Agenda

<<  <  Junio 2021  >  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
   3
1011
1718
242526
    

Actividades

Charlas gratuitas

Cursos regulares

Actualmente no hay eventos disponibles

Citas

" Los animales tienen la sabiduría para instruirnos, la compasión para perdonarnos, la paciencia para esperarnos y el poder para mostrarnos nuestro verdadero ser y así podamos sanar. "

Webs asociadas

Alma Y Cuerpo Sano

Efecto Mariposa - Evolución emocional consciente

Emoción y Libertad

Gestión Emocional

Metamorfosis Emocional

 

Preparación al parto

Preparación para el partoLo que muchas clínicas y seguros médicos ofrecen como “Cursos de preparación al parto”, en realidad no preparan en absoluto a la mujer para parir. Más bien estos cursos están diseñados para que la mujer se someta a que otros dirijan y decidan su parto. Afortunadamente, también hay cursos de preparación al parto auténticos, que te preparan de verdad para aquello que vas a vivir: tu parto.
En realidad, los cursos de preparación al parto no serían necesarios si la mujer estuviera bien informada desde su infancia. La naturaleza nos ha hecho capaces de parir, pero la sociedad no tiene eso en cuenta, y solo aporta miedo y falta de información.

El miedo y la falta de información hacen que pongamos nuestro parto en manos de otros. Nos sentimos incapaces de tomar decisiones al respecto. Nos separan de nuestro propio cuerpo, de nuestra propia naturaleza. Y, además, el miedo y la falta de información nos paralizan. Nuestras emociones están a un nivel más elevado que nunca, pero nadie lo tiene en cuenta. El trato recibido durante el parto puede afectar directamente a las emociones que siente la mujer que está de parto. Y las emociones actúan directa y automáticamente en nuestro cuerpo.

Las mujeres que ya han parido tienen muy claro cómo se han sentido durante el parto. Las que han tenido la suerte de ser respetadas durante el parto y las que no, cuentan historias muy diferentes. No hay términos medios, o se han sentido apoyadas y seguras, o no. O se han hecho las cosas bien, o no.

Desgraciadamente, hoy en día aún hay casos en los que no se hacen las cosas correctamente. 

La parte médica lo inunda todo, y parece que no hay sitio para la parte humana, para los sentimientos, para el bienestar emocional.

Parece que el sistema ignora que todo lo que rodea a la mujer en el proceso del parto es muy importante. Su emocionalidad está a flor de piel, está viviendo un proceso natural muy intenso y su parte animal está presente. Y, en muchas ocasiones, está asustada.

Por eso han surgido grupos de mujeres que se han organizado a través de asociaciones que buscan una mejora en la información que reciben las mujeres, en el respeto de que son dignas y en el trato adecuado que requieren en un momento tan especial y vulnerable de sus vidas.

El parto puede ser la experiencia más maravillosa y plena en la vida de una mujer, pero, si no se tiene en cuenta al ser humano, también puede ser un momento traumático y angustioso. Entre una y otra posibilidad está la atención a la parte emocional.

Somos mamíferos. En la naturaleza, las hembras, cuando se ponen de parto, buscan un lugar seguro y tranquilo para parir, y dedican al largo proceso de la dilatación el tiempo necesario. Si surge un posible peligro, un depredador o un intruso, el proceso del parto se detiene para que la hembra se ponga a salvo. Cuando se siente nuevamente segura, el proceso del parto se vuelve a poner en marcha.

No debería sorprendernos que, en un lugar como un hospital, rodeada de personas que la tratan como si estuviera enferma y le administran fármacos y manejan su cuerpo sin consultar, la mujer se sienta inquieta, y fuera del proceso de decisiones sobre su cuerpo y sobre el cuerpo de su hijo. Las prisas y la medicalización y mecanización innecesarias del parto, pueden hacer que el proceso natural quede eclipsado e inhibido. Si esto ocurre, lo normal es que el cuerpo se bloquee y el proceso del parto se detenga. Si a esto añadimos que la mujer no ha tenido una preparación al parto decente, tenemos a alguien sin información, con miedo, incapaz de tomar decisiones, que entrega su salud y la de su bebé a unos extraños que la tratan como a una niña… y al final se pierde uno de los momentos más importantes de su vida.

Si además de todo esto, se administra anestesia, la mujer no será capaz de sentir el cuerpo y como consecuencia, no podrá empujar. A partir de ahí los médicos tienen que “sacar” al niño. Nadie lo va a parir. Aquí ya entran diferentes técnicas de fuerza para sacar al bebé… y si nada de esto funciona, cesárea.

Si estás leyendo esto antes de tu primer parto, estás de suerte. Este artículo no es para asustarte. Es para prevenirte; para advertirte de lo que a veces ocurre, y para que prepares tu parto, hables con otras mujeres, busques información, hables con tu médico y dejes muy claras las cosas que quieres que ocurran y las que no.

Afortunadamente, también hay muchas personas, cada vez más, que se preocupan por hacer las cosas bien, por proporcionar a la mujer el respeto, el apoyo y el confort que necesita en un momento tan decisivo. El mundo sería un lugar más amable si tuviéramos más presente la importancia de llegar a él de una manera saludable y amorosa. Porque un buen parto es un parto saludable.

Las mujeres que han tenido un buen parto se iluminan cuando rememoran y comparten la experiencia.

Parir es algo maravilloso. Un privilegio, una grandiosa manera de sentirse co-creadora de la vida.

La fuerza y el poder de una mujer son inmensos. Nuestros cuerpos saben gestar y parir. Y si nos damos la oportunidad, pariremos gozosas, traeremos a niños sanos al mundo, empoderadas, capaces. Seremos diosas.

Nuestras emociones durante el embarazo y el parto son muy poderosas. Podemos poner toda esa tremenda energía de la vida a favor de la luz. Podemos cambiar el mundo desde nuestro útero.

Si quieres profundizar en este y otros temas relacionados con la maternidad, ponte en contacto con las terapeutas de esta asociación especializadas en embarazo, parto y crianza.

Y toma las riendas.

Autora:

Susana Fernández de Córdoba

Más escuela de padres

Aprende a diferenciar los llantos...

Aprende a diferenciar los llantos...

El llanto de un bebé puede ser causa de una gran desesperación en los padres al no saber qué le pasa...

Descodificación de las molestias...

Descodificación de las molestias...

La gestación es un periodo de grandes cambios psico-fisiológicos en la mujer, que generalmente han sido...

Emociones y embarazo

Emociones y embarazo

Durante el embarazo la futura madre siente muchas emociones. Algunas nuevas, otras antiguas, algunas...

Descodificación emocional de las...

Descodificación emocional de las...

Aunque parezca increible, las dificultades en los estudios también tienen una causa emocional. Cuanto...

Lactancia, bacterias y salud

Lactancia, bacterias y salud

Desde hace ya unos años, diferentes investigaciones muestran el delicado equilibrio entre nuestra...

Sanando los conflictos del emb...

Sanando los conflictos del emb...

El embarazo puede ser un periodo fabuloso y muy deseado. Pero ésta no tiene que ser la realidad para...

La Otra Biología de la materni...

La Otra Biología de la materni...

María Jesús Blázquez es bióloga y escritora. Ha trabajado como catedrática de Instituto durante 38 años...

Preparación al parto

Preparación al parto

Lo que muchas clínicas y seguros médicos ofrecen como “Cursos de preparación al parto”, en realidad no...

< >