Agenda

<<  <  Noviembre 2020  >  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
      
      

Actividades

Actualmente no hay eventos disponibles

Charlas gratuitas

Cursos regulares

Actualmente no hay eventos disponibles

Citas

" Cada uno en su universo
siente su dolor
como algo inmenso "

Webs asociadas

Alma Y Cuerpo Sano

Efecto Mariposa - Evolución emocional consciente

FreeDreams Logo

Gestión Emocional

Metamorfosis Emocional

 

Astrología evolutiva

Astrologia evolutivaCuando se escucha la palabra “astrología” a muchos les viene a la mente diversas imágenes que inspiran cierta desconfianza, como el superficial horóscopo del suplemento de los domingos, o los ropajes brillantes de los adivinos que aparecen de madrugada en las televisiones locales.

Lo que no todos saben es que, en realidad, la astrología es un arte increíblemente profundo y complejo, que se despliega a través de la Carta Natal. En su simbolismo se recopila prácticamente todo el conocimiento espiritual, psicológico y esotérico que manejaban las grandes escuelas de la antigüedad.

La astrología representa la suma de todos los conocimientos psicológicos de la antigüedad”, C.G. Jung.

Nota: toda esta información sobre Astrología ha sido elaborada por nuestra amiga Claudia. Puedes plantearle tus dudas a través de Instagram: Foro.astral, o en su email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

¿Para qué sirve conocer tu Carta Natal?

Es tentador pensar que los niños nacen en el centro del mandala astrológico, sin condicionamientos y sin mácula, pero lo cierto es que cuando llegamos al mundo lo hacemos ya posicionados en un punto del espacio y del tiempo en concreto, como dijo Jung:

Nacemos en un momento dado, en un determinado lugar, y como los vinos buenos tenemos las cualidades del año y la estación en los cuales hemos venido a este mundo. La Astrología no debe justificar nada más”.

Ciertamente, existimos entretejidos con la trama universal, en un ecosistema físico y energético que nos determina. Pero esto no significa que no dispongamos de voluntad o autonomía. Al igual que nacemos con un físico determinado y lo vamos modificando con nuestros hábitos, podemos moldear nuestra consciencia y nuestro destino.

Si observamos el marco de la Carta Natal (puedes obtener el dibujo aquí), veremos que se trata de un dibujo circular con varios ejes simétricos, por lo tanto, estamos ante un mandala. Por si no estás familiarizado con este término, el mandala es una representación artística espiritual, muy utilizada en Asia, que simboliza que todo en el universo es UNO. El centro del círculo representa el núcleo divino del que emana el universo y los extremos las polaridades del mundo dual. Es allí donde las fuerzas opuestas colisionan entre sí generando movimiento y cambio.

Mandala astrológico

Si la conciencia está ubicada en el centro se mantiene un equilibrio interno, pero si está situada emocionalmente en un polo, automáticamente se sentira víctima del golpe ejercido por el polo contrario. Es frecuente que nos quedemos varios años en la misma posición, recibiendo un golpe tras otro, sin poder entender la causa de nuestra exagerada mala suerte. Esta situación es parecida a estar de pie tras un columpio que no para de balancearse. Pero, si somos conscientes de cómo funciona el mecanismo energético del universo, simplemente cambiaremos nuestro anclaje a un lugar más centrado y nuestro problema desaparecerá inmediatamente.

Los grandes meditadores de la antigüedad sabían muy bien cómo funciona el mundo dual y cuál es el sitio seguro, por eso siempre instaban a no avanzar hacia ningún extremo. ¿Qué significa esto? No posicionarse en contra de nada de manera absoluta y radical, para así evitar convertirnos automáticamente en víctimas del destino. En cambio, si conseguimos alinearnos emocional y psicológicamente con el centro creador del universo, desde allí podremos crear nuestra propia realidad.

La influencia de los planetas

Cuando empezamos a estudiar nuestra Carta Natal descubrimos los patrones energéticos que estaban activos el día y la hora de nuestro nacimiento y, por lo tanto, nos hacemos una idea de qué tipo de “vino” somos. Lo más interesante es observar nuestra carta como el mandala que es y darnos cuenta de que los planetas están marcando los extremos de la dualidad con los cuales más nos identificamos.

