Ofertas especiales

Sesiones

Las sesiones, ahora también, por teléfono o Skype.

Descuentos:

Desempleados, estudiantes y 3ª edad hasta el 70%.

Apúntate al boletín

Alta en el boletín de noticias Mantente infomado de nuestra últimas noticias y actividades

Novedades

documento pdf  Guía rápida y Díptico de consulta

Audio Receta básica de Libertad Emocional

Entrevista Online

Radio Online  Entrevista en
Radio Nueva Era

Audio Descargar entrevista

Agenda

Agenda
<< Noviembre 2017 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  4  5
  8  912
161819
21222326
272930   

Próximas actividades

Citas

Incluso un efecto muy pequeño requiere cambios muy profundos en nuestras ideas.

Richard Feynman

Iniciar sesión



Psicólogos ofrecen la prueba de la capacidad del cerebro para suprimir recuerdos PDF Imprimir E-mail

Recuerdos reprimidosSeguimos ampliando la información de los últimos meses sobre cómo procesa nuestro cerebro los recuerdos (Amnesia: los recuerdos pueden estar solo bloqueadosIdentificados los mecanismos que graban el miedo y los recuerdos en el cerebro) y esta vez rescatamos un estudio del año 2004 en el que se muestra evidencia de que existe un mecanismo cerebral para olvidar los recuerdos que puede ser empleado conscientemente.

El de los recuerdos reprimidos siempre ha sido un tema controvertido, porque es difícil saber si los recuerdos son reales o creados por el propio cerebro (La fiabilidad de los recuerdosEl cerebro es capaz de inventar recuerdos de hechos que nunca ocurrieron) y los errores pueden tener consecuencias graves penalmente. Por tanto, ante este problema se ha tendido a negar el efecto, con la consiguiente desatención y autoculpabilización de las personas que lo viven.

En nuestra propuesta terapéutica decidimos evitar esta discusión tratando cualquier recuerdo (actual, de infancia, gestación, transgeneracional o de vidas pasadas) con el mismo proceso que aplicamos para un recuerdo contrastable. Ya que, en la base de un recuerdo doloroso, aunque sea imaginario, existe una carga emociona estresante que condiciona el comportamiento y la salud. La liberación completa de las emociones de un recuerdo lleva a la persona a un estado de paz, en el que no atribuye ninguna importancia a lo sucedido, porque no queda ninguna emoción estresante asociada al suceso. Al llegar a este punto, el cerebro se ajusta automáticamente al nuevo estado de armonía desactivando los patrones dañinos asociados al recuerdo.

Artículo original de la Universidad de Stanford 

Informe de Stanford, 08 de enero 2004

Por Lisa Trei


Por primera vez, investigadores de la Universidad de Stanford y la Universidad de Oregon han mostrado que existe un mecanismo biológico en el cerebro humano para bloquear recuerdos no deseados.

Los resultados, publicados el 9 de enero en la revista Science, refuerzan la polémica tesis centenaria de Sigmund Freud sobre la existencia de la supresión voluntaria de la memoria.

"La gran noticia es que hemos mostrado cómo el cerebro humano bloquea un memoria no deseada, que existe dicho mecanismo y tiene una base biológica", dijo el profesor de psicología de Stanford John Gabrieli, co-autor del artículo titulado "Sistemas Neurales Subyacentes a la supresión de los recuerdos no deseados". "Te lleva más allá de la posibilidad de que no hay nada en el cerebro que podría suprimir una memoria - que todo fue una ficción incomprendida."

El experimento mostró que las personas son capaces de bloquear repetidamente pensamientos de experiencias que no quieren recordar hasta que ya no pueden recuperar la memoria, incluso si quieren, explicó Gabrieli.

Michael Anderson, profesor asociado de psicología en la Universidad de Oregon y autor principal del artículo, llevó a cabo el experimento con Gabrieli y otros investigadores durante un año sabático en Stanford el año pasado.

"Es increíble pensar que hemos abierto nuevos caminos en esto ... que hay una base neurobiológica clara para el olvido motivado", dijo Anderson. "La represión ha sido una construcción vaga y controvertida durante más de un siglo, en parte porque no ha sido claro cómo este mecanismo podría ser implementado en el cerebro. El estudio ofrece un modelo claro de cómo se produce asentándolo firmemente en una habilidad humana esencial - la habilidad de controlar el comportamiento".

En los últimos años, la cuestión de la memoria reprimida ha atraído considerable atención pública sobre los casos de abuso sexual en la infancia. "Eso fue muy polémico porque transcurrió a través de dos oscilaciones del péndulo", dijo Gabrieli. "El primer golpe fue que la gente pensaba, '¡Qué cosa tan horrible'. El segundo fue que la gente decía, '¿Cuántos de estos podría ser falsos recuerdos?'. Entonces la gente empezó a preguntarse si existe siquiera la memoria reprimida, y se puede mostrar experimental o científicamente? "

Anderson reveló por primera vez la existencia de un mecanismo de supresión en el cerebro en un artículo de 2001 publicado en la revista Nature, titulado "La supresión de recuerdos no deseados por el Control Ejecutivo". Llevó la investigación un paso más allá en Stanford utilizando escáneres de imágenes cerebrales para identificar los sistemas neuronales implicados en la represión de la memoria activa. Los resultados principales mostraron que el control de los recuerdos no deseados se asocia con un aumento de la activación de la corteza frontal izquierda y derecha (la parte del cerebro que se utilizan para reprimir la memoria), que a su vez dio lugar a reducción de la activación del hipocampo (la parte del cerebro usada para recordar experiencias). Además, los investigadores encontraron que los sujetos que más activaban la corteza frontal durante el experimento, eran mejores en la supresión de los recuerdos no deseados.

