Ofertas especiales

Sesiones

Las sesiones, ahora también, por teléfono o Skype.

Descuentos:

Desempleados, estudiantes y 3ª edad hasta el 70%.

Apúntate al boletín

Alta en el boletín de noticias Mantente infomado de nuestra últimas noticias y actividades

Novedades

documento pdf  Guía rápida y Díptico de consulta

Audio Receta básica de Libertad Emocional

Entrevista Online

Radio Online  Entrevista en
Radio Nueva Era

Audio Descargar entrevista

Próximas actividades

Citas

«Si todo el mundo estuviera satisfecho consigo mismo no habría héroes. No harían falta»

Mark Twain

Iniciar sesión



Necesidad de control o ser controlad@ PDF Imprimir E-mail

Nnecesidad de controlHay muchos grados y estrategias para controlar a los demás. Signos evidentes de que alguien podría ser un "monstruo del control" incluye el comportamiento violento, abusivo y / o la necesidad de degradar y hacer de menos a los demás. Pero otras veces, una persona con un problema de control utiliza un comportamiento pasivo-agresivo como un medio de control de los que le rodean. En lugar de ladrar demandando, esta persona manipula con la culpa, la vergüenza y otros métodos sutiles de conseguir lo que quiere.

Indicios de que tienes un problema de control:

  • Siempre le das a la gente consejos no solicitados y te enojas o molestas cuando no siguen tus sugerencias.
  • Actúas como si tu camino es el camino mejor o el único apropiado para hacer algo y te molestas cuando otros no están de acuerdo de inmediato o no lo cumplen.

Por el contrario, si eres una persona fácilmente manipulada para hacer lo que otras quieren, es probable que tengas la necesidad de ser controlada. Tus características pueden incluir dificultad para tomar decisiones, dilación, sentirte atrapada y enojarte con facilidad.

En esta página te proponemos un abordaje general del problema, inspirado en BSFF, que te permitirá entrar en contacto con las emociones que disparan tu necesidad de control o ser controlado y liberarlas de manera eficaz. Para ello, te sugerimos que cojas papel y boli para ir contestando a las preguntas que te encuentres. Este proceso permite que el subconsciente contacte con las emociones involucradas, siendo éste el primer paso para poder liberarlas definitivamente. Encontrarás que hemos hecho una lista de frases y preguntas que tratan el tema desde varios enfoques. También hay frases específicas para tratar las resistencias o bloqueos al cambio, ya que, si estos están presentes pueden detener la resolución del problema.

Tómate tu tiempo, lo mejor es hacerlo sin prisa, siendo consciente de que esto lo haces para cuidarte, y si ves que te cuesta responder a las preguntas, haz "una receta" para soltar la tensión. Realizando este proceso un par de veces por semana notarás los cambios rápidamente.

Resistencias al empezar

Puede que trabajar el problema del control sea un proceso difícil y aún más si tienes creencias que te inquieten antes de comenzar, como pueden ser: 

  • ¿Y si me doy cuenta de que soy mala persona?
  • ¿Y si descubro que mi vida es una farsa?
  • ¿Y si he estado sufriendo inútilmente?
  • ¿Y si mi vida ha sido un despropósito?
  • ¿Y si me he estado haciendo daño?
  • ¿Y si no puedo cambiar?

Apunta todos los pensamientos, síntomas, emociones y recuerdos que vengan. Una vez hayas respondido coge la lista de frases que hayas escrito y realiza este proceso de liberación:

  1. Lee la primera frase y hazte consciente de si te genera algún malestar. Quédate con la frase si la sientes cierta de algún modo o si la rechazas, porque en los dos casos habrá aparecido una emoción a liberar.

  2. Si es así, libera el malestar empleando la técnica que tú prefieras. Si aparecen nuevas frases añádelas a la lista.

  3. Una vez hayas terminado vuelve a leerla. Si todavía te afecta vuelve al paso 2.

  4. Continúa este mismo proceso con todas las frases de la lista.

Por qué tengo que controlar

Coge la lista de frases que hay debajo y aplica el proceso de liberación con cada una de ellasApunta cualquier tensión física, pensamiento, recuerdo o emoción que vaya surgiendo para tratarlo luego.

