Ofertas especiales

Sesiones

Las sesiones, ahora también, por teléfono o Skype.

Descuentos:

Desempleados, estudiantes y 3ª edad hasta el 70%.

Apúntate al boletín

Alta en el boletín de noticias Mantente infomado de nuestra últimas noticias y actividades

Novedades

documento pdf  Guía rápida y Díptico de consulta

Audio Receta básica de Libertad Emocional

Entrevista Online

Radio Online  Entrevista en
Radio Nueva Era

Audio Descargar entrevista

Agenda

Agenda
<< Noviembre 2017 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  4  5
  8  912
161819
21222326
272930   

Próximas actividades

Citas

Mejor que pensar que el universo existe por azar, es afirmar que tiene como finalidad crear Conciencia

Alejandro Jodorowsky, Metagenealogía

Iniciar sesión



Virus contra emociones PDF Imprimir E-mail

Infeccion virusAutora: Eva María Vergara Ucelay, licenciada en veterinaria y terapeuta en Descodificación Biológica Original.

Contacto: 644 13 65 18.


Desde que tengo recuerdos de las clases de Naturales siempre me han presentado a los virus y a las bacterias como esos “microbichos”, de muy malas intenciones, con los que es mejor no toparse. Recuerdo el esquema de invasión de un virus dibujado con tiza en la pizarra y cómo la célula quedaba devastada después de que la hubieran utilizado para formar cientos de clones virales. De hecho, mi profesora de Biología, en sus explicaciones, utilizaba palabras como: “lucha”, “invasión”, “muerte”.

Pero no fue hasta la facultad en donde me enseñaron la estrategia exacta de incursión de cada uno de los microorganismos llamados patógenos. La palabra "patogenia" significa origen de la enfermedad, por tanto un patógeno es aquel que causa la enfermedad.

La Descodificación Biológica, la Nueva Medicina y similares plantean que el origen de la enfermedad es un Bioshock. Un Bioshock es una vivencia dramática e inesperada, a la que no se le encuentra solución, ni se expresa o comparte con nadie; una vivencia capaz de poner en estrés a la persona, capaz de activar el Sistema Nervioso Autónomo.

Y si un impacto emocional de tales características es el responsable de nuestras dolencias, en qué lugar quedan los microbios, tanto los llamados patógenos como los más de cien mil millones de microbios que viven en simbiosis en nuestro intestino o nuestra piel.

El hecho de aislar microorganismos de la sangre o de los tejidos de un paciente, hasta ahora los ha responsabilizado de todo su cuadro sintomático. Pero hacer eso sería lo mismo que culpar a los bomberos de los incendios. Siempre que somos testigos de algún incendio, la zona se llena de bomberos, por fuera y por dentro del edificio. Llegan con sus vehículos, decenas de hombres uniformados y se distribuyen por todas partes. Si, actúan como los microbios.

Pero todo el mundo sabe que están allí para ayudar y nadie les interrumpe en su tarea. Fue el Dr. Ryke G. Hamer y su 4º ley biológica, el sistema ontogenético de los microbios, el que se percató de la función de los virus, bacterias y hongos en nuestras “enfermedades”.

Cuando se desarrollaron nuestros órganos a través del curso de la evolución, con ellos se desarrollaron tipos muy específicos de microorganismos; de hecho cada hoja embrionaria tiene sus gérmenes definidos (se muestra en el esquema).

Cerebro y microbios

El propósito biológico de los millones de microorganismos que viven en nuestro cuerpo es procurar el buen estado de los tejidos. Se diferencian dos fases en una enfermedad: la fase de estrés o de conflicto activo y la segunda llamada fase de reparación; pues bien los microorganismos siempre actúan en la fase de reparación del conflicto emocional, cuando el sistema nervioso vegetativo se relaja porque ha encontrado la solución o una vía de salida para lo que le tenía estresado.

Así en el ENDODERMO, que es la capa más interna del embrión y que posteriormente dará lugar al sistema digestivo y parte del respiratorio, entre otros. En ella van a actuar los hongos y las micobacterias, descomponiendo, retirando y limpiando, como si fueran verdaderos agentes de mantenimiento, las células que proliferaron en fase de estrés, por ejemplo un tumor en el colon. La inflamación, la fiebre y el dolor nos indican que están trabajando, y las molestias que nos puedan ocasionar se asemejan al símil de una calle cortada por obras: vemos trabajadores cavando zanjas, renovando las redes de saneamiento, pavimentando y a nadie se le ocurre culparles del desastre, todo lo contrario.

Cuidado obrasUn dato interesante, miles de millones de personas en el mundo están infectadas por el Mycobacterium tuberculosis, esto quiere decir que darían positivo en la analítica, pero sorprendentemente no desarrollan síntomas.