No va a significar lo mismo que en un signo tengamos a un planeta que a otro. 5 son los llamados planetas personales, porque a través de ellos nos vamos a definir de manera individual y cada planeta representa una forma diferente de apego:

Sol • El Sol se apega de forma existencialista: busca el sentido de la vida en su signo.

Luna • La Luna se apega emocionalmente: Desea que la protejan como lo haría el signo en el que se encuentra.

Marte • Marte se apega de forma competitiva: Quiere destacar como lo haría el signo en el que se aloja.

Venus • Venus se apega de forma romántica: ama y disfruta todo lo referente a su signo.

Mercurio • Mercurio se apega intelectualmente: Utiliza la razón a la manera del signo en el que se encuentra.

Para empezar a indagar en la sombra de nuestros planetas personales tenemos que entender el significado del eje en el que se encuentra cada uno. El mandala astral está formado por 12 signos dispuestos de forma circular unos frente a otros, así como 12 casas con la misma disposición. Esto conforma seis polaridades, y a cada una de ellas se le llama eje.

Dualidades del mandala astrológico

Los 6 Ejes del mandala astral

Aries LibraAries - Libra

Dicotomía: Yo – Nosotros.

Un planeta en Aries, para centrarse, tiene que integrar el “nosotros”. Es decir, aprender a cooperar con el otro, no tratar de hacerlo todo siempre a su manera.

En cambio, un planeta en Libra, tiene que aprender a integrar el “Yo”. Es decir, definir su propia identidad independiente del otro.

No se trata de polarizarse hacia el otro extremo, sino de estar en el centro. Si este eje está equilibrado significa que podemos cooperar sin perder la identidad.

Tauro Escorpio

Tauro – Escorpio

Dicotomía: Mío - Nuestro.

Un planeta en Tauro para ir hacia el centro de este eje, tiene que aprender a soltar, a confiar, a dejarse llevar por sus emociones y entregarse.

Un planeta en Escorpio, en cambio, debe aprender a contenerse a sí mismo, a no darlo todo ni exigirlo todo a cambio. Cuidarse a sí mismo y respetar los límites de los demás.

Este eje está centrado cuando nos hacemos cargo de nosotros mismos a nivel físico, económico e instintivo sin perder la capacidad de entregarnos y confiar en otros.

Geminis Sagitario

Géminis - Sagitario

Dicotomía: Conocimiento práctico- Conocimiento trascendental.

Un planeta en Géminis tiene que profundizar en su visión del mundo. Abrirse a la idea de que no todo el conocimiento se puede comprender desde la lógica lineal, especialmente el trascendente.

Un planeta en Sagitario se equilibra cuando aprende a ser práctico y concreto. Por ejemplo: seguramente conoce el significado filosófico profundo que le daban a los gatos en el antiguo Egipto, pero le vendría bien saber que existen cepillos para gatos y que debería pasárselo al suyo porque en realidad no es marrón.

El equilibrio en este eje se da cuando tenemos los pies en la tierra pero no somos unos escépticos por sistema, sino que estamos abiertos al conocimiento abstracto.

Cáncer Capricornio

Cáncer - Capricornio

Dicotomía: Mundo emocional infantil (estado de fusión) – Mundo profesional adulto (estado de autoridad).

Un planeta en Cáncer tiene que aprender que una vez termina la infancia debería salir ahí fuera a cumplir con su misión en el mundo. Viene a aportar algo único y no lo hará mientras espere que los demás se hagan cargo de él.

Un planeta en Capricornio tiene que integrar a su niño interior, darse cuenta de que no todo es deber y responsabilidad en esta vida. Existe una parte del ser humano que siempre va a requerir de intimidad y contacto profundo.

Cuando equilibramos este eje nos hacemos conscientes de nuestras necesidades emocionales y familiares, pero nos atrevemos a tomar algunas responsabilidades importantes de forma individual.

Leo Acuario

Leo – Acuario

Dicotomía: Autoexpresión creativa - Ética grupal.

