Ofertas especiales

Sesiones

Las sesiones, ahora también, por teléfono o Skype.

Descuentos:

Desempleados, estudiantes y 3ª edad hasta el 70%.

Apúntate al boletín

Alta en el boletín de noticias Mantente infomado de nuestra últimas noticias y actividades

Novedades

documento pdf  Guía rápida y Díptico de consulta

Audio Receta básica de Libertad Emocional

Entrevista Online

Radio Online  Entrevista en
Radio Nueva Era

Audio Descargar entrevista

Agenda

Agenda
<< Noviembre 2017 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  4  5
  8  912
161819
21222326
272930   

Próximas actividades

Citas

«No hay acción humana sin una emoción que la funde como tal y la haga posible como acto.»

Humberto Maturana

Iniciar sesión



El miedo y las neuronas PDF Imprimir E-mail

Daniela KauferSegún en doctor Richard Restak, más del 90% de lo que se ha aprendido sobre el cerebro humano se ha producido desde 1997 y además, más del 80% de lo que se creía que era cierto antes de 1990 ahora se ha demostrado que es falso.

Este estudio pone de relieve dicha afirmación, demostrando que se generan nuevas células cerebrales continuamente en el hipocampo que serán las encargadas de generar nuevos recuerdos con su emoción asociada, conclusión que reforzaría a la teoría del marcador somático de Antonio Damasio.

El miedo aumenta la activación de las células cerebrales jóvenes inmaduras 

El miedo graba a fuego los recuerdos en el cerebro, y en una nueva investigación de la Universidad de California, Berkeley, los neurocientíficos explican cómo.

Los científicos saben desde hace mucho tiempo que el miedo y otras experiencias altamente emocionales conducen a recuerdos increíblemente fuertes. En un estudio publicado hoy on-line (martes, 14 de junio) antes de su publicación en la revista Molecular Psychiatry, Daniela Kaufer y sus colegas, de la Universidad de Berkley, reportaron una nueva forma por la que las emociones afectan a la memoria: el centro emocional del cerebro, la amígdala, induce al hipocampo, centro de actividad y transmisión para la memoria, a generar nuevas neuronas.

En una situación de miedo, estas neuronas recién nacidas se activan por la amígdala y pueden proporcionar una "pizarra en blanco" para grabar fuertemente el recuerdo de temor, dijo. En términos evolutivos, esto significa que es probable que las nuevas neuronas ayuden a recordar el león que casi te mató.

"Recordamos los eventos emocionales mucho más fuertemente que las experiencias cotidianas, y durante mucho tiempo hemos sabido que las conexiones entre la amígdala y el hipocampo ayudan a codificar esta información emocional", dijo Kaufer, profesor asistente de biología integrativa y miembro del Instituto de Neurociencia de la Voluntad de la Universidad de Berkeley. "Nuestra investigación muestra que la señal de la amígdala en realidad empuja al hipocampo a crear nuevas neuronas a partir de una única población de células madre neurales. Esto proporciona células completamente nuevas  que se activan en respuesta a la entrada emocional".

El hallazgo tiene implicaciones para el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y otros problemas causados ​​por la regulación defectuosa de la memoria emocional.

"Muchos de los trastornos afectivos implican trastornos de recuerdos emocionales como estrés postraumático, depresión y ansiedad. Creemos que las neuronas recién nacidas pueden jugar un papel en la creación de estos recuerdos emocionales ", dijo.

El hallazgo aparece un año después de que el investigador cerebral Fred Gage del Instituto Salk para Estudios Biológicos en La Jolla, California, mostrase que la formación de nuevos recuerdos se asocia con una mayor activación de las células nerviosas, de dos semanas de edad, en el hipocampo, que se derivan de células madre neurales adultas. Las células madre adultas parecen diferenciarse continuamente en nuevas células nerviosas - cerca de 100 cada día - pero la mitad de las neuronas recién nacidas están programadas para la muerte dentro de cuatro semanas después de su nacimiento. Si están muy activadas, sin embargo - como en el aprendizaje de nueva información compleja - muchas más de ellas sobrevivirán y, presumiblemente, ayudarán a establecer nuevos recuerdos en el cerebro.

Kaufer, que realiza investigaciones sobre los efectos del estrés sobre el cerebro, sabía que muchos tipos de experiencias positivas y negativas, como el ejercicio y el estrés, afectan a la tasa de neurogénesis en el hipocampo. Junto con la estudiante de postgrado Elizabeth Kirby, la autora principal del estudio, y Aaron Friedman, se preguntaron por la idea de que las emociones pueden afectar la neurogénesis en el hipocampo, ya que la región de control en el cerebro de las emociones, la amígdala, está conectada con el hipocampo a través de múltiples circuitos neuronales. Para probar esto, Kirby se centró en la amígdala basolateral, la región, de la estructura en forma de almendra, que se encarga de las emociones negativas, como el estrés, la ansiedad y el miedo.

Utilizando ratas, Kirby quirúrgicamente destruyó la amígdala basolateral y descubrió que la producción de nuevas células nerviosas en el hipocampo disminuye. Para asegurarse de que la célula dañada creada cuando la amígdala es destruida quirúrgicamente no afecta al experimento, los investigadores tomaron prestada una técnica de terapia génica del laboratorio de Robert Sapolsky, de la Universidad de Stanford, para introducir genéticamente los canales de potasio en la amígdala, lo que cerró la actividad de las células nerviosas sin causar daños. Esto también disminuyó la neurogénesis en el hipocampo.

Posteriormente pusieron a prueba la teoría de Gage que propone que las nuevas neuronas son especialmente sensibles a estímulos dos semanas después de su formación. Kirby y Kaufer marcaron las células del hipocampo, creadas a lo largo de un período de tres días, en un grupo de ratas, y luego condicionaron una respuesta de miedo en estas ratas dos semanas después. Enfrentaron a los ratones con la misma situación de miedo o con un contexto neutral novedoso al día siguiente. Cuando se examinaron los cerebros, encontraron que las neuronas recién nacidas habían sido activadas específicamente por la situación de temor. Sin embargo, cuando se destruyó la amígdala basolateral, las nuevas neuronas ya no se activaban en respuesta a la memoria del miedo.

"La investigación sugiere que las neuronas recién nacidas desempeñan un papel no sólo en la formación de la memoria, sino también en ayudar a crear el contexto emocional de la memoria", dijo Kirby. También sugiere que la amígdala basolateral impulsa la capacidad de las neuronas nuevas para ser parte de un recuerdo emocional.

El equipo ahora planea comprobar si otros estímulos negativos, tales como el estrés y la ansiedad, cooperan de manera similar con la actividad de la amígdala para alterar la neurogénesis en el hipocampo.

 

Artículo original

Última actualización el Lunes, 05 de Septiembre de 2011 07:12
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Licencia Creative Commons ReconocimientoNota importante: Mientras las técnicas que empleamos los terapeutas de Libertad Emocional han producido resultados clínicos notables, todavía se deben considerar en etapa experimental. Por tanto los practicantes y el público deben tomar plena responsabilidad por su uso. Consultar con un profesional cualificado de la salud respecto al uso de las Técnicas de Libertad Emocional.