Agenda

<<  <  Agosto 2020  >  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
       1  2
  3  4  5  7  8  9
101112141516
171819212223
242526282930
31      

Actividades

Charlas gratuitas

Cursos regulares

Actualmente no hay eventos disponibles

Citas

" Mis pensamientos consistentes se convierten en mi realidad. "
Gary Craig

Webs asociadas

Alma Y Cuerpo Sano

Efecto Mariposa - Evolución emocional consciente

FreeDreams Logo

Gestión Emocional

Metamorfosis Emocional

 

Máximo Sandín: Covid 19. Sobre virus, asesinos y estrategias

Máximo SandínMaximo Sandín es un antiguo conocido de libertad Emocional, del que hemos publicado varias entrevistas y artículos como: Darwin no tenía razónEl cuerpo humano contiene más bacterias que células¿Es segura la vacuna del papiloma humano?. Su visión sobre la Vida es muy reconfortante, recalcando que todos los seres vivos se interrelacionan y evolucionan basándose en la colaboración y el equilibrio, propuesta totalmente opuesta a la psicopática visión darwinista del mundo. Y principalmente hace hincapié en la relación simbiótica de los seres pluricelulares (humanos, por ejemplo) con las bacterias y virus, comentando que las bacterias son imprescindibles para la existencia de vida pluricelular y que los virus no son más que sistemas de comunicación entre células.

En abril de 2020 publicó en su web el texto que te traemos. En él resalta el sinsentido de la versión de la OMS sobre la pandemia del COVID-19, basada en teorías e hipótesis del funcionamiento de los virus que han sido desmentidas desde hace años por gran número de investigaciones científicas. La información que recibimos de la OMS es falsa y manipuladora, ya que transmite una visión sobre la medicina que no se corresponde con la realidad y oculta que sus "verdades  médicas" han variado tremendamente a lo largo de la historia para no hacer consciente al publico de las consecuencias de sus suposiciones erróneas. Un ejemplo claro que nombra Sandín es la Gripe Española de 1918. De la que cita un texto del libro "Vaccination The Silent Killer" de E. MacBean que dice: "la epidemia de gripe de 1918 fue una enfermedad causada por las vacunas". Antes de caer en la trampa de las "etiquetas", podemos buscar en la literatura científica y encontramos el artículo  de 2010 "The State of Science, Microbiology, and Vaccines Circa 1918" de John M. Eyler, en el que se expone en su abstract:

"Richard Pfeiffer anunció en 1892 y 1893 que había descubierto la causa de la gripe. El bacilo de Pfeiffer (Bacillus influenzae) fue un importante foco de atención y de cierta controversia entre 1892 y 1920. El papel que este organismo o estos organismos desempeñaron en la gripe dominó la discusión médica durante la gran pandemia.

Se desarrollaron y utilizaron muchas vacunas durante la pandemia de 1918-1919. La literatura médica estaba llena de afirmaciones contradictorias sobre su éxito; aparentemente no había consenso sobre cómo juzgar los resultados reportados de estos ensayos de vacunas. El resultado de la controversia sobre las vacunas fue tanto una nueva disminución de la confianza en el bacilo de Pfeiffer como agente de la gripe como la aparición de un conjunto temprano de criterios para ensayos de vacunas válidas".

Si no se analiza con detalle lo que manifiesta el texto se puede pasar por alto que hoy se defiende que la gripe está causada por el efecto de un virus, no una bacteria, y que, por tanto, es imposible que ninguna vacuna elaborada con una bacteria produjese efecto inmunitario alguno sobre la gripe. Pero lo que sí podemos deducir es que los efectos secundarios de dichas vacunaciones experimentales pudieron ser muy importantes, ya que hubo que desarrollar "un conjunto temprano de criterios para ensayos de vacunas válidas". Aunque puede que la causa de las muertes sí fuese una bacteria. En el artículo de 2008 "Predominant role of bacterial pneumonia as a cause of death in pandemic influenza: implications for pandemic influenza preparedness" podemos leer:

"La mayoría de las muertes en la pandemia de gripe de 1918-1919 probablemente fueron el resultado directo de una neumonía bacteriana secundaria causada por bacterias comunes del tracto respiratorio superior".

