Ofertas especiales

Sesiones

Las sesiones, ahora también, por teléfono o Skype.

Descuentos:

Desempleados, estudiantes y 3ª edad hasta el 70%.

Apúntate al boletín

Alta en el boletín de noticias Mantente infomado de nuestra últimas noticias y actividades

Novedades

documento pdf  Guía rápida y Díptico de consulta

Audio Receta básica de Libertad Emocional

Entrevista Online

Radio Online  Entrevista en
Radio Nueva Era

Audio Descargar entrevista

Agenda

Agenda
<< Noviembre 2017 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  4  5
  8  912
161819
21222326
272930   

Próximas actividades

Citas

«Es bastante posible —abrumadoramente probable, podríamos añadir— que aprendamos más sobre la vida y la personalidad humanas en las novelas que en la psicología científica»

Noam Chomsky

Iniciar sesión



El pensamiento NO crea la emoción PDF Imprimir E-mail

Cerebro y corazón boxeandoEste es un debate con una larga historia que, a mi entender, está basado en una deficiente definición de los términos "emoción" y "pensamiento". Lo cual, como casi siempre, lleva a una discusión bizantina. Más allá de la polémica semántica, existe un problema real con este concepto, ya que cada una de las dos opciones: "el pensamiento genera la emoción" o "la emoción general el pensamiento", tiene consecuencias muy diferentes e importantes cuando se aplican en el mundo de los seres vivos.

Con los últimos descubrimientos de la Neurología, esta dicotomía debería haberse solucionado, porque está demostrado de sobra el papel fundamental de la emoción en todo proceso de pensamiento o comportamiento. Pero, como no se ha difundido ampliamente una teoría completa de cómo funcionan las emociones y cómo trabajar con ellas en terapia, ocurre que, incluso entre los profesionales de la salud, se siguen concluyendo cosas como

"El miedo no conforma un diagnóstico, sino que es una reacción natural y normal. No hay trastornos de miedo, por lo tanto, no hay tratamiento para el miedo. A lo peligroso hay que tenerle miedo".

o

"Evolutivamente, es el pensamiento el último en desarrollarse, por lo tanto, constituye el elemento más plausible de modificarse y, en este proceso de cambio, las emociones lo acompañarán".

Ya en nuestras primeras reflexiones nos preguntábamos si la culpa y el miedo son necesarios y si habría una utilidad del pensamiento negativo. Concluíamos que es totalmente absurdo decir que sentir miedo, que te hace más reactivo, menos objetivo y menos racional, sea mejor respuesta ante el peligro que poder mantener la calma y mostrábamos la dificultad de emplear el pensamiento para cambiar emociones en muchas situaciones, siendo algo totalmente imposible si ante un estímulo externo se activa la ruta rápida de la amígdala, que dispara una fuerte respuesta de estrés.

Estos conceptos desafasados sobre las emociones y el pensamiento se basan en la ignorancia de que es posible liberar cualquier emoción y el profundo efecto que éstas tienen sobre todo nuestro ser, y fueron fuente de ideas aberrantes como que los bebés y los animales no sienten emociones, ya que no tienen pensamientos que las generen y, por tanto, podemos hacer con ellos lo que queramos porque no pueden sufrir. Menos mal que ya se empieza a revertir todo este tipo de procedimientos.

 

 

Última actualización el Domingo, 05 de Noviembre de 2017 13:37
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Licencia Creative Commons ReconocimientoNota importante: Mientras las técnicas que empleamos los terapeutas de Libertad Emocional han producido resultados clínicos notables, todavía se deben considerar en etapa experimental. Por tanto los practicantes y el público deben tomar plena responsabilidad por su uso. Consultar con un profesional cualificado de la salud respecto al uso de las Técnicas de Libertad Emocional.