Ofertas especiales

Sesiones

Las sesiones, ahora también, por teléfono o Skype.

Descuentos:

Desempleados, estudiantes y 3ª edad hasta el 70%.

Apúntate al boletín

Alta en el boletín de noticias Mantente infomado de nuestra últimas noticias y actividades

Novedades

documento pdf  Guía rápida y Díptico de consulta

Audio Receta básica de Libertad Emocional

Entrevista Online

Radio Online  Entrevista en
Radio Nueva Era

Audio Descargar entrevista

Agenda

Agenda
<< Noviembre 2017 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  4  5
  8  912
161819
21222326
272930   

Próximas actividades

Citas

Quien cree estar de vuelta de todo es que nunca ha ido a ninguna parte.

Anonimo

Iniciar sesión



Activar recuerdos felices puede revertir la depresión PDF Imprimir E-mail

Cara azulEn los últimos meses te hemos ido presentando investigaciones del equipo de neurólogos de Susumu Tonegawa (El placer, el miedo y la ansiedad se procesan en el mismo lugar del cerebroAmnesia: los recuerdos pueden estar solo bloqueados) que están realizando un trabajo impresionante desvelando, uno a uno, los procesos del cerebro en la formación de recuerdos y la utilidad terapéutica de su manipulación.

En este caso, han logrado eliminar los síntomas depresivos en ratones estimulando recuerdos placenteros, anteriores a la generación de la depresión, 15 minutos, dos veces al día, durante 5 días. Este resultado confirmaría de manera contundente las observaciones que llevan realizando, durante años y años, los terapeutas que trabajan a través de las emociones con sus pacientes anclando emociones positivas

Lo que cabe resaltar es la necesidad del uso de recuerdos positivos anteriores a la depresión, porque uno de los efectos de ésta, es que bloquea la percepción del placer en actividades que anteriormente lo generaban. Ese síntoma consigue que la depresión pueda ser muy resitente ante la terapia. Emplear recuerdos positivos dispara el efecto antagónico que tienen las neuronas especializadas en el placer de la amígdala inhibiendo las neronas del miedo, deshaciendo el bloqueo, lo que llevaría a una rápida sanación.

Artículo original en MIT News

La reactivación artificial de recuerdos positivos podría ofrecer una alternativa a los antidepresivos tradicionales.

 

Anne Trafton | MIT News Office, 17 de Junio de 2015

Neurocientíficos del MIT han demostrado que pueden curar los síntomas de la depresión en ratones mediante la reactivación artificial de recuerdos felices formados antes de la aparición de la depresión. 

Los resultados, que se describen en la edición del 18 de junio de Nature, ofrecen una posible explicación para el éxito de las psicoterapias en el que se anima a los pacientes con depresión a recordar experiencias placenteras. También sugieren nuevas formas de tratar la depresión mediante la manipulación de las células del cerebro donde se almacenan los recuerdos. Los investigadores creen que este tipo de enfoque específico podría tener menos efectos secundarios que la mayoría de los fármacos antidepresivos existentes, que bañan todo el cerebro.

"Una vez que se identifican los sitios específicos en el circuito de memoria que no están funcionando bien, o cuyo potenciación traerá una consecuencia beneficiosa, existe la posibilidad de inventar nuevas tecnologías médicas donde la mejora se orientará a la parte específica del circuito, en lugar de la administración de un fármaco y dejar que la droga funcione por todas partes en el cerebro ", dice Susumu Tonegawa, profesor Picower de Biología y Neurociencia, director del Centro RIKEN-MIT para la Genética de Circuitos Neurales en el Instituto Picower del MIT para el aprendizaje y la memoria, y coautor del artículo. El estudiante graduado Steve Ramirez es el autor principal.

A pesar de que este tipo de intervención todavía no es posible en los seres humanos, "Este tipo de análisis proporciona información sobre dónde apuntar en trastornos específicos", añade Tonegawa.

Control de la memoria

En 2012, Tonegawa, Xu Liu, ex post-doctorado del MIT, Ramírez, y sus colegas informaron de que podían etiquetar y reactivar grupos de células cerebrales que almacenan recuerdos específicos, que llamaron engramas. Más recientemente, demostraron que eran capaces de implantar "falsos recuerdos", y cambiar las asociaciones emocionales de una memoria en particular de positivo a negativo, y viceversa.

En su nuevo estudio, los investigadores trataron de descubrir si su capacidad de reactivar memorias existentes podría ser explotado para tratar la depresión.

Para ello, los investigadores primero expusieron a los ratones a una experiencia placentera. En este caso, todos los ratones eran machos y la experiencia agradable consistió en pasar tiempo con ratones hembra. Durante este tiempo, las células en el hipocampo que codifican el engrama de memoria se marcaron con una proteína sensible a la luz que activa la neurona que la contienen en respuesta a la luz azul.