Lo expuesto en estos artículos nos debería hacer pensar profundamente: en 1918 se produjo una pandemia atribuida a un agente que no era el responsable de la infección y cuya causa de muerte real ni siquiera fue considerada. ¿Podría estar pasando lo mismo con el COVID-19? Y lo que es peor, si como recalca Sandín los virus muy difícilmente se transmiten entre especies ¿serán estas hibridaciones de virus animales y humanos producto de la experimentación y la forma de cultivo de las vacunas?

Artículo original www.somosbacteriasyvirus.com

Autor: Máximo Sandín

Parece una obviedad afirmar que la crisis mundial que se ha desatado como consecuencia de la pandemia producida por el covid 19 no tiene precedentes en la historia. Lo que no es tan evidente es por qué si esta pandemia se produce como se afirma desde el ámbito científico, es decir, por el “salto” espontáneo del virus de algún animal al hombre, no se han producido continuamente epidemias de origen viral a lo lago de la historia.

En cualquier caso, esta situación ha originado un consenso social sobre las causas y consecuencias de la “aparición del coronavirus” generado por una abrumadora y permanente avalancha de información por parte de todos los medios de comunicación. Los expertos, que aportan la voz de la Ciencia, nos hablan de un “virus asesino” pero que utiliza una perversa “estrategia”: no matar a todos los que infecta para poder seguir reproduciéndose.

Sin embargo, la atribución de cualidades, incluso de intenciones a un ente biológico que en estado libre es inerte, a una molécula de ADN o (en este caso) de ARN empaquetado con una densidad casi cristalina en una cásida proteica envuelta en una capa de lípidos, un ente que no se puede considerar un ser vivo, produce una cierta desconfianza en estas interpretaciones científicas por muy prestigiosos que sean sus emisores. Pero lo que lleva la desconfianza al límite de la sospecha es cuando la prestigiosa revista científica Nature (Nature Medicine 17 de marzo) publica un artículo en el que concluye que el virus covid 19 “no es un virus obtenido en un laboratorio o manipulado a propósito”, un estupor que puede equivaler al producido porque en una revista de astrofísica se publicase un artículo destinado a demostrar que la Tierra no es plana.

The proximal origin of SARS-CoV-2 | Nature Medicine

La pregunta que surge es ¿por qué una revista tan prestigiosa se dedica a contradecir un supuesto infundio que ni siquiera debería de ser tenido en cuenta científicamente por proceder del campo de lo que se suele calificar de “conspiranoico”? Aunque en la situación actual pueda no parecer oportuno poner en duda las informaciones oficiales, dado que la prioridad es acabar con la pandemia, nunca está de más (puede ser fundamental) entender por qué se ha producido, por lo que propongo al lector que me acompañe para intentar disipar estas inquietudes recurriendo a datos científicos, es decir, no interpretaciones, que nos permitan hacernos una idea de qué está pasando. Las informaciones que llegan al gran público se basan, fundamentalmente, en explicaciones y opiniones de expertos que, se supone, hay que creerse en base al principio de autoridad. En nuestro caso, pretendo que sea el lector el que obtenga sus propias conclusiones de los datos que voy a exponer. Para facilitar este trabajo no voy a utilizar referencias bibliográficas que obligan a verificar las afirmaciones buscando los artículos citados, sino, directamente, copiando las portadas de dichos artículos. Veamos pues:

A Changing View of Viruses in the Evolution and Ecology of Life

Se ha calculado que el número de bacterias en la Tierra es aproximadamente un nonillón (es decir, un uno seguido de treinta ceros). Pues bien, se estima que el número de virus es entre cinco y veinticinco veces el número de bacterias. Como verán, los virus o entidades como virus” han jugado un papel importante en la evolución de la vida. Pero ésta es una larga historia. Vamos a limitarnos en este caso a su función ecológica:

Marine viruses and their biogeochemical and ecological effects

En aguas marinas superficiales se han contado hasta 10.000 millones de virus por litro. Su función es el control de la base de la red trófica marina. Como los virus son inertes y se mueven pasivamente, cuando las colonias de bacterias y algas crecen desmesuradamente, pudiendo llegar a impedir el paso de los rayos del sol a los fondos marinos, los virus las destruyen hasta que su densidad hace posible el paso de los rayos de sol. Por cierto, los productos sulfurosos derivados de este proceso contribuyen a la nucleación de las nubes. Veamos en los suelos:

