Sano

Emoción y Libertad

Gestión Emocional

Melania Marcos - Libertad Emocional

Metamorfosis Emocional

www.vivianaosiadacz.com

Vamos a contar mentiras (beneficios del autoengaño)

 Demostenes sobre el autoengañoEn el siguiente artículo (desde un punto de vista muy materialista) se concluye que:

"[...] el autoengaño puede ser funcional y ayudarnos a conseguir metas sociales, psicológicas o biológicas útiles".

E incluso asocia el autoengaño con el "poderoso" efecto placebo. Pero, ¿y si el autoengaño fuese el nombre erróneo que le damos a nuestra capacidad de crear la realidad?

De hecho, el autoengaño, estrictamente hablando, es lo que hacemos cada vez que nos proponemos algo que nos lleva más allá de lo que nos consideramos capaces de hacer. No lo sabemos con seguridad 100%, pero nos convencemos de que es posible para lograrlo. Si los demás perciben que es bastante posible lo llaman motivación pero si no, el nombre es locura, ... o fe.

La sabiduría chamánica se sigue un camino diferente. Para plasmar algo en tu realidad primero tienes que crearlo en tu imaginación y luego sentirlo como cierto, ensoñarlo, lo que acabará atrayéndolo a tu mundo material. Es decir, el autoengaño consciente es la base de la creación de lo que te rodea.

¿Qué eliges creer tú? 😉

Artículo original en canamo.net

FERNANDO PARDO. (Este artículo se publicó originalmente en el número 290 de la revista Cáñamo España)

Algunos psicólogos evolutivos se plantean la cuestión inquietante de si el autoengaño puede conducir a buenos resultados. Se ha llegado a la conclusión de que la gente se apega a falsas creencias porque, en ocasiones, el autoengaño puede ser funcional y ayudarnos a conseguir metas sociales, psicológicas o biológicas útiles. El mantener falsas creencias no siempre es un signo de ser un idiota o sufrir de cierta patología mental.

Hay que insistir en algo: si el autoengaño es útil será duradero, a pesar de todo los que lo critican. La vida, al igual que la evolución y la selección natural, en última instancia, no se preocupa sobre lo que es verdad. Le atañe lo que sirve a nuestros intereses de supervivencia.

Consideremos un ejemplo sencillo de cómo funcionamos: el ojo con el que leemos esta revista cada segundo recoge más de mil millones de bits de información. Este flujo de datos se comprime mil veces y solo un millón de bits viajan al cerebro a través del nervio óptico. El cerebro conserva solo cuarenta bits de estos datos y rechaza el resto. Tanto nuestros ojos como nuestro cerebro no están en el negocio de la verdad, sino en el de la funcionalidad, y resulta que descartar tantos millones de bits es útil para caminar por este valle de lágrimas con cierto éxito.

Lo que sucede con la información visual también sucede con todos los sentidos de nuestra mente. Creemos que vemos, oímos y procesamos la verdad, pero no es así. Tal y como en el caso de los ojos, resulta que existen excelentes razones para priorizar la utilidad sobre la realidad en cada dominio. Ciertamente, ello quiere decir que nos perdemos la verdad, pero alcanzamos la auténtica meta: nuestro cerebro ha sido diseñado para ayudarnos a sobrevivir, para criar a nuestros hijos hasta la edad adulta, hacer amistades y no deprimirnos desesperados ante el vacío existencial. Desde la perspectiva de la evolución, la verdad objetiva no solo no es la meta, ni siquiera es el camino que conduce a ella.