Un planeta en Leo tiene que aprender que, aunque sea muy creativo y original, no siempre puede ser el protagonista. Debería integrar el polo acuariano: ser capaz de formar parte del espíritu de un grupo donde todos comparten unos ideales.

Un planeta en Acuario se equilibra cuando se da cuenta de que, aunque disfrute luchando por el bien común, también tiene que expresar sus talentos individuales y brillar con su propia luz.

Cuando equilibramos este eje no tenemos miedo de mostrar nuestros talentos individuales, pero tratamos de utilizarlos de tal manera que aporten algo a los demás. Es decir, enriquecemos con nuestro talento al grupo con el que tenemos ideales en común, permitiendo a los demás que hagan lo mismo.

Virgo Piscis

Virgo – Piscis

Dicotomía: Patrones de organización - Magia del caos.

Un planeta en Virgo se centra cuando descubre que hay ciclos de orden y caos en el universo y que ambos son necesarios. Es decir, cuando aprende a confiar en una fuerza superior que le exime del deber de tener que controlarlo todo. Debe aprender también que no puede conocer nada a fondo por medio de la observación del funcionamiento de sus patrones, para conocer hay que amar.

Un planeta en Piscis se equilibra cuando aprende a salir de la fusión mística para afrontar su vida individual de forma práctica y concreta. Tiene que aprender que para conocer algo tiene que des-idealizarlo y simplemente observar como es.

El equilibrio en este eje se manifiesta como la capacidad de mantener una visión objetiva y espiritual al mismo tiempo, es la integración de la ciencia con la religión.

¿Y cómo aplico este conocimiento?

La carta astral tiene muchos detalles que examinar, pero el objetivo central es equilibrar todos los ejes. La mayoría de las veces creemos que somos imparciales, es decir, que nuestro punto de vista y nuestro sistema de valores es algo que debería ser válido para todo el mundo. Pero esto no es cierto, todos vivimos desde la subjetividad (ensalzamos una parte de la realidad y condenamos otras). En consecuencia, la porción de la existencia que no podemos aceptar queda oculta en la sombra de nuestro inconsciente. Es muy difícil saber qué es lo que nos estamos negando a ver, ya que el inconsciente es por definición inaccesible, pero la astrología puede ayudarnos a desvelarlo.

En ocasiones observaremos que sólo hay planetas en una polaridad del eje (por ejemplo, hay planetas en Cáncer, pero no en Capricornio). En ese caso, claramente debemos integrar las enseñanzas de Capricornio.

Pero no todo es tan sencillo, a veces veremos planetas en nuestra carta situados en polos opuestos (en Capricornio y en Cáncer). En ese caso, seguramente seamos conscientes de ambas necesidades internas, pero sentiremos que son incompatibles, puesto que tendremos un patrón interno que nos bloquea.

La astrología es una herramienta útil para desvelar qué está bloqueando nuestro pleno desarrollo en diversos ámbitos de la vida, pero es insuficiente por sí misma. La comprensión racional por sí sola no nos hace superar nuestros traumas, es necesario liberar las emociones que los sostienen.

Propuestas terapéutica

Obtén tu Carta Astral y fíjate en los planetas de tu eje. Imagina que son personajes que gobiernan diferentes aspectos de tu vida y realiza el procedimiento para sanar conflictos con cada uno de ellos. Recuerda que tu labor es conectar con las emociones, por lo que es mejor no buscar no ser racional. Confía en que tu subconsciente revelará sus patrones para que puedas desactivarlos siguiendo los pasos del procedimiento

Nota: si te resulta complicado dejarte llevar, puedes escuchar esta relajación antes de imaginar a los personajes.  Audio Relajación profunda reducida - solo voz

Importante: si al acabar el proceso te queda una mala sensación, continúa liberando hasta llegar a la calma. Si no te es posible hacerlo ese mismo día, no avances más. Repite cuando puedas el procedimiento con el personaje con el que te hayas detenido hasta que finalices en paz y luego continúa de manera normal.

Adicionalmente, te puede ayudar mucho que rellenes un Cuaderno de Paz con las sensaciones, pensamientos y emociones que surjan cada día, para tratarlas posteriormente y profundizar más en el cambio.