Agenda

<<  <  Agosto 2020  >  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
       1  2
  3  4  5  7  8  9
101112141516
171819212223
242526282930
31      

Actividades

Charlas gratuitas

Cursos regulares

Actualmente no hay eventos disponibles

Citas

" las emociones pueden movilizar por sí solas, mientras que los pensamientos por sí mismos no pueden hacerlo "

Webs asociadas

Alma Y Cuerpo Sano

Efecto Mariposa - Evolución emocional consciente

FreeDreams Logo

Gestión Emocional

Metamorfosis Emocional

 

¿Son tan peligrosas las bacterias?

Koch y bacteriasLa teoría microbiana de las enfermedades se basó en sus comienzos en los postulados de Koch: cuatro criterios diseñados para establecer una relación causal estricta entre un microbio y una enfermedad.

  1. El microorganismo debe encontrarse en abundancia en todos los organismos que sufren la enfermedad, pero no debe encontrarse en los organismos sanos.
  2. El microorganismo debe ser aislado de un organismo enfermo y cultivado en cultivo puro.
  3. El microorganismo cultivado debe causar enfermedad cuando se introduce en un organismo sano.
  4. El microorganismo debe ser reaislado del huésped experimental inoculado y enfermo e identificado como idéntico al agente causal específico original.

Los postulados crean una lógica biunívoca perfecta, pero rápidamente se comprobó que asociar una enfermedad a un patógeno no era tarea tan sencilla.

El mismo Koch abandonó por completo el requisito universalista del primer postulado cuando descubrió portadores asintomáticos de cólera y, más tarde, de fiebre tifoidea. Se sabe ahora que los portadores asintomáticos o de infecciones subclínicas son una característica común de muchas enfermedades infecciosas, especialmente las enfermedades virales como la poliomielitis, el herpes simple, el VIH/SIDA y la hepatitis C. Como ejemplo concreto, todos los médicos y virólogos están de acuerdo en que el virus de la poliomielitis causa parálisis en sólo unos pocos sujetos infectados, y el éxito de la vacuna antipoliomielítica en la prevención de la enfermedad apoya la convicción de que el virus de la poliomielitis es el agente causal (aunque hay teorías que relacionan los síntomas de la polio con el envenenamiento químico, ya que la exposición al DDT por si sola induce síntomas que son completamente indistinguibles de la poliomielitis, incluso en ausencia de un virus).

El segundo postulado también puede suspenderse para ciertos microorganismos o entidades que no pueden (en la actualidad) cultivarse en cultivos puros. Los virus también requieren células huéspedes para crecer y reproducirse y, por lo tanto, no pueden cultivarse en cultivos puros.

El tercer postulado especifica "debería", no "debe", porque como el propio Koch demostró en relación con la tuberculosis y el cólera, no todos los organismos expuestos a un agente infeccioso adquirirán la infección. La no infección puede deberse a factores tales como la salud general y el funcionamiento inmunológico adecuado; la inmunidad adquirida por una exposición o vacunación previas; o la inmunidad genética, como en el caso de la resistencia al paludismo conferida por la posesión de al menos un alelo drepanocítico.

Hay algunas otras excepciones a los postulados de Koch. Un solo patógeno puede causar varias enfermedades. Además, una sola condición de enfermedad puede ser causada por varios microorganismos diferentes. Algunos patógenos no pueden ser cultivados en el laboratorio, y algunos patógenos solo causan enfermedades en humanos

Los postulados de Koch fueron generados antes de la comprensión de los conceptos modernos de patogénesis microbiana, incluyendo virus (que son parásitos celulares obligados) y portadores asintomáticos, por eso han sido sustituidos en gran medida por otros criterios, como los criterios de Bradford Hill (1965) sobre la causalidad de las enfermedades infecciosas en la salud pública moderna (grupo de 9 principios que pueden ser útiles para establecer pruebas epidemiológicas de una relación causal entre una presunta causa y un efecto observado y se han utilizado ampliamente en la investigación de la salud pública). Pero su aplicación exacta y los límites de los criterios siguen siendo objeto de debate, lo que indica que realmente no existe una teoría sin fisuras que pueda, en general, asociar biunívocamente a los microbios con el desarrollo de las enfermedades.

