Ofertas especiales

Sesiones

Las sesiones, ahora también, por teléfono o Skype.

Descuentos:

Desempleados, estudiantes y 3ª edad hasta el 70%.

Apúntate al boletín

Alta en el boletín de noticias Mantente infomado de nuestra últimas noticias y actividades

Novedades

documento pdf  Guía rápida y Díptico de consulta

Audio Receta básica de Libertad Emocional

Entrevista Online

Radio Online  Entrevista en
Radio Nueva Era

Audio Descargar entrevista

Agenda

Agenda
<< Octubre 2017 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
      
     

Próximas actividades

Citas

A menudo, no somos conscientes de las razones y las causas de nuestro propio comportamiento.

John Bargh

Iniciar sesión



Los medicamentos contra la ansiedad reducen la empatía y el deseo de ayudar a los demás PDF Imprimir E-mail

Rata y celdaYa en diciembre del 2011 publicamos la página: Las ratas también saben ser solidarias, en la que comentábamos:

Las observaciones serían fácilmente explicables si se demostrase que las ratas disponen de neuronas espejo como los primates. El observar la tensión en un congénere dispararía la respuesta interna de las neuronas espejo provocando un malestar en la rata libre. Para deshacerse de esa inquietud buscará llegar hasta su compañera atrapada para tranquilizarla, lo que necesariamente en este experimento pasa por su liberación.

Y precisamente ése es el resultado de los últimos experimentos, en 2016, de la investigadora original, Peggy Manson:

“Las ratas se ayudan entre sí porque se preocupan. [...] Ellas tienen que compartir la sensación de la rata atrapada con el fin de ayudar, y eso es un hallazgo fundamental que nos dice algo sobre la forma en que operamos, porque también somos mamíferos como las ratas”.

Nos alegra saber que las teorías en las que nos apoyamos son contrastadas por las investigaciones más punteras, lo que nos da energía para seguir en nuestra labor de enseñanza, terapia y divulgación. Pero también nos preocupa que estos experimentos demuestran los efectos dramáticos que está produciendo en las sociedades occidentales (más medicalizadas) el consumo masivo de ansiolíticos (tanto en adultos como en niños), que embotan la empatía y, por tanto, la disposición a ayudar y la cooperación.

¿Será esta la causa por la que las sociedades sean cada vez más "anti-empáticas" y guiadas por el beneficio personal?

 

Para ampliar:

Efectos neurológicos de la meditación.

El fundamento biológico de la solidaridad.

Biodescodificación y Libertad Emocional: Programación emocional

Artículos originales de www.theverge.com y sciencelife.uchospitals.edu

Las ratas se preocupan por sus amigas ratas - a menos que estén tomando medicamentos contra la ansiedad, parece ser.

Un estudio de 2011 encontró que cuando una rata libre entraba en contacto con una rata atrapada en un recipiente, la rata libre era motivada empáticamente a liberar de su celda a la rata estresada. Pero un nuevo estudio, publicado en Frontiers in Psichology, señaló que una rata puesta en un escenario similar pero a la que se le había suministrado un medicamento contra la ansiedad, era menos probable que liberara a su par atrapado.

Ambos estudios fueron conducidos en parte por Peggy Mason, profesora de neurobiología de la Universidad de Chicago. En el estudio más reciente, Mason descubrió que las ratas tratadas con el medicamento contra la ansiedad, Midazolam, eran menos propensas a liberar a una compañera rata de un compartimento cerrado, pero, sin embargo, abrirían el mismo dispositivo de contención cuando contenía el chocolate en su lugar. El fármaco "embotó" la conexión emocional de la rata de ensayo con la compañera en dificultades, pero no limitó su capacidad física para abrir el contenedor, si así lo eligía.

Básicamente, la rata libre actuó como una egocéntrica propulsada por el chocolate. O, para decirlo cortésmente, una rata medicada no se sentía recompensada a ayudar a un amigo, pero aún así fue totalmente motivada por el todo poderoso caramelo.

Las ratas se ayudan entre sí porque se preocupan“, dijo Peggy Mason, profesora de neurobiología. “Ellas tienen que compartir el efecto de la rata atrapada con el fin de ayudar, y eso es un hallazgo fundamental que nos dice algo sobre la forma en que operamos, porque también somos mamíferos como las ratas”.

En el vídeo, Mason explica los resultados del estudio y plantea las mayores implicaciones de la investigación de su equipo.

(nota: puedes activar los subtítulos del vídeo y la traducción automática en la configuración)

 

"En el contexto de la sociedad actual", dice, "que es una sociedad muy medicada, mucha gente está tomando psicofármacos que podrían amortiguar su experiencia del afecto negativo. Nuestros resultados sugerirían que eso también embota la ayuda. Si la capacidad de las personas de sentir la angustia de otra se embota, entonces su motivación para ayudar a esa otra persona también se embota".

