Ofertas especiales

Sesiones

Las sesiones, ahora también, por teléfono o Skype.

Descuentos:

Desempleados, estudiantes y 3ª edad hasta el 70%.

Apúntate al boletín

Alta en el boletín de noticias Mantente infomado de nuestra últimas noticias y actividades

Novedades

documento pdf  Guía rápida y Díptico de consulta

Audio Receta básica de Libertad Emocional

Entrevista Online

Radio Online  Entrevista en
Radio Nueva Era

Audio Descargar entrevista

Agenda

Agenda
<< Noviembre 2017 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  4  5
  8  912
161819
21222326
272930   

Próximas actividades

Citas

«No olvides que tu inconsciente es más inteligente que tú, más rápido que tú y más poderoso que tú. Puede incluso controlarte. Nunca lo sabes todo sobre sus secretos»

Cordelia Fine

Iniciar sesión



El peligro de la autoregulación farmacéutica PDF Imprimir E-mail

Pastillas. Foto FDAEsta semana se publicó en el blog "Principia Marsupia", mantenido por Alberto Sicilia (investigador en física teórica), una entrada muy crítica con el comportamiento de farmacéuticas y autoridades en el control de la efectividad y perjuicios de los medicamentos que se desarrollan. Al reproducirlo, nuestra intención es recalcar que siempre es necesaria una supervisión independiente de toda investigación y que el dogma económico capitalista de que el mercado es sabio, se autoregula y su actividad redunda en el bien común (concepto de una ingenuidad o "ventajismo" hilarante), en ningún caso es aplicable a la salud de las personas por los daños claros y constatados que provoca.

La investigación médica ha proporcionado beneficios a la humanidad totalmente innegables, pero cuando se hace tan costosa económicamente que solo es posible costearla por grandes empresas o estados, hay un grave riesgo a controlar. El objetivo principal de la empresa es el beneficio y dejar a la buena fe de los directivos la seguridad de los medicamentos es autoengañarse (por ser políticamente correctos) para no tener en cuenta la naturaleza humana, que en situaciones de conflicto se vuelve irracional, primando el dividendo sobre la salud pública, como se pone de manifiesto en el artículo.

Si quieres conocer hasta que punto llega la falta de control de los organismos públicos sobre las farmacéuticas te dejamos también el vídeo "Dr. Burzynski´s movie (El sabotaje de las farmacéuticas a una terapia eficaz contra el Cáncer)" en el que describen el proceso necesario para que un medicamento sea aprobado por la FDA (Federal Drug Administration) norteamericana.

El artículo: Cómo las farmacéuticas engañan a médicos y pacientes

El escándalo de la reboxetina debería haber encendido todas las alarmas. Aprobada en muchos países europeos desde finales de los 90, la reboxetina es el principio activo de un fármaco para la depresión clínica.

En año 2010, un grupo de investigadores alemanes publicó en el British Medical Journal un estudio que demostraba que no sólo el medicamento era inefectivo, sino que, además, la compañía farmacéutica había ocultado a la comunidad médica aquellos tests que le eran desfavorables. De 7 ensayos clínicos contra placebo, 6 mostraban que la reboxetina no era más eficaz que el placebo. Ninguno de esos 6 estudios fue publicado en revistas científicas. Además, en los ensayos clínicos contra otros antidepresivos, la compañía farmacéutica había eliminado tres cuartas partes de los datos.

(Nota: el artículo del British Medical Journal que destapó el caso es gratuito y podéis leerlo aquí).

Inexplicablemente, en España la reboxetina sigue siendo comercializada por Pfizer bajo los nombres “Norebox” e “Irenor” (números de registro 61969 y 63157en la Agencia Española del Medicamento). La agencia federal que supervisa los fármacos en los EEUU (conocida por sus siglas, FDA) nunca aprobó la reboxetina por falta de eficacia probada.

Pfizer no es la única compañía envuelta en un escándalo de ocultación de datos científicos. En Febrero de 2010, el Senado de EEUU publicó un informe donde se describe cómo la farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) no sólo mintió sobre los riegos cardiovasculares de uno de sus medicamentos contra la diabetes sino que además trató de silenciar a los científicos que los advirtieron. La FDA calcula que este fármaco produjo 83.000 infartos entre los años 1999 y 2007. Hace unos meses, GSK decidió declarase culpable ante los tribunales norteamericanos.

El caso se remonta a 1999. En varias conferencias científicas celebradas aquel año, el Dr. John Buse, profesor en la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill, comenzó a advertir sobre los posibles riesgos de la rosiglitazona, un medicamento que suponía miles de millones de ingresos para GSK. Tachi Yamada, entonces director de investigación de GSK, envió una serie de emails intimidatorios a Buse, quien decidió cesar sus críticas.

Ben Goldacre, doctor en Medicina e investigador en la Universidad de Oxford, explora las razones de algunos de estos fraudes en un libro que se publicará esta semana en el Reino Unido. Según Goldacre, la regulación de la industria farmacéutica es todavía deficiente. Por ejemplo, las compañías farmacéuticas no están obligadas a publicar todos los ensayos clínicos que realizan y por lo tanto, los que se hacen públicos son casi siempre favorables a sus intereses. Es también una práctica habitual que, cuando investigadores universitarios aceptan financiación de una farmacéutica, se les haga firmar un contrato por el cual no pueden publicar ningún resultado sin el permiso de la compañía. Las farmacéuticas financian además numerosas revistas y conferencias médicas.

Al igual que con la crisis bancaria, abandonar una industria multibillonaria a las fuerzas del mercado, sin una regulación adecuada, puede tener consecuencias nefastas para todos.

El vídeo: Dr. Burzynski´s movie (El sabotaje de las farmacéuticas a una terapia eficaz contra el Cáncer)

Última actualización el Lunes, 01 de Octubre de 2012 07:57
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Licencia Creative Commons ReconocimientoNota importante: Mientras las técnicas que empleamos los terapeutas de Libertad Emocional han producido resultados clínicos notables, todavía se deben considerar en etapa experimental. Por tanto los practicantes y el público deben tomar plena responsabilidad por su uso. Consultar con un profesional cualificado de la salud respecto al uso de las Técnicas de Libertad Emocional.