Autoengaño de pesoPara crear un mundo que produzca aquello que es mejor para el ser humano, ciertamente debemos seguir los caminos de la razón y de la ciencia, pero también debemos desarrollar las intuiciones, utilizando aspectos de nuestra mente que nos llevan a las historias, los símbolos, los mitos y el autoengaño. Nuestras mentes, insisto, no están diseñadas para ver la verdad, sino para enseñarnos capas de la realidad y llevarnos hacia determinados objetivos. Es más, están diseñadas para hacer todo esto mientras nos producen la ilusión de que estamos percibiendo la realidad. En la mayoría de las situaciones, el mentir es más común que decir la verdad. Hemos evolucionado para ser especies sociales, por lo que no debe sorprendernos que estemos forzados a modular nuestros puntos de vista para casar con quienes tenemos alrededor, para no vernos rechazados por los demás. No debe extrañarnos que mintamos con mayor regularidad a la gente más próxima, a la gente que más queremos.

Siempre funciona el mismo mecanismo: es más fácil decir la verdad cuando las cosas van bien y es fácil ser brutalmente honestos con la gente que no nos gusta. Pero cuando la gente que amamos pasa por un mal momento, está aterrorizada o fracasa, buscamos la comodidad del engaño y el autoengaño.

Esto explicaría parte del efecto placebo, porque aunque es más fuerte en condiciones crónicas que implican dolor y sufrimiento mental –la depresión o la artritis, por ejemplo–, existen pocos tratamientos que no deban su éxito, de algún modo, al efecto placebo. Gran parte del sufrimiento que produce una enfermedad se debe a nuestra reacción a esta. Se ha llamado al efecto placebo la mentira que cura. De hecho, el efecto placebo nos acompaña en todas nuestras actividades de consumo, porque acabamos comprando básicamente historias que nos reconfortan.

En el caso de los fármacos, la gente responde mejor a un nuevo medicamento que ante uno ya conocido, aunque ambos fármacos sean idénticos. En realidad, la seducción funciona mejor cuando ninguna de las partes reconoce que se está produciendo, y cuando ambas creen que sus engaños y autoengaños no son tales. La evolución nos ha proporcionado mentes que están pendientes de historias, de la sugestión, de la imaginación y del autoengaño, porque a lo largo de muchos cientos de miles de años de selección natural, las mentes que se fijan en las historias han tenido más éxito a la hora de transmitir sus genes.

Muchas investigaciones muestran que las personas que son optimistas, a través del engaño y el autoengaño, tienden a vivir más que los realistas. Los estafadores no engañan realmente a sus víctimas, sino que crean las condiciones para que la víctima se engañe a sí misma.

La mayoría de nosotros nunca verá a la Virgen María o a Elvis en una tostada. Pero todos compartimos algo en común con aquellos que lo hacen: nuestras esperanzas, necesidades o deseos conforman lo que vemos en el mundo.

Más artículos

Hechos neurológicos sorprenden...

Hechos neurológicos sorprenden...

Te presentamos a Mark WaldMan, uno de los principales expertos del mundo sobre la comunicación,...

El funcionamiento holístico del...

El funcionamiento holístico del...

De vez en cuando os traemos artículos de la web lacienciaysusdemonios.com que nos parecen muy interesantes...

Cómo hacerse más inteligente, con...

Cómo hacerse más inteligente, con...

Reproducimos este artículo de la web www.astroseti.org, porque nos ha parecido muy interesante el enfoque...

¿Es sano ser

¿Es sano ser "normal"?

El 18 de mayo de 2013 se publicó el DSM V. Quinta edición del "Manual diagnóstico y estadístico de los...

Aprenden más rápido y son más creativos...

Aprenden más rápido y son más creativos...

Hace ya algún tiempo publicamos un vídeo de Dan Pink en el que comentaba que las recompensas económicas...

Reactiva la neurogénesis y detén...

Reactiva la neurogénesis y detén...

Te presentamos otra investigación que vincula los efectos de las experiencias tempranas estresantes con...

Los que se quedan: el impacto de...

Los que se quedan: el impacto de...

Este documental pone imágenes y sonido a la realidad que se lleva denunciando durante los últimos años...

Entrevista al Premio Nobel de medicina...

Entrevista al Premio Nobel de medicina...

Tengo 63 años: lo peor de hacerte mayor es que das por seguras demasiadas verdades: es cuando necesitas...

< >