Entonces, ¿son tan peligrosas la bacterias? Los siguientes estudios nos dan una pista importante. En el primero se asevera que la manera correcta de "desinfectar" un estropajo es con lejía, ya que ni los detergentes, ni el microondas logran eliminar los patógenos más peligrosos (solo consiguen concentrar los más perjudiciales al eliminar a los débiles) y en el segundo se expone que el único jabón efectivo para limpiar las manos es el líquido, ya que es resto o es muy diluido o arrastra las bacterias de unos usuarios a otros. De aquí podemos concluir que en el día a día estamos continuamente expuestos a todo tipo de bacterias, las cuales ingerimos -ya sea gracias a los platos y cubiertos o a nuestras propias manos- sin desarrollar enfermedades en la inmensa mayoría de casos, porque para que esto ocurra es necesario que nuestro sistema inmune esté comprometido. De hecho, la mayoría de las bacterias de nuestra piel y sistema digestivo forman una película protectora que evita que se instalen otras con las que nuestro cuerpo no está acostumbrado a colaborar, por lo que una "higiene" excesiva puede provocar más problemas que beneficios, salvo que tengas alguna inmunodeficiencia.

Al final, parecería que las investigaciones en vez de buscar profundizar en el conocimiento se orientan a justificar la compra de determinados productos.

Artículo original en bbc.com

Tu esponja de cocina es un caldo de cultivo de gérmenes (y lavarla con jabón puede agravar el problema)

Redacción, BBC Mundo, 31 julio 2017

Estropajo - GETTY Images

Húmedas, tibias y llenas de restos de comida. Las esponjas de cocina son un perfecto caldo de cultivo para bacterias. Científicos en Alemania secuenciaron el ADN de microorganismos hallados en 14 esponjas de cocina y hallaron bacterias como Moraxella osloensis, que puede causar infecciones en personas con un sistema inmunológico débil. La misma bacteria es responsable del mal olor en la ropa sucia y podría explicar el aroma nada agradable de las esponjas de cocina usadas una y otra vez. "Nuestro trabajo demuestra que las esponjas de cocina albergan una diversidad de bacterias mucho mayor de lo que se pensaba", concluyeron Massimiliano Cardinale, del Instituto de Microbiología Aplicada de la Universidad Justus Liebeg en Giessen y colegas de otros centros en Alemania. Y un serio problema identificado por los investigadores es que lavar las esponjas con agua y jabón aumenta la concentración de algunas bacterias, según el estudio.

Cuando los investigadores observaron las esponjas con microscopios descubrieron que un centímetro cúbico de esponja puede albergar una densidad de bacterias similar a la que se encuentra en las heces. Pero hervir las esponjas o ponerlas en el microondas no las desinfecta, de acuerdo con el estudio. Y las esponjas lavadas regularmente con agua y jabón o detergente tienen un porcentaje mayor de bacterias perjudiciales que las que jamás habían sido limpiadas

¿Cómo es posible? Una posible explicación es que las bacterias más perjudiciales son también más resistentes y rápidamente recolonizan las áreas abandonadas por otros microbios más susceptibles a los detergentes. Algunos expertos recomiendan lavar las esponjas con una solución de lejía. Philip Tierno, profesor del departamento de Microbiología y Patología del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York y autor del libro "La vida secreta de los gérmenes", advierte que si no limpiamos adecuadamente las esponjas simplemente cubrimos los platos al lavarlos con una "capa de gérmenes". La mejor opción, según señaló Tierno a medios en Estados Unidos, es preparar una solución mezclando nueve partes de agua y una de lejía. Siempre usando guantes, se debe verter luego la mezcla sobre la esponja y dejarla en esta solución entre 10 y 30 segundos. Tierno sugiere guardar un recipiente con la mezcla y tenerlo a mano para limpiar la esponja luego de casa uso. Tras sumergirla durante el tiempo adecuado en la mezcla, simplemente se debe apretar la esponja para escurrir el líquido y dejarla secar.

Si lavar la esponja en lejía luego de cada uso te parece algo engorroso, los investigadores de Alemania tienen otra solución mucho más simple. Los métodos más comunes para limpiar esponjas, como lavarlas con detergente, "no parecen ser suficientes para reducir la carga de bacterias", señala el estudio. "Por ello recomendamos reemplazarlas con frecuencia, por ejemplo, cada semana". Y no olvides que, según recuerda Tierno, "una esponja que huele mal es una esponja llena de gérmenes".