Sampling Natural Viral Communities from Soil for Culture-Independent Analyses

En los suelos su número es variable, en todo cado astronómico, En este estudio han arrojado cifras medias de 5,3-10e8 y también están implicados en el control de las comunidades bacterianas. En cuanto a su presencia en los organismos, se considera que un 10% del genoma humano está compuesto por retrovirus endógenos, es decir, virus que a lo largo de la evolución han ido insertando sus secuencias génicas en nuestro genoma. Pero si tenemos en cuenta las secuencias derivadas de virus (elementos móviles como trasposones y retrotrasposones , elementos repetidos cortos y largos, intrones…) nos encontramos con que la inmensa mayor parte de nuestros genomas están constituidos por virus y sus derivados que controlan la expresión de los genes codificantes de proteínas.

Composicion Genoma Humano

Pero, es más, lo que se consideraba el genoma, es decir los genes codificantes de proteínas, que constituyen el 1,5% de la totalidad del genoma está constituido por virus y sus derivados:

Coding sequences of functioning human genes derived entirely from mobile element sequences

A modo de curiosidad, por si le resulta interesante a alguien, señalaré que en éste artículo el candoroso autor no se explica por qué las secuencias del genoma derivadas de virus son eliminadas “por alguien” de las bases de datos públicas:

Coding sequences of functioning human genes derived entirely from mobile element sequences

"Other Transcript Coding Sequences Apparently Derived from ME. Table 4 is a list of 49 examples of observed transcripts for which the coding sequences have been determined by computer programs, and these cds are made up from MEs at least to the extent of 80%. This collection was made by running repeatmasker against the NCBI collection of gene transcripts in February of 2004, but when checks were made in early March, all of the transcripts so marked had been removed from the collection. It seems likely that someone decided they were junk, which in a sense may be true, but from the point of view of this article they may be considered potentially useful and should be further examined". 

"Otras secuencias de codificación de transcripción aparentemente derivadas de ME. La tabla 4 es una lista de 49 ejemplos de transcripciones observadas para las cuales las secuencias de codificación han sido determinadas por programas de ordenador, y estos cds están compuestos de MEs al menos en un 80%. Esta colección se hizo corriendo el repetidor contra la colección de transcripciones de genes del NCBI en febrero de 2004, pero cuando se hicieron las comprobaciones a principios de marzo, todas las transcripciones así marcadas habían sido eliminadas de la colección. Parece probable que alguien haya decidido que eran basura, lo que en cierto sentido puede ser cierto, pero desde el punto de vista de este artículo pueden considerarse potencialmente útiles y deben examinarse más a fondo". 

The gut's 'friendly' viruses revealed

Pero nuestro organismo no sólo contiene virus en forma de secuencias insertadas en los cromosomas. El número de virus completos que realizan funciones esenciales para nuestro organismo es de tal dimensión que sorprende a los propios investigadores. Miles de millones (más bien billones) de virus bacterianos coexisten con los billones de bacterias de nuestro tracto intestinal que son esenciales para nuestra vida. Los bacteriófagos o fagos regulan las poblaciones de bacterias e intercambian información genética entre ellas. Es decir, los virus controlan las bacterias que controlan nuestro organismo. ¿Algunos virus más? Veamos:

Bacteriophage adhering to mucus provide a non–host-derived immunity

Bacteriofago Adherido al Mucus

Una enorme cantidad de bacteriófagos adheridos a las mucosas del organismo impiden que penetren bacterias externas, que no deberían estar ahí, es decir también protegen nuestro organismo. Si se me permite una opinión, da la sensación de que algo se ha estado haciendo mal con los virus. Con la condición de los virus cuando se descubrieron asociados a enfermedades. Pero, veamos algunas de esas asociaciones:

Retrovirus-like particles released from the human breast cancer cell line T47-D display type B- and C-related endogenous retroviral sequences

Según este artículo, el cáncer de mama emite partículas retrovirales. Se sabe que los virus endógenos pueden saltar del genoma ante algún tipo de agresión ambiental. Es por eso, por lo que, en muchas ocasiones, se ha señalado a virus como agente causal de distintas enfermedades cuando en realidad son consecuencia. Y es por eso, por lo que en tejidos enfermos se observa la presencia de partículas virales

Emisión de partículas virales

Y así, se ha sugerido un origen viral a enfermedades como artritis o esquizofrenia, a pesar de que nunca ha sido reportada una epidemia de estas enfermedades.

