Ofertas especiales

Sesiones

Las sesiones, ahora también, por teléfono o Skype.

Descuentos:

Desempleados, estudiantes y 3ª edad hasta el 70%.

Apúntate al boletín

Alta en el boletín de noticias Mantente infomado de nuestra últimas noticias y actividades

Novedades

documento pdf  Guía rápida y Díptico de consulta

Audio Receta básica de Libertad Emocional

Entrevista Online

Radio Online  Entrevista en
Radio Nueva Era

Audio Descargar entrevista

Agenda

Agenda
<< Noviembre 2017 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  4  5
  8  912
161819
21222326
272930   

Próximas actividades

Citas

El milagro no acontece en contradicción con la naturaleza, sino en contra de cuanto nosotros sabemos de la naturaleza.

San Agustín

Iniciar sesión



Reiki y la ciencia PDF Imprimir E-mail

Científico con Reiki kanjiCuando empiezas con Reiki te enseñan una serie de "principios básicos": Reiki es canalizar la energía del Universo (Rei) hacia la energía de tu cuerpo (ki), la energía de Reiki equilibra y sana cuerpo y mente y espíritu, Reiki siempre es para bien, la energía va donde se necesita, Reiki beneficia tanto al practicante como al receptor; y realmente los aceptas sin más base real que la experiencia transmitida por tu maestro y los demás practicantes. Pero ¿es posible justificar todas esas afirmaciones desde el punto de vista de la ciencia?

Si suponemos que la "energía del Universo" puede ser la electromagnética veamos qué nos puede decir la ciencia sobre esa energía y cómo afecta a nuestro cuerpo. 

Los campos electromagnéticos los generan las cargas en movimiento (los protones y electrones que forman la materia) y su alcance se extiende en todas direcciones hasta el infinito. Luego, realmente existe una energía electromagnética del universo "Rei", pero además todos los seres de este planeta están bajo el influjo de campos electromagnéticos que se generan en la Tierra y cuyos efectos sobre nuestra fisiología puede ser muy importante, como en la calcificación de los huesos.

Desde el siglo XIX se sabe que las células y los tejidos generan un campo eléctrico que se puede medir en la superficie de la piel (los electrocardiogramas o electroencefalogramas, por ejemplo). Por consiguiente, siguiendo las leyes de la física que afirman que cualquier corriente eléctrica genera un campo magnético correspondiente en el espacio, también deben existir campos magnéticos generados por el cuerpo. Pero el hecho es que estos campos magnéticos son demasiado pequeños para ser detectados fácilmente y no fueron considerados de importancia fisiológica por los científicos dominantes durante mucho tiempo.

SQUIDEsta situación empezó a cambiar en 1963 cuando Gerhard Baule y Richard McFee, del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Siracusa (Siracusa NY), detectaron el campo biomagnético proyectado por el corazón humano utilizando dos electroimanes de 2 millones de vueltas de hilo cada uno, conectados a un amplificador muy sensible. En 1970, James E. Zimmerman y  David Cohen del MIT, utilizando el magnetómetro SQUID, confirmó los resultados concernientes al corazón y en 1972, una vez hubieron mejorado la sensibilidad del aparato, pudieron medir los campos magnéticos producidos por la actividad del cerebro. Seguidamente, se descubrió que todos los tejidos y los órganos producen pulsaciones magnéticas específicas, que son ahora conocidas bajo el nombre de campos biomagnéticos. Actualmente los exámenes tradicionales, como el electrocardiograma y electroencefalograma, se completan con exámenes biomagnéticos llamados magnetocardiograma y magnetoencefalograma, que permiten detectar las patologías por la alteración que producen del campo bioelectromagnético.

Por tanto, el cuerpo humano genera y está rodeado por esos campos electromagnéticos que podrían ser la explicación del "ki", e incluso cabe la posibilidad de que hubiese personas sensibles a dichos campos con lo que podrían detectar las patologías.

Posteriormente, en trabajos realizados por el el Dr. John Zimmerman durante la década de 1980 se investigó lo que ocurre mientras se practican terapias energéticas como Reiki. Encontraron que los patrones de ondas cerebrales del practicante y el receptor se sincronizan en el estado alfa (7-14 Hz), característico de la relajación profunda y la meditación. Según este resultado, podríamos suponer que en una sesión de Reiki el practicante "induce al receptor" a entrar en un estado de relajación meditativo similar al suyo. 

Actualmente al menos un estilo de meditación se ha probado efectivo para aumentar el cociente intelectual, mejorar la memoria e incluso cambiar partes del cerebro. Otros estilos de meditación otorgan igualmente distintos beneficios a la salud mental y física de sus practicantes, especialmente un mejoramiento de la inteligencia emocional y del sistema inmunológico. Entre los más comunes se encuentran el alivio del estrés y la bajada de la presión sanguínea (la energía de Reiki equilibra y sana cuerpo y mente y espíritu). (extracto obtenido de wikipedia)

Zimmerman explica que "las ondas cerebrales" no se limitan al cerebro sino que viajan por todo el cuerpo a través del sistema perineural, las vainas de tejido conectivo que rodea todos los nervios, amplificándose. Durante el tratamiento, estas ondas comienzan como pulsos relativamente débiles en el tálamo del cerebro del practicante, y acumulan fuerza a medida que fluyen hacia a los nervios periféricos del cuerpo, incluyendo las manos. Por tanto, todo el sistema nervioso actúa como una "antena" para proyectar las pulsaciones biomagnético que comienzan en el cerebro. El mismo efecto se refleja en la persona en tratamiento, lo que explicaría una de las características especiales de Reiki (y terapias similares) - que tanto profesional y el cliente reciben los beneficios de un tratamiento. Zimmerman sugiere que este sistema es más que cualquier otro el que regula la reparación de lesiones y el sistema de reequilibrio.

