Ofertas especiales

Sesiones

Las sesiones, ahora también, por teléfono o Skype.

Descuentos:

Desempleados, estudiantes y 3ª edad hasta el 70%.

Apúntate al boletín

Alta en el boletín de noticias Mantente infomado de nuestra últimas noticias y actividades

Novedades

documento pdf  Guía rápida y Díptico de consulta

Audio Receta básica de Libertad Emocional

Entrevista Online

Radio Online  Entrevista en
Radio Nueva Era

Audio Descargar entrevista

Agenda

Agenda
<< Noviembre 2017 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  4  5
  8  912
161819
21222326
272930   

Próximas actividades

Citas

Solo se volverá clara tu visión cuando puedas mirar en tu propio corazón, porque quien mira hacia afuera duerme y quien mira hacia dentro, despierta.

Carl Jung

Iniciar sesión



¿Existe el estrés bueno? PDF Imprimir E-mail

Eustres y DistresHace poco nos llegó un email preguntándonos cómo es posible que, si la respuesta de estrés produce una disminución del riego sanguíneo a las zonas racionales del cerebro, exista un eustrés (estrés bueno) que entre otros aspectos nos activa para desarrollar una actividad, aumenta el rendimiento y aporta agudeza cognitiva para permitirnos evaluar nuestro entorno. La verdad es que, de primeras, parece un poco paradójico, así que me he decidido a elaborar esta reflexión sobre el tema para aclarar confusiones, que son muy parecidas a las que se tiene sobre el miedo y la culpa.

Poniéndonos en contexto con el eustrés (información extraída de wikipedia)

Antecedentes

El término estrés fue acuñado por el endocrinólogo Hans Selye, aunque el fenómeno fue explorado inicialmente por Richard Lazarus en el eje central de su teoría: el "appraisal". Lazarus, al igual que Magda B. Arnold, pionera de la "appraisal theory" argumentaba que antes de que la emoción tuviera lugar, las personas hacen una evaluación automática e inconsciente de lo que está ocurriendo y de lo que va a suponer. Desde esa perspectiva, las emociones no sólo son racionales, sino también un elemento inconsciente y necesario para la supervivencia.

La aportación principal de Selye fue que descubrió y documentó que el estrés difiere de otras respuestas físicas en que el estrés es estresante tanto si uno recibe buenas o malas noticias, si el impulso es positivo o negativo. Llamó al estrés negativo "distrés" y al estrés positivo "eustrés". Esta observación ha sido respaldada posteriormente por otros investigadores como Robert Sapolsky, profesor de biología y neurología en la Univ. de Standford, reconocido internacionalmente por sus estudios de enfermedades causadas por el estrés, que comenta en una entrevista de Eduard Punset:

“[...] si se analizan los ciclos cardiacos de una persona, no se puede apreciar la diferencia entre si una persona acaba de matar a otra o ha tenido un orgasmo”.

Definición

Más estrictamente se podría definir el eustrés como la respuesta cognitiva positiva al estrés, que es saludable; o que da una sensación de plenitud o de otros sentimientos positivos. Por tanto, el eustrés no se define por el tipo de factor estresante, sino más bien por cómo se percibe el factor de estrés (por ejemplo, una amenaza negativa frente a un reto positivo), lo que puede depender de los sentimientos actuales de control, conveniencia, ubicación, el momento estresante, etc.

Comparación distrés - eustrés

El distrés es el tipo de estrés más comúnmente conocido, el que tiene implicaciones negativas, mientras que el eustrés suele estar relacionado con acontecimientos deseables en la vida de una persona. Selye diferenció los dos tipos por primera vez en un artículo que escribió en 1975. En el que argumentó que el estrés persistente que no se resuelve a través del afrontamiento o la adaptación debe ser conocido como distrés, y puede conducir a la ansiedad, retraimiento, y el comportamiento depresivo. En contraste, si el estrés aumenta el propio funcionamiento se puede considerar eustrés. Ambos pueden ser igualmente exigentes con el cuerpo, y son acumulativos por naturaleza, dependiendo de manera que tiene la persona de adaptarse al estresor que lo provocó. El cuerpo mismo no puede discernir físicamente entre distrés o eustrés. La diferenciación entre los dos depende de la percepción de uno mismo de la tensión, pero se cree que el mismo factor de estrés puede causar tanto eustrés y distrés. Un contexto en el que esto puede ocurrir es un trauma social (por ejemplo, la peste negra, la Segunda Guerra Mundial), que puede causar gran angustia, pero también eustrés en forma de resistencia, superación, y fomento de un sentido de comunidad.