Virus-like particles in synovial fluids from patients with rheumatoid arthritis

Neuroanatomic and cognitive abnormalities related to herpes simplex virus type 1 in schizophrenia

Desde hace tiempo se sabe que los virus endógenos de expresan como parte constituyente de los genomas, es decir, son el genoma. Este hecho es de una gran trascendencia para el tema que nos ocupa. Retrovirus endógenos o partes de ellos se expresan en procesos tan importantes como producción de enzimas fundamentales o la formación de la placenta durante el embarazo.

An endogenous retroviral long terminal repeat is the dominant promoter for human beta1,3-galactosyltransferase 5 in the colon

Endogenous retroviruses regulate periimplantation placental growth and differentiation

Estos hallazgos nos hablan del papel fundamental que los virus juegan en los procesos de la vida, pero ¿cuál es la relación de estos fenómenos con el tema que nos ocupa? Veremos que es una relación de enorme importancia, por lo que les ruego presten la mayor atención a los dos artículos que siguen:

Developmental Expression of HERV-R (ERV3) and HERV-K in Human Tissue

En los tejidos embrionarios se expresan (participan en el desarrollo) una multitud de retrovirus endógenos. Como se puede ver, se expresan en placenta, cortex adrenal, riñones, lengua, corazón, hígado, y sistema nervioso central así como en el resto de los tejidos. Pero veamos en tejidos adultos:

Comprehensive analysis of human endogenous retrovirus transcriptional activity in human tissues with a retrovirus-specific microarray

En individuos adultos normales los retrovirus endógenos se expresan en todos los tejidos confirmando que son componentes permanentes del transcriptoma humano.

Y ahora, vamos a ver cómo se han fabricado ciertas vacunas:

En la web de la INTERNATIONAL FEDERATION OF PHARMACEUTICAL AND MANUFATURERS & ASSOCIATIONS http://www.ifpma.org/influenza/index.aspx?47 exponían muy ufanos la siguiente información:

Fabricación de vacunas en huevos

"Actualmente las vacunas contra la gripe estacional comercializadas dependen del suministro de huevos de gallina embrionados como sustrato para la propagación del virus. Las cepas del virus de la semilla que llevan la hemaglutinina recomendada".

No la busquen, porque ha desaparecido de la web. Y por buenas razones, porque cultivar virus humanos en embriones de otros animales en los que se expresan multitud de virus endógenos, conduce a que se produzcan hibridaciones con sus virus correspondientes con lo que se producen virus infectivos de características diferentes a las originales.

Desde hace tiempo se nos informaba de que la gripe estacional provenía “de las aves” y que cada año “mutaba”, muy posiblemente con la elaboración de cada nueva vacuna. Con cada nueva hibridación.

Por ejemplo, en esta vacuna contra la fiebre amarilla:

Identification and characterization of avian retroviruses in chicken embryo-derived yellow fever vaccines: investigation of transmission to vaccine recipients

Estas terribles consecuencias de unas prácticas peligrosas se pueden considerar fruto del desconocimiento de unos descubrimientos relativamente recientes. Por tanto, no intencionadas. Permítanme exponerles algunas prácticas llevadas a cabo con perfecto conocimiento de lo que se estaba haciendo y que dejo a su interpretación:

Tal vez el lector se pregunte ¿qué sentido tiene resucitar un virus que causó cerca de cincuenta millones de muertos? Un virus que no “surgió” en España, a pesar de que con intención de ocultar la mortalidad que causó en los soldados al final de la primera guerra mundial, se denominó “gripe española” porque en nuestro país sí se declaró el estado de epidemia.

Pero su origen fue, al parecer, en los soldados norteamericanos. Hace tiempo me encontré con esta información que, a pesar de no provenir de canales “oficiales” resulta congruente con lo que hemos visto anteriormente;

1918 Flu

"Muy poca gente sabe que la peor epidemia que golpeó Estados Unidos la gripe española de 1918 fue el efecto de una campaña masiva a nivel nacional de vacunación.