Experimentos secundarios

El equipo de Manson intentó comprobar si las ratas eran motivadas fisiológicamente mediante los síntomas físicos del estrés. El estrés, al igual que lo que sucede después de ver y oír a un compañero atrapado, desencadena la actividad de la glándula adrenal y del sistema nervioso simpático y provoca síntomas físicos, tales como aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial alta.

Para probar si el comportamiento de ayuda de las ratas fue impulsado por estos cambios físicos, Mason y su equipo llevaron a cabo una serie de experimentos, dando Nadolol a las ratas, un beta bloqueador similar a los utilizados para tratar la presión arterial alta. El Nadolol bloquea que el corazón esté palpitante y otros signos corporales de respuesta de estrés. Las ratas que recibieron nadolol tenían las mismas probabilidades de ayudar a sus compañeros como las inyectadas con una solución salina o nada en absoluto. Un aumento del ritmo cardíaco de la presión arterial no inspiró a las ratas a liberar a sus compañeras.

También crearon un modelo estadístico para averiguar si ayudar a otras ratas fue gratificante, si el comportamiento de los animales fue reforzados con el tiempo, o si simplemente se sintieron más cómodos con el entorno de pruebas y mejoraron su capacidad de abrir el limitador.

Utilizando los datos obtenidos a partir del comportamiento de las ratas durante los experimentos, Haozhe Shan, un estudiante de la Universidad de Chicago, calculó la probabilidad de que cada rata liberara a una compañera en cada sesión de evaluación. A continuación, proyectó estas probabilidades en más de 10.000 intentos simulados, manteniendo cada ensayo independiente, lo que significa que si una rata abría el sistema de seguridad un día no era más probable que lo abriera al día siguiente.

Cuando Shan comparó los datos simulados con los de los experimentos, vio que las ratas no tratadas se comportaron mejor de lo que las simulaciones predijeron. Si liberaron a una compañera un día, la probabilidad de que lo hicieran de nuevo al día siguiente aumentó, lo que significa que el comportamiento estaba siendo reforzado. Mientras tanto, las ratas que recibieron midazolam no eran más propensas a liberar a una compañera de un día para otro, incluso si lo hicieron en un día anterior.

“Tomamos esto como una señal de que las ratas que recibieron midazolam no encuentran el resultado gratificante, presumiblemente debido a que no les resulta una situación preocupante en primer lugar”, dijo Shan.

Mason y su equipo también probaron los niveles de corticosterona, una hormona del estrés, en las ratas cuando se exponen primero al compañero de jaula atrapado y los compararon con su comportamiento posterior. Aquellas con respuestas bajas a medias eran más propensas a liberar a sus compañeros después. Encontraron que las que tienen los niveles más altos de corticosterona, o las que el mayor estrés de la situación, eran las menos propensas a ayudar a sus compañeras de jaula. Esto encaja bien con los resultados en seres humanos que sugieren que con el tiempo el estrés alto se transforma en inmovilizador en lugar de motivador.

Mason dijo que esta investigación confirma aún más la investigación previa de que las ratas, y por extensión otros mamíferos, incluyendo los humanos, están motivados por la empatía y encuentran el acto de ayudar a los demás gratificante.

“Ayudar a los demás podría ser su nuevo medicamento. Vaya a ayudar a algunas personas y se sentirá muy bien, dijo Mason. “Creo que es un rasgo de los mamíferos que se ha desarrollado a través de la evolución. La ayuda a otros es bueno para la especie”. 

El estudio completo está disponible en Frontiers in Psychology, y la Universidad de Ciencias de la Vida de Chicago tiene una pieza fascinante en el estudio, incluyendo la visión de la misma Mason.
 
Última actualización el Viernes, 30 de Septiembre de 2016 09:03
 

Comentarios  

 
0 #1 Jeans 10-05-2017 18:00
Pagina que recomendaron en un programa de radio que transmiten en Guadalajara Mexico sobre salud emocional y me ha ilustrado mucho.
Gracias
Citar
 
 
0 #2 admin 12-05-2017 18:23
Hola Jeans.

Gracias por tu comentario :-) ¿Nos podrías decir qué programa es para poder encontrarlo?

Un abrazo
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Licencia Creative Commons ReconocimientoNota importante: Mientras las técnicas que empleamos los terapeutas de Libertad Emocional han producido resultados clínicos notables, todavía se deben considerar en etapa experimental. Por tanto los practicantes y el público deben tomar plena responsabilidad por su uso. Consultar con un profesional cualificado de la salud respecto al uso de las Técnicas de Libertad Emocional.