El eustrés ocurre cuando la brecha entre lo que se tiene y lo que se quiere es ligeramente desafiante, pero no abrumante. El objetivo no está demasiado lejos del alcance, pero sigue siendo un poco más de lo que uno puede manejar. Esto fomenta el reto y motivación ya que el objetivo está a la vista. La función del reto es motivar a una persona hacia la mejora y una meta. El reto es una emoción relacionada con la oportunidad que permite a las personas lograr objetivos incumplidos. El eustrés se identifica porque se muestra esperanza y participación activa, mostrando una correlación significativa positiva con la satisfacción de vida y esperanza. Sin embargo, experimentar estrés crónico, ya sea en forma de distrés o eustrés, es negativo.

Existe un modelo desarrollado originalmente por los psicólogos Robert M. Yerkes y John Dodson Dillingham en 1908, que muestra el equilibrio óptimo de estrés "necesario" (eustrés) para desempeñar diferentes tareas con una curva de campana (que se muestra en la imagen de abajo).

Ley de Yerkes-Dobson

Curva de estresLa ley de Yerkes-Dodson es una relación empírica entre la excitación y el rendimiento. Enuncia que se producen aumentos de rendimiento con la activación fisiológica o mental, pero sólo hasta cierto punto. Cuando los niveles de excitación son demasiado altos, el rendimiento disminuye. El proceso se ilustra a menudo gráficamente como una curva en forma de campana que aumenta y luego disminuye con mayores niveles de excitación.

La investigación encontró que diferentes tareas requieren diferentes niveles de excitación para un rendimiento óptimo. Por ejemplo, las tareas difíciles o exigentes intelectualmente pueden requerir un menor nivel de excitación (para facilitar la concentración), mientras que las tareas que exigen resistencia o persistencia pueden realizar mejor con mayores niveles de excitación (para aumentar la motivación).

Debido a las diferencias de tareas, la forma de la curva puede ser altamente variable. Para tareas sencillas o bien aprendidas, la relación se puede considerar lineal con mejoras en el rendimiento a medida que aumenta la excitación. Para tareas complejas, desconocidas o difíciles, la relación entre la excitación y el rendimiento se convierte inversa, con descensos en el rendimiento a medida que aumenta la excitación.

El efecto de la dificultad de la tarea condujo a la hipótesis de que la Ley de Yerkes-Dodson se puedodía descomponer en dos factores distintos, como la curva de una bañera. La parte ascendente de la U invertida se puede considerar como el efecto energizante de la excitación (eustrés). La parte baja es causada por los efectos negativos de la excitación (o estrés) en los procesos cognitivos como la atención (por ejemplo, "visión de túnel"), la memoria y la resolución de problemas. 

Aplicación de las investigaciones

Gran parte de la investigación sobre eustrés se ha centrado en su presencia en el lugar de trabajo. Donde el estrés puede ser interpretado como un desafío, que generalmente denota eustrés positivo, o como un obstáculo, distrés que interfiere con la capacidad para realizar un trabajo o tarea.