En la capa intermedia o MESODERMO los gérmenes específicos que actúan son las bacterias, éstas operan en órganos y tejidos controlados por el cerebelo y la sustancia blanca, tales como la dermis, los músculos o las células sanguíneas. Y de nuevo el enrojecimiento y la hinchazón de una dermatitis, por ejemplo, delatarían su actuación.

Las temibles bacterias, entre otras cosas, han sido fundamentales para la aparición de la vida en la Tierra, creando la atmósfera terrestre mediante fotosíntesis.

La "Teoría endosimbionte" de Margulis y Sagan, habla de la inclusión de unas bacterias dentro de otras para dar origen a las mitocondrias o los cloroplastos, orgánulos celulares necesarios para la supervivencia de las mismas. El mundo científico ha descubierto que  los seres vivos somos macroagregados de bacterias, más o menos modificadas. Tal vez este dato nos haga tomar conciencia de su importancia y benignidad: en un ser humano, el número de bacterias es diez veces superior al número de células.

Y por último el ECTODERMO, la capa más externa. Da lugar a la epidermis, las arterias coronarias, la retina, entre otros. De nuevo la fiebre revela la actuación de los gérmenes específicos que actúan en esta capa: los virus, cuyo cometido es cambiar la información celular.

Las investigaciones están revelando que los virus, al integrarse en los genomas de los seres vivos, pueden ser un mecanismo de adquisición de secuencias complejas de genes, que eventualmente estarían disponibles para la célula en caso de cambios ambientales. En genomas animales y vegetales se han identificado abundantes secuencias de ADN que son "virus endógenos". ¿Qué es un virus endógeno? Es un virus exógeno, del exterior, que logra insertar su ADN en las células germinales, es decir células precursoras de los óvulos y espermatozoides que posteriormente darán lugar al nuevo individuo. De esta manera llegan a formar parte de ese organismo.

Los mecanismos que llevan a un cambio evolutivo de una especie se dejaban en manos de mutaciones aleatorias y errores de copia del ADN, pero tanto la complejidad de los procesos de replicación, como la necesidad de que esa remodelación genética aparezca simultáneamente en varios individuos, para que se lleven a cabo esos saltos evolutivos y por último la evidencia de que los virus endógenos intervienen en la regulación del desarrollo embrionario, nos llevan a pensar que el azar y el error no son monedas con las que la Vida suela jugar.

Hoy se acepta que en la aparición de los mamíferos jugó un papel primordial un virus endógeno, es decir un virus que vive en nuestro cuerpo, que permitió la nidificación, la instalación del huevo en el útero. De nuevo un dato interesante, hay miles de retrovirus endógenos en el ADN humano. 

La verdad es que la visión tradicional de estar rodeados de microenemigos invisibles, capaces de matarnos si se lo proponen, causa miedo a cualquiera. Un miedo que te hace lavarte las manos constantemente por si acaso has tocado algo infeccioso, un miedo que nos hace separarnos con aprensión de personas enfermas. Es un punto de vista que te mantiene en la dualidad de los buenos y los malos, de las víctimas sin poder alguno.

Pero esta nueva visión, en donde nuestras emociones son las que abren la puerta, te permite responsabilizarte de tu salud: tú te enfermas, tú te sanas. Y, como no podía ser de otro modo, la enfermedad se transforma en una oportunidad de autoconocimiento. Se acabó la lucha, se acabó el miedo. Es un despertar de tu conciencia que te hace crecer, que te libera, trayéndote paz, perdón, libertad.

Sinceramente, elijo vivir desde este paradigma, porque desde ahí, una vez más la Madre Naturaleza derrocha elegancia y sabiduría. Y hace que todo cobre sentido.

Dedo ET

Citando a T. Dobzansky"Nada tiene sentido en Biología si no es a la luz de la Evolución", yo preguntaría a Dobzansky si la evolución a la que se refiere es también espiritual, puesto que el ser humano no es un mero cuerpo físico y si la naturaleza se ha tomado tantas molestias para hacernos más capaces y adaptados, que no habrá ideado para hacernos más maduros y felices. Una Evolución meramente física sería incompleta, y la Vida no hace chapuzas.

Permitamos a la enfermedad cumplir con esta función, tomémonos la molestia de escucharla y ver qué nos quiere decir, tal como lo hizo Hamer, con su propio cáncer. Desde aquí nuestro pequeño homenaje al Galileo del siglo XXI, que a pesar de ser descalificado, despojado de su licencia para ejercer la medicina y encarcelado ha mantenido sus descubrimientos al alcance de todos nosotros.

Última actualización el Lunes, 06 de Junio de 2016 11:02
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Licencia Creative Commons ReconocimientoNota importante: Mientras las técnicas que empleamos los terapeutas de Libertad Emocional han producido resultados clínicos notables, todavía se deben considerar en etapa experimental. Por tanto los practicantes y el público deben tomar plena responsabilidad por su uso. Consultar con un profesional cualificado de la salud respecto al uso de las Técnicas de Libertad Emocional.