Después de que se formase el recuerdo positivo, los investigadores indujeron síntomas similares a la depresión en los ratones mediante la exposición al estrés crónico.Estos ratones muestran síntomas similares a los de los pacientes humanos de la depresión, tales como darse por vencido fácilmente cuando se enfrentan a una situación difícil y no sentir placer en actividades que normalmente son agradables.

Ratón memoria

Sin embargo, cuando los ratones fueron colocados en situaciones destinadas a comprobar esos síntomas, los investigadores encontraron que podían mejorar dramáticamente los síntomas mediante la reactivación de las neuronas que almacenan la memoria de una experiencia agradable pasada. Esos ratones comenzaron a comportarse igual que los ratones que nunca habían estado deprimidos - pero sólo durante el tiempo que el recuerdo agradable permaneció activo.

En otra serie de experimentos, los investigadores descubrieron que podían lograr una mejora de más larga duración mediante la reactivación de las células de memoria positiva durante 15 minutos, dos veces al día, durante cinco días, antes de que los ratones se sometiesen a las pruebas de comportamiento depresivo. Esta vez, los recuerdos no se reactivaron durante la prueba, pero los ratones se comportaron igual que los ratones que nunca habían estado deprimidos.

Los investigadores encontraron que la activación repetida de la memoria provocó la formación de nuevas células cerebrales en una parte del hipocampo llamada circunvolución dentada. Esto no sucedió durante los breves activaciones durante las pruebas de comportamiento; en vez de eso, el comportamiento depresivo fue superado por la activación de un circuito conectando células de engrama ubicadas en el hipocampo, la amígdala, y el núcleo accumbens.

"Dominando el poder del cerebro"

Curiosamente, los investigadores encontraron que permitiendo a los ratones participar en experiencias placenteras después de caer en depresión no mejoró sus síntomas ni mucho menos tanto como la reactivación de un viejo recuerdo.

"Las personas que sufren de depresión tienen esas experiencias positivas en el cerebro, pero las piezas del cerebro necesarias para recuperarlas están rotas. Lo que estamos haciendo, en ratones, es saltarnos los circuitos y obligar a que empiecen", dice Ramírez. "Estamos aprovechamiento el poder del cerebro desde dentro de sí mismo y forzando la activación de ese recuerdo positivo, mientras que si se le da un recuerdo positivo natural a la persona o el animal, la depresión que tienen les impide encontrar esa experiencia gratificante".

El estudio sugiere una posible explicación científica de por qué la psicoterapia funciona para algunos pacientes con depresión, dice Tonegawa. "De alguna manera este estado de depresión suprime la capacidad de recordar experiencias positivas, y lo que el psiquiatra está haciendo es tratar de que se sobrepase y ayudarles a recuperar esos recuerdos", dice.

Ese vínculo entre las manipulaciones de circuitos neuronales en ratones y terapias que ahora se utiliza en los seres humanos hace que los hallazgos sean particularmente emocionantes, dice Tom Insel, director del Instituto Nacional de Salud Mental.

Este es un gran paso para ayudar a comprender no sólo los circuitos subyacentes de una enfermedad muy grave, como la depresión, sino también los circuitos que son la base del tratamiento," dice Insel, que no participó en la investigación.

Los resultados también ofrecen posibles nuevos enfoques para el desarrollo de nuevos tipos de tratamientos de la depresión, dicen los investigadores. Si los científicos pudieran desarrollar un método no invasivo para estimular circuitos específicos del cerebro, se podría ser capaz de lograr los mismos efectos observados en este estudio usando la optogenética. Una forma de lograr esto podría ser una forma más específica de la estimulación cerebral profunda, que requiere la implantación de un marcapasos en el cerebro que envía impulsos eléctricos a partes específicas del cerebro. La estimulación cerebral profunda se utiliza a veces para tratar la enfermedad de Parkinson, la depresión y el trastorno obsesivo-compulsivo, entre otras enfermedades.

"El problema es que la estimulación cerebral profunda es ruda y activa gran partes del cerebro", dice Ramírez. "Se podría imaginar en el futuro que si se pudiera orientar la estimulación cerebral profunda no a trozos de cerebro, sino a un conjunto específico de células que creemos que están almacenando un recuerdo positivo, entonces se ofrece una nueva vía terapéutica".

Última actualización el Lunes, 06 de Junio de 2016 11:01
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Licencia Creative Commons ReconocimientoNota importante: Mientras las técnicas que empleamos los terapeutas de Libertad Emocional han producido resultados clínicos notables, todavía se deben considerar en etapa experimental. Por tanto los practicantes y el público deben tomar plena responsabilidad por su uso. Consultar con un profesional cualificado de la salud respecto al uso de las Técnicas de Libertad Emocional.