La investigación ha buscado cómo aumentar el eustrés en el lugar de trabajo, en un esfuerzo para promover reacciones positivas a un entorno inevitablemente estresante. Las empresas están interesadas en aprender más sobre eustrés y sus efectos positivos en el aumento de la productividad, ya que, un mejor ambiente para los empleados hace que desempeñen mejor sus tareas y se reduzcan costes. El estrés laboral cuesta a los Estados Unidos entre 200 y 300 mil millones de dólares por año. El estrés también se ha relacionado con las seis principales causas de muerte: "enfermedad, accidentes, cáncer, enfermedades hepáticas, enfermedades pulmonares y suicidio". Si los trabajadores se enferman y / o mueren, hay, obviamente, un costo para la empresa en tiempo de enfermedad y la formación de nuevos empleados. Es mejor tener empleados felices y productivos. El eustrés es necesario para el logro al estar relacionado con el bienestar y actitudes positivas y, por lo tanto, el aumento del rendimiento laboral.

Técnicas tales como Intervenciones de Gestión del Estrés (Stress Management Interventions, SMI) se han empleado para aumentar el eustrés ocupacional. Las SMI suelen incorporar el ejercicio, la meditación y técnicas de relajación para disminuir el distrés y aumentar la percepción positiva del estrés en el lugar de trabajo. En lugar de disminuir el estrés en el lugar de trabajo, la técnicas SMI intentan aumentar eustrés con reacciones positivas a estímulos estresantes, como, por ejemplo, aumentando al autoeficacia.

La autoeficacia es el juicio que hace uno mismo de cómo puede llevar a cabo una tarea, acción o función necesaria. Algunos de los factores que contribuyen son las creencias de una persona acerca de la efectividad de sus opciones en los cursos de acción psoibles y su capacidad para llevar a cabo esas acciones. Si una persona tiene una baja autoeficacia, verá las demandas más distresantes que eustresantes, debido a que el nivel de percepción de las capacidades de las que dispone la persona es menor. Cuando una individuo tiene una alta autoeficacia, puede establecer metas más altas y mantener una motivación para alcanzarlas. El objetivo es, pues, aumentar la autoeficacia y las habilidades con el fin de permitir a las personas aumentar el eustrés, de modo que éstas puedan sentirse motivadas y lleguen a experimentar el "fluir".

El psicólogo positivo, Mihaly Csikszentmihalyi, creó este concepto, que se describe como los momentos en los que uno está completamente absorto en una actividad agradable, sin conciencia del entorno. El fluir es un estado extremadamente productivo en el que un individuo experimenta su rendimiento óptimo. Los elementos centrales son la absorción, el disfrute y la motivación intrínseca.

El fluir es la "experiencia eustrés última - el epítome de eustrés". Hargrove, Nelson y Cooper describen eustrés como estar centrado en un desafío, completamente presente y lleno de júbilo, que refleja casi exactamente la definición del fluir. Fluir es considerado una experiencia cumbre o "el momento individual más alegre, feliz y más dichoso de tu vida."

Discusión

Retomando la pregunta inicial

¿Cómo es posible que, si la respuesta de estrés produce una disminución del riego sanguíneo a las zonas racionales del cerebro, exista un eustrés que aumente el rendimiento?

A mi entender, es posible afirmar que existe una confusión importante con los términos que emplean los diferentes autores al referirse al eustrés y asocian a la misma palabra estados psico-físicos incluso antagónicos. Si partimos de las descripciones más objetivas:

"[...] el estrés es estresante tanto si uno recibe buenas o malas noticias, si el impulso es positivo o negativo".

"Ambos pueden ser igualmente exigentes con el cuerpo, y son acumulativos por naturaleza".

Hans Selye

“[...] si se analizan los ciclos cardiacos de una persona, no se puede apreciar la diferencia entre si una persona acaba de matar a otra o ha tenido un orgasmo”.

Robert Sapolsky,

Calma, eustres y distres

se puede concluir que tanto el distrés como el eustrés son el mismo fenómeno psico-fisiológico: la respuesta de estrés; con los mismos síntomas físicos, pero con diferentes resultados en cuanto a consecución de objetivos.

¿Y por qué aparecen diferentes resultados si los síntomas son los mismos?

La respuesta a esta pregunta radica en que el estrés tiene graduaciones en su intensidad y, por tanto, en las consecuencias de sus síntomas.