El estudio de los investigadores alemanes fue publicado en la revista científica online Scientific Reports.

Artículo original en lavanguardia.com

Lavarte las manos con una pastilla de jabón no es tan higiénico

Lavar las manos - GETTY ImagesMantener unas manos limpias es esencial para prevenir la propagación de bacterias y evitar enfermedades. Entre las diferentes manera que podemos utilizar para su limpieza solemos escoger el jabón líquido y de hecho esta es la más eficiente. Esto es lo que asegura un estudio publicado en el “American Journal of Infection control” que asegura tener grandes ventajas frente a los jabones en pastilla o a los dispensadores de jabón en espuma.

De hecho, la revista “Science Focus” ya advertió sobre la inutilidad y el riesgo que comportan las pastillas tradicionales porqué no acaban con las bacterias y solo consiguen desplazarlas.

 Cuando te lavas las manos desprendes una fina capa de bacterias, escamas de piel y grasa. Si este proceso lo haces con una pastilla de jabón parte de estos elementos quedan impregnados en él. Un estudio publicado en el “Indian Journal of Dental Research” analizó las pastillas de jabón de los baños de 18 clínicas detales En total se detectaron 8 microorganismos, y cada barra tenia entre dos y cinco clases. Entre ellos había una flora mezclada de bacterias grampositivas, bacterias gramnegativas, organismos aerobios, organismos anaerobios y hongos cutáneos. Los resultados de este estudio indicaban que las pastillas de jabón se convertían en todo un depósito de microorganismos, y lavarse las manos con ellas podía conducir a la propagación de una infección.

¿Que debes tener en cuenta si quieres seguir usando jabón en barra? Antes de usar el jabón enjuágalo en agua corriente para eliminar algunos de los gérmenes adheridos. Lávate las manos durante treinta segundos, desde la muñeca hasta las uñas, para que los gérmenes que pudieran permanecer sobre la pastilla sean suprimidos. Además, debes dejar que la pastilla de jabón se seque entre cada uso, ya que la humedad es el principal aliado de estos organismos. Recuerda que cuanto más utilizada y desgastada esté la pastilla, más cantidad y variedad de microorganismos están presentes. 

Otra alternativa para conseguir la higiene de manos es el jabón en espuma, una opción bastante popular en baños públicos en la actualidad. El estudio del “American Journal of Infection Control” analiza también la ineficacia de este producto. El estudio asegura que la espuma contiene menos jabón que el mismo volumen del producto en forma líquida, ofreciendo una falsa sensación de descontaminación. De hecho, comprobaron que este jabón es menos eficiente en la eliminación de bacterias que podían ser causa de infecciones y enfermedades, resultando, en ocasiones, completamente ineficaz a la hora de acabar con ciertas colonias de bacterias específicas.

Más artículos

TDAH: ¿enfermedad inexistente o...

TDAH: ¿enfermedad inexistente o...

Hace unos días recibimos un correo en el que se nos facilitaba el enlace del vídeo que tienes más abajo...

El instinto de mamar del recién...

El instinto de mamar del recién...

Últimamente, debido a nuestra colaboración con la asociación "El Pais de la Luna Creciente", de la que...

Menos lacito rosa y más información...

Menos lacito rosa y más información...

Con este titular tan provocador empieza el artículo de Juan Gérvas, Dr. en medicina y ya habitual...

Mecánica y mística de la empat...

Mecánica y mística de la empat...

Fidel Delgado, fue psicólogo adjunto al Departamento de Psiquiatría en la Ciudad Sanitaria de la...

Reactiva la neurogénesis y detén...

Reactiva la neurogénesis y detén...

Te presentamos otra investigación que vincula los efectos de las experiencias tempranas estresantes con...

Máximo Sandín: Covid 19. Sobre...

Máximo Sandín: Covid 19. Sobre...

Máximo Sandín es un antiguo conocido de libertad Emocional, del que hemos publicado varias entrevistas...

Lo que percibes es lo que cree...

Lo que percibes es lo que cree...

Te presentamos este impresionante artículo de la web Cibermitanios, que nos dejó con la boca abierta...

La lactancia modifica el sistema...

La lactancia modifica el sistema...

Ya habíamos comentado anteriormente que la flora intestinal necesaria para disfrutar de una buena...

< >