Frecuencias sanadorasAdemás, Zimmerman descubrió que el campo biomagnético que surgía de las manos del practicante era pulsante. La frecuencia no era estable, sino que "barría" un segmento de 0,3 a 30 Hz (ciclos por segundo), con una parte importante de la actividad alrededor de 7 – 8 Hz (estado alfa profundo), encontrándose las pulsaciones biomagnéticas de las manos en la misma frecuencia que las ondas cerebrales.

Al analizar la actividad cerebral durante la meditación, usando un electroencefalograma, se puede apreciar que se pasa de las ondas beta (actividad normal, consciente y alerta, de 15-30 Hz) a ondas alfa (relajación, calma, creatividad, 7-14 Hz). Meditación más profunda lleva a registrar ondas theta (relajación profunda, solución de problemas, 3-7 Hz) y en meditadores avanzados se puede detectar la presencia de ondas delta (sueño profundo sin dormir, 1-3 Hz). (extracto obtenido de wikipedia)

Investigaciones médicas independientes han demostrado que existe un rango de frecuencias, que coincide con las emisiones de las manos de los practicantes, que estimula la curación en el cuerpo, con frecuencias específicas aptas para los diferentes tejidos. Por ejemplo, la frecuencia de 2 Hz fomenta la regeneración del nervio, 7 Hz el crecimiento del hueso, 10 Hz la reparación del ligamento, y 15 Hz la formación de capilares.  Han sido diseñados equipos de fisioterapia basados en estos principios para ayudar a la regeneración de los tejidos blandos y huesos.

Teniendo en cuenta que las ondas cerebrales del practicante "barren" constantemente todo el segmento de frecuencias terapéuticas naturales no es de extrañar que en los tratamientos se estimule la curación en todo el cuerpo (la energía va donde se necesita y siempre es para bien).

Es importante hacer notar que el Dr. Zimmerman llevó a cabo su estudio en todo el mundo entre sujetos diferentes culturas, y no importa sus sistemas de creencias o costumbres, o como opuestos fuesen en sus costumbres y todos tuvieron los mismos resultados. Parte de la creciente popularidad de Reiki es que no impone un conjunto de creencias, y por lo tanto puede ser utilizado por personas de cualquier origen y fe, o ninguna en absoluto.

La confirmación de los resultados de Zimmerman llegó en 1992, cuando Seto y sus colegas, en Japón, estudiaron a practicantes de distintas artes marciales y de otros métodos de curación comprobando que la emisión de "Ki" de sus manos era tan potente que se podía medir con un simple magnetómetro que consistía en dos electroimanes de solamente 80.000 vueltas de hilo.

Toni Bunnell (1997) sugiere que este efecto es posible porque el acople de las frecuencias de los campos generados por el practicante y las producidas en la denominada cavidad Schuman de la Tierra (el pico electromagnético más intenso se encuentra sobre los 7-8 HZ) permite que el sanador pueda amplificar la potencia de su señal por simple efecto de resonancia. La frecuencia básica de la resonancia Schuman no es fija, como tampoco lo es la frecuencia de las manos de los practicantes y además, como toda resonancia, dispondrá de frecuencias armónicas multiplicando la frecuencia base por números naturales (14-16 Hz, 21-24 Hz, ...). Durante los momentos en que coincidan las frecuencias, el campo biomagnético de las manos de los profesionales entrará en resonancia con el de Schuman y se incrementará la intensidad (en el artículo de Seto era hasta 1000 veces superior a lo normal) y no como resultado de corrientes internas del cuerpo (canalización de la "energía del universo" hacia "la energía del cuerpo").

Para un estudio más profundo sobre los campos biolectromagnéticos puedes consultar:

Utilización terapéutica de los campos magnéticos. I

Utilización terapéutica de los campos magnéticos. II

 

Nota: Algunas partes del texto han sido extraídas de las siguientes páginas

http://www.soyborderline.com/acceso-a-comunidad/groups/viewbulletin/531-Qi,+ciencia+y+campo+electrico+humano+_.html?groupid=68

http://en.allexperts.com/q/Alternative-Medicine-991/2008/1/Reiki-scientific-testing.htm

http://www.reiki.org/reikinews/ScienceMeasures.htm

Última actualización el Miércoles, 27 de Octubre de 2010 14:17
 

Licencia Creative Commons ReconocimientoNota importante: Mientras las técnicas que empleamos los terapeutas de Libertad Emocional han producido resultados clínicos notables, todavía se deben considerar en etapa experimental. Por tanto los practicantes y el público deben tomar plena responsabilidad por su uso. Consultar con un profesional cualificado de la salud respecto al uso de las Técnicas de Libertad Emocional.