Tomando como ejemplo las variaciones del riego sanguíneo al cerebro, es posible pasar de observar un estado de calma completa, paz, con una circulación óptima cuando el estrés es cero, a una perdida de consciencia ante situaciones de estrés extremo, en las que la sangre a penas llegaría a muchas zonas del cerebro. En los estados intermedios se observa un efecto curioso que es descrito por la "ley" de Yerkes-Dodson: a excitaciones bajas mejora el rendimiento cognitivo y con excitaciones superiores aparece una mejora en operaciones mecánicas, físicas o procesos muy automatizados, que no necesitan de la participación del neocortex (observación que generó la falsa creencia indiscriminada de que las recompensas hacen que rindas mejor). La posible explicación del efecto es la siguiente:

La agudeza cognitiva y el nivel de estrés son antagónicos, por simple fisiología del estrés. Mayor estrés, menor riego sanguíneo, menor capacidad racional. Por eso, para las tareas difíciles o exigentes intelectualmente se requiere un menor nivel de excitación (para facilitar la concentración). De hecho, el mejor estado para el aprendizaje es la ausencia de estrés, pero tenemos la falsa impresión de que es necesario "un poco de presión" para no dejarnos llevar por la apatía, porque hemos descartado (sin pruebas objetivas) que la apatía sea un estado emocional de estrés, considerandose el estado básico del ser humano. Cuando no hay estrés el cuerpo se encuentra en equilibro metabólico, rendimiento optimo y experimenta la sensación de tranquilidad. Pero hay que llegar a ese estado psico-físico real y no engañarse.

Este efecto de reducción de estrés y mejora de las capacidades cognitivas (mayor inteligencia cognitiva), gracias a técnicas cómo la meditación, ha sido documentado mediante escáneres cerebrales, empezando a demostrarse que la meditación afecta directamente a la estructura y a las funciones del cerebro, modificándolo de una manera que parece incrementar el alcance de la atención, agudizar el enfoque y mejorar la memoria, restaurando incluso la energía del cuerpo, lo que conlleva desempeñar mejor cualquier tarea que requiera atención y concentración. De hecho, las técnicas de meditación están siendo incorporadas por grande empresas como Deutsche Bank, Google o Hughes Aircraft, ya que, no solo hace más "listos" a los empleados sino que mejora también la productividad, en gran medida gracias al efecto de prevención de enfermedades relacionadas con el estrés y reduciendo el absentismo, y regula las emociones desarrollando la inteligencia emocional; un conjunto de habilidades mucho más consecuentes para el éxito en la vida que la inteligencia cognitiva. Obviamente, con la meditación o relajación se consiguen beneficios superiores que los obtenidos técnicas de aumento del eustrés.

Por el otro lado, las tareas que exigen resistencia o persistencia se pueden realizar mejor con mayores niveles de excitación (para aumentar la motivación), porque los automatismos, como puede ser: conducir, correr, montar siempre el mismo aparato, luchar; no están controlados por el neocórtex sino por el cerebro reptiliano. Éste no se ve afectado por el estrés, más bien al contrario, se potencia su funcionamiento al disminuir la actividad enjuiciadora del consciente, generando menos interferencias del neocórtex que "estropeen" los automatismos, con lo que mejora la productividad. Lo observado es compatible con suponer que la motivación es un tipo de estrés que disminuye el riego a las partes cognitivas, zonas que no son necesarias para realizar esfuerzos físicos o llevar a cabo automatismos. Una cosa es que un mayor estrés (motivación) haga que sobrepases algún miedo y como resultado consigas algo que en un primer momento no podías, y otra es que aunque avances, ese avance sea el óptimo.