"Por primera vez vemos algún mecanismo que podría desempeñar un papel en el olvido activo", dijo Gabrieli. "Ahí es donde reside el mayor interés en términos de aplicaciones prácticas, en relación con las experiencias emocionalmente perturbadoras y traumáticas, y el efecto tóxico de la represión de la memoria". La idea freudiana es que incluso si alguien es capaz de bloquear un recuerdo desagradable, dijo Gabrieli, "ésta está al acecho en algún lugar, y tiene consecuencias a pesar de que no saben por qué, en términos de sus actitudes y relaciones."

El experimento

Cerebro en una caja

Veinticuatro personas, de 19 años a 31, se ofrecieron como voluntarios para el experimento. Los participantes recibieron 36 pares de nombres no relacionados, como "prueba-cucaracha", "vapor-tren" y "mandíbula-goma", y les pidieron que las recordasen a intervalos de 5 segundos. Los sujetos fueron evaluados en la memorización de los pares de palabras hasta que recordaron correctamente cerca de las tres cuartas partes - un proceso que tomó uno o dos intentos, dijo Anderson.

Luego, los participantes fueron evaluados al tiempo que se escaneaban sus cerebros utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) en el Centro Lucas de Stanford para Espectroscopia de Resonancia Magnética. Los investigadores dividieron aleatoriamente los 36 pares de palabras en tres series de 12. En el primer set, se pidió a los voluntarios que mirase a la primera palabra del par (presentada por sí misma) y recordasen y pensasen en la segunda palabra. En el segundo set, se pidió a los voluntarios que mirasen la primera palabra de la pareja y no recordaran o pensaran de la segunda palabra. El tercer grupo de 12 pares de palabras sirvió como base de referencia y no se utilizó durante la parte de exploración cerebral del experimento. A los sujetos se les dio cuatro segundos para mirar la primera palabra de cada par 16 veces durante un período de 30 minutos.

Después de terminar la exploración, se repitió la prueba a los sujetos con los 36 pares de palabras. Los investigadores encontraron que los participantes que recordaban menos pares de palabras eran los que habían intentado activamente no pensar en los pares de base, a pesar de que no habían sido expuestos al grupo de referencia en una media hora.

"La memoria de la gente empeora cuanto más tratan de evitar pensar en ello", dijo Anderson. "Si expones constantemente a la gente a un recordatorio de una memoria en la que no quieren pensar, y tratan de no pensar en ella, no las recordarán tan bien como los otros recuerdos de los que no se les presentó ningún recordatorio en absoluto. "

Implicaciones del estudio

Gabrieli dijo que los resultados contradicen la intuición humana. "Lo gracioso de esto, desde un punto de vista psicológico, es que la mayoría de personas son todo lo contrario en la vida - si una cosa muy desagradable se entromete en su forma de pensar", dijo, "la rumian, les molesta, y viene cuando ellos no quieren pensar en ello. Sobre todo, si les dices, 'No pienses en un elefante rosa o un oso blanco', las personas las visualizan inmediatamente".

Anderson comparó la capacidad del cerebro para controlar la memoria a la capacidad reflexiva de un individuo para detener una acción no deseada. Por ejemplo, Anderson recordó que una vez estando de pie en una ventana abierta se dio cuenta de que una planta en una maceta comenzaba a caer. Rápidamente Intentó coger la planta hasta que se dio cuenta de que era un cactus que podría haberle herido. "Nuestra capacidad para detener la acción es tan omnipresente que no sabemos que lo estamos haciendo", dijo Anderson. "Esta idea es que el mecanismo neurobiológico que hemos evolucionado para controlar la conducta manifiesta podría ser empleada también para controlar las acciones internas como la recuperación de la memoria también".

Anderson dijo que los hallazgos sobre la capacidad del cerebro para suprimir la memoria podrían ser utilizados como una herramienta para comprender mejor la adicción y la capacidad de las personas para suprimir los pensamientos no deseados relacionados con ansias. También podría ayudar a proporcionar un modelo para evaluar los individuos en riesgo de sufrir un trastorno de estrés postraumático, dijo.

Última actualización el Lunes, 03 de Agosto de 2015 19:14
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Licencia Creative Commons ReconocimientoNota importante: Mientras las técnicas que empleamos los terapeutas de Libertad Emocional han producido resultados clínicos notables, todavía se deben considerar en etapa experimental. Por tanto los practicantes y el público deben tomar plena responsabilidad por su uso. Consultar con un profesional cualificado de la salud respecto al uso de las Técnicas de Libertad Emocional.