Ofertas especiales

Sesiones

Las sesiones, ahora también, por teléfono o Skype.

Descuentos:

Desempleados, estudiantes y 3ª edad hasta el 70%.

Apúntate al boletín

Alta en el boletín de noticias Mantente infomado de nuestra últimas noticias y actividades

Novedades

documento pdf  Guía rápida y Díptico de consulta

Audio Receta básica de Libertad Emocional

Entrevista Online

Radio Online  Entrevista en
Radio Nueva Era

Audio Descargar entrevista

Agenda

Agenda
<< Noviembre 2017 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  4  5
  8  912
161819
21222326
272930   

Próximas actividades

Citas

«Nuestros comportamientos irracionales no son aleatorios, son sistemáticos. Nuestra estructura cerebral nos lleva a cometer siempre un mismo tipo de error.»

Joan Ferrés I Prats

Iniciar sesión



Los parches y chicles de nicotina no son efectivos a largo plazo PDF Imprimir E-mail

Parche de nicotinaEsta "sorprendente" noticia llegó a nuestro e-mail hace poco y de su lectura nos atrajeron principalmente dos cosas. La primera, esta afirmación: "Los estudios demuestran que las tasas de reincidencia durante el primer año después de que un fumador deja el hábito pueden ser de hasta 90%" citando este otro artículo, también de la BBC. Y la segunda, una serie de enlaces a otros artículos relacionados con dejar de fumar y la nicotina: Una vieja pastilla que ayuda a dejar de fumar 29.09.11, Hallan cómo la nicotina suprime el apetito 09.06.11, Prueban vacuna para dejar de fumar 28.05.10.

El elemento común a todas estas investigaciones es el concepto previo mecanicista de que el tabaquismo es una adicción causada por la nicotina, que provoca unos determinados efectos sobre el organismo (reducir el apetito, sensación tranquilizadora, etc.), independientemente del entorno biopsicosocial del individuo. Sin embargo, existe ya un suficiente cuerpo documental, recogido por investigaciones científicas ortodoxas, que demuestran que el organismo es un sistema en equilibro de dinámica caótica, en el que unas partes influyen sobre otras equilibrando excesos y carencias. También se va demostrando cada vez más que es nuestra mente comunicándose, a través del sistema nervioso, con el resto del cuerpo la principal causa de cambios fisiológicos y la somatización.

Si ampliamos el punto de vista con el que se interpretan las observaciones de los artículos, es posible concluir que si en un año, en el 90% de los casos, el fumador reincide, no es debido a la nicotina, cuyo "sindrome de abstinencia" tiene el pico de intensidad 2 o 3 días después de dejarlo. De ser cierto que la razón última de las adicciones es encontrar una vía de descarga de la tensión emocional que se acumula en el día a día, sería razonable deducir que si los fumadores reincidentes mantienen sus niveles de estrés emocional después de haber dejado el tabaco, tienen muchas posibilidades de caer en otra adicción (picar entre horas funciona como un tranquilizante), o volver a su viejo hábito. Por tanto, el paso principal para abandonar una adicción sería la liberación de las emociones que generan el estrés.

Como se observa, un simple cambio de enfoque conduce a conclusiones y tratamientos muy diferentes, y de eso trata la Ciencia: de encontrar la hipótesis que mejor se ajuste a la realidad.

Artículo

Las terapias de reemplazo de nicotina, como parches y chicles, para ayudar a la gente a dejar de fumar no son efectivas a largo plazo, afirman investigadores en Estados Unidos. Según los científicos de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard y la Universidad de Massachusetts, incluso cuando estas terapias se combinan con asesorías psicológicas para el cese del hábito, no parecen a la larga ser útiles.

Los investigadores siguieron durante seis años a cerca de 800 participantes que habían dejado de fumar.

Cuando se analizaron los resultados de quienes habían tenido éxito y quienes habían recaído en el hábito los científicos no encontraron diferencias entre los que usaron terapias de reemplazo de nicotina y quienes intentaron el cese por sí solos.

Se calcula que unos 1.300 millones de personas son fumadores en el mundo y este hábito mata a unos 6 millones cada año, principalmente en países de bajos y medianos ingresos. Aunque muchos de estos fumadores se esfuerzan regularmente por dejar el hábito, ésta no es una empresa fácil. En la dependencia al tabaco influyen una serie de factores conductuales, cognitivos y psicológicos por eso muy pocos fumadores logran tener éxito en dejar el cigarrillo.

La industria global de herramientas de ayuda para el cese del tabaquismo es enorme, con productos que van desde medicamentos de prescripción, asesoría psicológica especializada y terapias de reemplazo de nicotina, como parches, chicles, esprays, etc.

Sin diferencias

Para saber como de efectivas son algunas de estas terapias, los científicos de Harvard y Massachusetts, llevaron a cabo un seguimiento de 787 adultos fumadores de Massachusetts que habían dejado el hábito. Los participantes fueron sometidos a análisis durante tres períodos desde 2001 a 2006. En cada una de esas ocasiones debían responder si habían usado alguna terapia de reemplazo de nicotina en forma de parche colocado sobre la piel, chicle de nicotina, inhalador de nicotina o espray nasal. También se les preguntó durante cuánto tiempo habían usado continuamente el producto y si se habían inscrito en algún programa para dejar de fumar o habían recibido ayuda de un médico, terapeuta o algún otro profesional de salud.

Los resultados, afirman los científicos, mostraron que durante cada período casi un 35% de los que habían dejado de fumar habían recaído, y entre éstos no se encontraron diferencias en las tasas de recaída entre los que habían usado terapias de reemplazo de nicotina durante más de seis semanas, sin o con asesoría profesional. Tampoco se encontraron diferencias en las tasas de éxito entre los que usaron las terapias de nicotina así hubieran sido fumadores empedernidos o fumadores ligeros.

"Este estudio demuestra que el uso de terapias de reemplazo de nicotina no es más efectivo para ayudar a una persona a dejar de fumar a largo plazo que tratar de dejar el hábito por sí sola" afirma el doctor Hillel Alpert, quien dirigió el estudio. Y agrega que a pesar de que algunos ensayos clínicos han encontrado que estas terapias son efectivas, los nuevos resultados "demuestran la importancia de llevar a cabo estudios empíricos sobre su efectividad cuando algo se utiliza en la población general".

Los investigadores afirman que es necesario que las autoridades sanitarias encargadas de regular los medicamentos y los productos médicos, "aprueben sólo los productos que han demostrado ser efectivos para ayudar a los fumadores a cesar el hábito a largo plazo".

Las terapias de reemplazo de nicotina, que se venden en muchos países sin receta médica desde mediados de los 90, funcionan suministrando dosis bajas de nicotina -vía una goma de mascar o parches cutáneos- que no contienen las toxinas que se encuentran en el humo de un cigarrillo. Se cree que estas terapias alivian el ansia de consumir nicotina que siente un fumador cuando está intentando dejar el cigarrillo.

Los detalles de la investigación, financiada por el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, aparecen publicados en Tobacco Control (en inglés).

Artículo original de BBC Mundo

Última actualización el Domingo, 29 de Enero de 2012 15:24
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Licencia Creative Commons ReconocimientoNota importante: Mientras las técnicas que empleamos los terapeutas de Libertad Emocional han producido resultados clínicos notables, todavía se deben considerar en etapa experimental. Por tanto los practicantes y el público deben tomar plena responsabilidad por su uso. Consultar con un profesional cualificado de la salud respecto al uso de las Técnicas de Libertad Emocional.