Si chequeamos en la historia el periodo de la gripe de 1918, veremos que golpeó rápidamente justo después del final de la Primera Guerra Mundial cuando nuestros soldados estaban volviendo a casa del otro lado del mar. Esa fue la primera guerra en la cual todas las vacunas conocidas fueron aplicados obligatoriamente a todos los hombres en servicio".

Si este es el caso, se trataría del resultado del desconocimiento de los virus existentes en los sustratos y de los métodos utilizados para elaborar vacunas, que en el caso de las iniciales eran muy rudimentarios y peligrosos.

Pero en el siguiente caso, es evidente que no se trata de desconocimiento. La excusa de que se trata de determinar su virulencia resulta poco creíble. Los dos anteriores conatos de pandemia que no llegaron a serlo fueron los producidos por la “gripe aviar” o H5N1 que resultó de alta mortalidad pero de difícil transmisión y a continuación la “gripe porcina” H1N1 que resultó de fácil transmisión pero poco virulento. Las letras H y N se refieren a la hematoglutinina, una proteína componente del sistema de coagulación de la sangre y a la neuramidasa, una enzima que controla la formación y mantenimiento de la vaina de mielina de las neuronas, que forman la cápsida del virus de la gripe.

Y, hablando de cápsidas de virus, en Nature, en Noviembre de 2015, Declan Butler escribía un artículo con el título: “El virus de murciélago diseñado suscita debate sobre investigaciones arriesgadas”. En Marzo de 2020, dicho autor añadió a la portada de su artículo, se supone que “espontáneamente”, un comentario en que se desmentía concluyendo que “los científicos creen que un animal es la fuente más probable del coronavirus”. Sin embargo, en dicho artículo había informaciones muy interesantes que vamos a enunciar: “Los investigadores crearon un virus quimérico hecho con una proteína de superficie SHC014 y el núcleo de un virus SARS que ha sido adaptado para crecer en ratón e imitar la enfermedad humana. La quimera infectó células respiratorias, probando que la proteína de superficie SHC014 es la estructura necesaria para unirse a un receptor llave en las células e infectarlas”. Es decir, la elaboración de virus “híbridos” de animal y humano resulta muy laboriosa (recordemos que, según nos informan, el COVID 19 tiene secuencias de murciélago y pangolín), porque hay que modificar en el virus animal la proteína de la envuelta del virus para que éste se una a un receptor  específico que tienen las células, en este caso, humanas, que en cada especie es distinta para cada virus diferente.

NATURE | NEWS

Engineered bat virus stirs debate over risky research

Lab-made coronavirus related to SARS can infect human cells.

• Declan Butler 12 November 2015

An experiment that created a hybrid version of a bat coronavirus — one related to the virus that causes SARS (severe acute respiratory syndrome) — has triggered renewed debate over whether engineering lab variants of viruses with possible pandemic potential is worth the risks. In an article published in Nature Medicine on 9 November, scientists investigated a virus called SHC014, which is found in horseshoe bats in China. The researchers created a chimaeric virus, made up of a surface protein of SHC014 and the backbone of a SARS virus that had been adapted to grow in mice and to mimic human disease. The chimaera infected human airway cells — proving that the surface protein of SHC014 has the necessary structure to bind to a key receptor on the cells and to infect them. It also caused disease in mice, but did not kill them.

Un experimento que creó una versión híbrida de un coronavirus de murciélago -uno relacionado con el virus que causa el SARS (síndrome respiratorio agudo severo)- ha desencadenado un renovado debate sobre si vale la pena arriesgarse con variantes de laboratorio de ingeniería de virus con posible potencial pandémico. En un artículo publicado en Nature Medicine el 9 de noviembre, los científicos investigaron un virus llamado SHC014, que se encuentra en murciélagos de herradura en China. Los investigadores crearon un virus quimérico, compuesto por una proteína de superficie de SHC014 y la espina dorsal de un virus del SARS que se había adaptado para crecer en ratones y para imitar la enfermedad humana. La quimera infectó las células de las vías respiratorias humanas, demostrando que la proteína de superficie del SHC014 tiene la estructura necesaria para unirse a un receptor clave en las células e infectarlas. También causó enfermedades en los ratones, pero no los mató.