  • Si no tengo cuidado, otras personas se aprovecharán de mí.
  • Necesito saber lo que está pasando en cada momento.
  • Si no me salgo con la mía, estoy furios@.
  • Me siento frustrad@ si no me salgo con la mía.
  • Me siento como fracasad@ si no consigo lo que quiero.
  • Nadie me va a presionar nunca más.
  • Me avergüenzo de mí mism@ si alguien trata de aprovecharse de mí.
  • Si no estoy atent@ todo el tiempo, voy a estar en peligro.
  • Necesito que otros se comporten de la manera que deseo.
  • Odio cuando la gente hace cosas estúpidas.
  • Odio cuando la gente no hace las cosas como yo las haría.
  • Odio cuando la gente llega tarde.
  • Siempre llego justo a tiempo y me molesta cuando otros me hacen esperar.
  • Si alguien no está de acuerdo conmigo, voy a hacer todo lo posible para cambiar su idea.
  • Yo soy la autoridad en mi casa, y va a seguir así.
  • Nadie se atreve a no escucharme.
  • Mi espos@ y los niños saben quién es el que manda aquí.
  • Insisto en que la casa se mantiene tal y como me gusta.
  • La única manera en que las cosas se hacen bien es si lo hago yo mism@.
  • La gente a menudo me decepciona.
  • Me canso de tener que tomar todas las decisiones.
  • Es importante mostrar mi descontento con la gente, o se aprovecharan de mí.
  • Me siento atrapad@ en este papel.
  • Completar mis propias necesidades es lo importante.
  • Por lo general sé lo que es mejor para nuestra relación.
  • Como yo soy el sostén de la familia, me merezco tener todo como lo quiero.
  • Da la mano y se tomarán el brazo.
  • Tener el control significa que soy fuerte.
  • Si yo no estoy en control, no voy a saber cómo comportarme.
  • No me atrevo a dejar fluir las cosas. Si lo hago, todo se vendrá abajo.
  • Tengo el derecho a controlar a los demás.

Por qué me siento tan controlado

También puede suceder lo contrario. Que sea yo quien se siente controlado. Lee la lista de frases de abajo y realiza el proceso de liberación. Apunta cualquier tensión física, pensamiento, recuerdo o emoción que aparezca para tratarlo luego. Como pueden surgir muchas cosas haz el proceso de liberación después de cada frase.

  • Si pido lo que quiero, voy a ser castigad@.
  • Si trato de conseguir lo que quiero, voy a ser ridiculizad@ o menospreciad@.
  • Si me afirmo, la gente me abandonará y me dejará sol@.
  • Me siento tan atrapad@.
  • No tengo idea de lo que quiero realmente.
  • Esta es una manera horrible tener que vivir mi vida.
  • No me gusta tener que tomar ninguna decisión.
  • Tengo miedo de tomar decisiones.
  • Es mejor si la gente me dice qué hacer. No puedo cometer errores de esa manera.
  • Me gustaría poder hacer algo que realmente quiera hacer.
  • Tengo tanto miedo de estar sol@.
  • Está bien si tengo que hacer todo lo que él / ella quiere. Por lo menos yo me estoy preocupando.
  • Las necesidades de las otras personas son más importantes que la mías.
  • Si no doy lo que él / ella quiere, me voy asentir culpable si algo malo le sucede a él / ella.
  • Es tan difícil para mí decir que no.
  • Me siento bien si digo no.
  • Me siento bien si expreso lo que quiero o necesito.
  • Si no cargo con todo, voy a estar en serios problemas.
  • Profundizando

    Una vez puedas leer todas las frases anteriores y las nuevas que hayas añadido manteniendo un estado de calma completa, realiza el procedimiento para sanar conflictos con esa parte de ti que necesita controlar o se siente controlada. El objetivo es encontrar las emociones más ocultas y sanar en profundidad.

Última actualización el Martes, 01 de Marzo de 2016 09:31
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Licencia Creative Commons ReconocimientoNota importante: Mientras las técnicas que empleamos los terapeutas de Libertad Emocional han producido resultados clínicos notables, todavía se deben considerar en etapa experimental. Por tanto los practicantes y el público deben tomar plena responsabilidad por su uso. Consultar con un profesional cualificado de la salud respecto al uso de las Técnicas de Libertad Emocional.