Conceptos, suposiciones y aplicaciones erróneos

Una vez clarificado el significado y funcionamiento del estrés y sus subclasificaciones (distrés y eustrés), podemos ver que si existen confusiones en los conceptos las conclusiones que se obtengan de las observaciones y las aplicaciones de estas no tienen porqué ser correctas totalmente. Por ejemplo, la afirmación:

"La investigación ha buscado cómo aumentar el eustrés en el lugar de trabajo, en un esfuerzo para promover reacciones positivas a un entorno inevitablemente estresante",

se basa en un axioma falso: el trabajo es un entorno inevitablemente estresante. El estrés depende de la apreciación de la realidad por parte de la persona individual condicionada por sus experiencias emocionales en su historia vital, por tanto no hay estrés igual para dos personas, ni necesariamente todos deben vivir una situación como estresante. Por tanto la solución de aumentar el eustrés no es la única ni tiene por qué ser la mejor. Sobre todo si tenemos en cuenta los siguientes enunciados:

"La autoeficacia es el juicio que hace uno mismo de cómo puede llevar a cabo una tarea, acción o función necesaria. [...] El objetivo es, pues, aumentar la autoeficacia y las habilidades con el fin de permitir a las personas aumentar el eustrés, de modo que la persona puede sentirse motivada y puede experimentar el 'fluir'".

"El fluir es un estado extremadamente productivo en el que un individuo experimenta su rendimiento óptimo".

Si la autoeficacia es un juicio, solo que esté presente hace que baje el rendimiento. Si logramos deshacernos de los juicios, el estrés desaparece con lo que no sentimos eustrés, sino el estado de calma, que es el que realmente tiene que ver con "fluir". Porque, por definición de "fluir", el estado de rendimiento óptimo solo se logra en la mayor calma, cuando estás completamente presente, concentrado en el ahora, es decir: sintiendo Paz.

Ese concepto de "fluir" se hace más entendible cuando se observa los rituales y modo de trabajo de los artesanos y artístas, principalmente los orientales. Buscan antes de empezar un estado de calma completo, con ausencia de pensamientos, y por tanto de dudas, que les hace confiar plenamente en lo que hagan sus manos sin supervisión consciente. No saben cuál va a ser el resultado final del proceso, pero están seguros de que será un paso más hacia la perfección. La diferencia fundamental entre ese estado sin juicios a través de la clama y el que se consigue con la motivación es que en el primero el cerebro es capaz de producir nuevas creaciones y desde el segundo solo se reproducen patrones ya aprendidos, sin creatividad alguna.

Conclusión

Bebé el la playaGeneralmente se arrastran dos axiomas erróneos cuando se intenta explicar el comportamiento humano:

            1. Existe un estrés inevitable.
            2. El ser humano tiende a las inactividad por naturaleza.

El primero se demostraría falso por simple observación de las diferentes reacciones de diversas personas ante el mismo estímulo estresante y el segundo contemplando a los bebés, que, salvo casos con problemas traumáticos, no son clasificables como seres pasivos.

Toda teoría se edifica sobre verdades indemostradas que se busca comprobar mediante la experiencia. El problema es no llegar a cuestionarse nunca la validez de lo que una vez fue considerado como cierto. Que algo sea estresante o no, solo depende el procesamiento emocional del estímulo percibido que realice el cerebro y ese procesamiento se puede modificar mediante cualquier variante eficaz del proceso conocido en psicología como desensibilización progresiva. Si se realiza en profundidad, se llega a un estado de calma profunda, en el que no hay resistencias a emprender cualquier acción, luego, en ese estado óptimo, activo y lleno de energía en armonía, la motivación o el eustrés son completamente innecesarios.

Finalmente, respondiendo a la pregunta que titula la reflexión, ¿Existe el estrés bueno? Siendo prácticos, la respuesta es: sí. Si necesitas un empuje emocional para superar un bloqueo puntual inminente es totalmente lógico emplearlo. Por ejemplo empleando la técnica de anclaje de PNL. Pero, si no quieres tener que recurrir al la motivación continuamente para superar una y otra vez el mismo obstáculo, la liberación del condicionamiento emocional limitante es la solución más saludable y permanente.