Este tipo de “experimento científico”, si se le puede llamar así, se ha producido en otras ocasiones. Por ejemplo, en la revista Science del 2 de Diciembre de 2011, Martin Enserink firma un artículo con el siguiente título: “Estudios controvertidos dan alas a un virus mortal de la gripe”. El autor explica que “El virus es una cepa del H5N1 de la gripe aviar que ha sido alterado genéticamente y ahora es fácilmente transmitido entre hurones, los animales cuya respuesta a la gripe es más similar a la humana”.

Controversial_Studies_Give_a_Deadly_Flu_Virus_Wings

La pregunta que surge es: ¿Por qué, para qué se llevan a cabo estos experimentos? La absurda respuesta es invariable: “para estudiarlos por si surgen un día en la naturaleza”. Pero ¿no hemos visto lo complejo que es fabricarlos? ¿Cómo nos pueden decir que lo que ellos hacen puede pasar espontáneamente en la naturaleza? Pero quizás, el “experimento” que nos puede resultar más clarificador es uno que figura en el artículo publicado en la revista Nature en Octubre de 2005. El título es: “Informe especial. El virus de la gripe de 1918 ha sido resucitado”. Se consiguió el genoma completo del virus de la gripe de 1918, al parecer de un soldado enterrado y congelado en Alaska. 

The 1918 flu virus is resurrected

Una nueva pregunta: Si tenemos en cuenta que el virus de la gripe de 1918 provocó, según se calcula, 50 millones de muertos, ¿Para qué se “resucita”? ¿Para estudiarlo? Veamos: 

Experimental Infection of Pigs with the Human 1918 Pandemic Influenza Virus

La respuesta puede estar en otro artículo muy interesante publicado en Science en Junio de 2009 titulado Características antigénicas y genéticas del virus de la gripe de origen porcino 2009 A(H1N1) circulando en humanos. El resultado: “Han mostrado ser antigénicamente altamente similar al recientemente reconstruido virus 1918 A(H1N1) y posiblemente comparta un antecesor común. (?) 

Antigenic and Genetic Characteristics of Swine-Origin 2009 A(H1N1) Influenza Viruses Circulating in Humans

 Resulta que las características del virus porcino (H1N1) “tienen una alta similaridad antigénica” con el virus humano 1918 reconstruido (H1N1). La explicación es que “posiblemente compartan un antecesor común” como si los virus anduvieran por el mundo casándose (o constituyendo parejas de hecho). Las explicaciones sobre la “aparición” del covid 19 son del mismo nivel científico: “Probablemente pasó de un pangolín al hombre a través de un murciélago, pero no es seguro…” Espero que el lector tenga suficientes datos para deducir otra forma de “aparición” del coronavirus. Bien: parece que hay suficientes informaciones para comprender cómo se produjo el covid 19. Sobre los autores y sus intenciones tendrán que investigar ustedes.

Más artículos

Tratamiento: una dosis de videojuegos...

Tratamiento: una dosis de videojuegos...

Publicamos en el año 2011 el artículo "Realidad Virtual en el tratamiento del dolor y el TEP", en el...

La conexión intestino-cerebro es...

La conexión intestino-cerebro es...

El Dr. Emeran Mayer es gastroenterólogo y profesor de medicina de la Universidad de California...

Investigación: EFT y el ansia de...

Investigación: EFT y el ansia de...

Aviso: esta es una traducción nuestra y de google (lo mejor que hemos sabido hacer :) ) de la página...

Las personas inseguras viven la...

Las personas inseguras viven la...

Este mes hemos añadido a la web una página para comenzar a mejorar la vida sexual y, ampliando la información...

Recuperación de la médula espi...

Recuperación de la médula espi...

Este es un resumen del siguiente artículo publicado en Nature Neuroscience en 2010. En él se exponen...

Las disciplinas muy estrictas causan...

Las disciplinas muy estrictas causan...

Vivimos en un mundo tan incoherente y adoctrinador que necesitamos estudios científicos para comprobar...

El poder del contacto físico

El poder del contacto físico

La interacción física de los padres con sus bebes puede activar el proceso de neurogénesis - generación...

Los pensamientos curan más que...

Los pensamientos curan más que...

Publicamos en el 2010 una entrevista con Bruce Lipton, doctor en Biología y autor del libro La biología...

< >