Última actualización el Viernes, 29 de Enero de 2016 13:53
 

Comentarios  

 
0 #1 Paky ZM 04-03-2016 16:06
Este comentario del estrés bueno y malo… me ha recordado a mi estrés, no sé si será así o no… pero, voy a contar mi experiencia con el examen de conducir… mientras hacía las clases prácticas, pues siempre iba muy tranquila y relajada, porque no era nada importante, sólo eran clases prácticas, entonces, siempre me tomaba el conducir con demasiada calma, el día antes del examen se nos rompió el coche y nos dijeron que igual teníamos que cambiar el coche por el otro de la autoescuela… pánico… era más grande, no le teníamos cogido los puntos… nos arreglaron el coche y por la tarde nos llamaron para tomar contacto con el nuevo pedal de embrague a los que nos íbamos a examinar al día siguiente… no funcionaba bien… y me encontraba conduciendo yo… ¿qué hago?... el coche tiene vida propia no me obedece… y bueno, pues me produjo un poco de estrés, pero no un estrés que me hiciera sentir mal… era un estrés raro… pero que descargaba algo dentro de mi… que me hizo que fuera el mejor día que llevé el coche… el profesor de la autoescuela me dijo que al día siguiente en el examen llevara el coche igual… porque con ese puntito de nervio no dudaba en tomar decisiones de que tenía que hacer con el coche… digo… claro… yo cuando voy a los exámenes no me tomo ningún relajante, necesito mi nervio para rendir… actualmente, en el trabajo me pasa igual, para rendir a un buen nivel… necesito ese puntito de nervio… supongo que es el estrés bueno que saca tus cualidades buenas… que nada tiene que ver con el estrés malo… que es el que te hace sentir mal… no te aporta nada que te haga ser constructiv@... Un saludito :-)
Citar
 
 
0 #2 Paco 10-03-2016 09:16
Hola Paky.

Esa experiencia es exactamente lo que se define como estrés bueno y si te sirve, todo bien.

Lo que sería interesante es buscar cómo te sientes realmente cuando dices que estás "relajada". ¿Eso es tranquilidad con energía o con falta de ella? Solemos asociar a relajación dos estados diferentes. Uno de calma real y otro un poco apático. El apático se da cuando se gasta la energía reprimiendo alguna emoción. Lo mismo cuando conducías con demasiada calma es que no había la suficiente confianza. ¿Cómo te hubieses sentido si te hubieran obligado a conducir más deprisa? ;-)

Un abrazo
Citar
 
 
0 #3 Paky ZM 14-03-2016 16:08
Hola Paco!!!
Vaya preguntita, jeje... :o llevo 4 días imaginándome en ese momento, y en situaciones de relajación y estrés, y no es fácil... yo creo que efectivamente, calmada sólo estoy cuando desconfío de la situación del momento, no la controlo, no me fío, doy un paso atrás, para tantear el terreno, pero esa relajación para mi no es buena, no me aporta mucho, al contrario, me resta... y cuando ya tengo analizado el terreno, visto y me da confianza, ya me siento segura, entonces, mis nervios vuelven a mí, me vuelven a hacer una persona activa, y ya rindo otra vez... ya vuelvo a ser una persona productiva que aporta a la vida...

¿Cómo me hubiera sentido si me hubieran obligado a conducir más deprisa? Mal... de hecho me he acordado el peor día de clases prácticas... situación... tarde medio oscura medio de día, lluvia, obras, hay que subirse en una acera pero casi sin tocarla, porque no se puede subir en el bordillo el coche, pero, hay que subirlo porque con la obra no pasa... a la porra me hubiera gustado mandar el coche, o al profe... no lo tengo muy claro... jejeeeeeeeee

gracias Paco,
me gustan estos ejercicios ... no sólo aprendo a conocerme, a conocer a los demás, sino que es interesante las cosas que se aprende con ellos
un saludito :D
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Licencia Creative Commons ReconocimientoNota importante: Mientras las técnicas que empleamos los terapeutas de Libertad Emocional han producido resultados clínicos notables, todavía se deben considerar en etapa experimental. Por tanto los practicantes y el público deben tomar plena responsabilidad por su uso. Consultar con un profesional cualificado de la salud respecto al uso de las Técnicas de Libertad Emocional.