Ofertas especiales

Sesiones

Las sesiones, ahora también, por teléfono o Skype.

Descuentos:

Desempleados, estudiantes y 3ª edad hasta el 70%.

Apúntate al boletín

Alta en el boletín de noticias Mantente infomado de nuestra últimas noticias y actividades

Novedades

documento pdf  Guía rápida y Díptico de consulta

Audio Receta básica de Libertad Emocional

Entrevista Online

Radio Online  Entrevista en
Radio Nueva Era

Audio Descargar entrevista

Agenda

Agenda
<< Noviembre 2017 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  4  5
  8  912
161819
21222326
272930   

Próximas actividades

Citas

Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tienes razón.

Henry Ford

Iniciar sesión



Disolviendo Ilusiones: Enfermedades, Vacunas y la Historia Olvidada PDF Imprimir E-mail

Portada del libro "Dissolving Illusions"Aunque sabemos que las infecciones y las vacunas son un tema polémico, no podemos dejar de publicar la reseña de este libro (lamentablemente solo en inglés por ahora, 2016), escrito por Roman Bystrianyk y la nefróloga Dra. Suzanne Humphries (puedes consultar más en http://www.dissolvingillusions.com/).

Un monumento de trabajo académico, imprescindible para todo aquel que quiera estar bien informado sobre la vacunación, gracias al cuidado y detalle de la abrumadora documentación: hechos y cifras de revistas médicas, libros, periódicos y otras fuentes que han sido ignoradas hace mucho tiempo. Utilizando gráficos que destruyen los mitos, este libro muestra que las vacunas, los antibióticos (la penicilina es producida en masa a partir de 1944) y otras intervenciones médicas no son responsables del aumento de la esperanza de vida y de la disminución de la mortalidad por enfermedades infecciosas.

La realidad es que a partir de mediados del siglo XIX, hubo una disminución constante de las muertes por todas las enfermedades infecciosas que antes eran considerados una parte trágica de la vida: viruela, escarlatina, sarampión, fiebre tifoidea, difteria, tos ferina y otras enfermedades, incluidas las que nunca han tenido vacunas disponibles, reduciéndose a niveles relativamente menores a principios del siglo XX. Reducciones del 90% al 98% de la mortalidad.

Entonces, ¿qué ha sido lo que realmente ha provocado la disminución de la mortalidad y suavizado el efecto de las enfermedades epidémicas del siglo XIX?

La respuesta es: el tratamiento del agua potable, los planes de salubridad, la educación en higiene y la mejora de la nutrición y las condiciones de trabajo, fueron las causas principales de la espectacular mejora de salud y esperanza de vida en el siglo XX

A menudo se afirma que la esperanza de vida aumentó dramáticamente durante este tiempo debido a los avances en la medicina y la vacunación. Pero hay una información sobresaliente que a menudo se omite, y es que la mayor parte de la mejoría en la mortalidad fue en niños menores de un año de edad (Gráfico 11.13). Ciertamente hubo mejoras en todos los grupos de edad, pero la gran mayoría en el aumento promedio de la esperanza de vida se había producido porque los bebés ya no estaban muriendo de enfermedades o diarrea impulsadas por la pobreza y porque sus madres dejaron de morir de fiebre puerperal.

Antes de que se hicieran mejoras en la higiene hospitalaria, los hospitales eran fuentes de infección aún más graves de lo que son hoy en día. Hospitalismo fue un término general utilizado para describir las influencias negativas sobre los bebés en los hospitales y asilos. Durante el siglo XIX, el público creía a menudo que estas instituciones sucias y superpobladas eran un peligro para la salud y el bienestar.

En el año 2000 el Instituto de Medicina dio a conocer un informe que muestra que los hospitales y los médicos son la tercera causa de muerte en los Estados Unidos, sólo después del cáncer y enfermedades del corazón.

12,000 muertes / año por cirugía innecesaria, 7,000 muertes / año por errores de medicación en los hospitales, 20,000 muertes / año por otros errores en los hospitales, 80,000 muertes / año de las infecciones nosocomiales en los hospitales, 106,000 muertes / año por efectos adversos de la medicación administrada sin errores.

Mortalidad en Inglaterra y Gales de 1838 a 1980

Para llegar a esta conclusión Roman Bystrianyk y Dra. Suzanne Humphries empezaron una búsqueda meticulosa de información, a partir de experiencias personales impactantes. De las que cabe destacar el momento en que la Dra. Humphries encontró que: cuando sus pacientes de riñón sufrieron insuficiencia renal después de vacunaciones rutinarias de la gripe, administradas al entrar en el hospital, sus peticiones para que no se vacunase a sus pacientes hasta el alta hospitalaria fueron rechazadas, no siendo tenida en cuenta su opinión por primera vez en sus 19 años de servicio. Este fue el punto de inflexión, después del cual, sus colegas, médicos del personal del hospital, y los administradores la miraron con sospecha, como una anti-vacunas. Lo que le llevó a investigar la realidad histórica detrás de las vacunas y abandonar el hospital.

Organización de la información

Momento histórico

El libro comienza con una aproximación histórica a la realidad de las condiciones deplorables de vida de la mayoría de las personas del siglo XIX, sobre todo en las crecientes ciudades. La carencia de alcantarillado, tratamiento de las aguas potables y residuales, coexistencia de los habitantes con animales y fábricas altamente contaminantes, desnutrición infantil y diarreas, venta de comida en condiciones insalubres y condiciones de trabajo infrahumanas (12 a 16 horas de trabajo al día), incluso para los niños a partir de los 4 años, hicieron que el sistema inmunitario de las personas estuviese en pésimas condiciones para afrontar cualquier tipo de enfermedad, particularmente las infecciosas.

El movimiento obrero nació de la desesperación de las masas trabajadoras. Industrias como la confección incluían lo que se conocía como las "industrias sudadas". Los que cosían en los talleres de Londres soportaban duras condiciones de trabajo. Durante varios meses al año, se esperaba que los trabajadores trabajaran de 18 a 20 horas al día. Debido al carácter estacional del trabajo, las mujeres a menudo recurren a la prostitución para sobrevivir.

Toda esta argumentación queda respaldada por las gráficas de evolución de las muertes provocadas por las enfermedades, que disminuyen constantemente, sobre todo desde finales del siglo XIX coincidiendo con la introducción en las ciudades de medidas sanitarias y mejoras en las condiciones laborales, proceso que se terminaría durante las primeras décadas de siglo XX.

La viruela

Establecido el contexto histórico, los autores proceden a una evaluación del tratamiento mediante vacunas de las enfermedades, aportando datos de cómo se actuaba contra la viruela en el siglo XIX que hoy serían inaceptables como:

A finales de 1700 (cuando Jener inventa la "vacuna" de la viruela), no había tal cosa como el concepto de cadena del frío en la refrigeración. Las agujas se reutilizaban de persona a persona, y había poca o ninguna conciencia de esterilidad. Las ampollas y los contenedores que contenían el material de la vacuna no estaban sellados tal y como lo son hoy. 

Preparación vacuna 1901Solo este hecho puede hacer pensar en la cantidad de infecciones provocadas por los métodos de vacunación sin esterilización del s. XIX, que hoy nos parecerían completamente irresponsables, por lo que los autores concluyen:

Lo más desconcertante de todo es que esta vacuna ha sido durante mucho tiempo acreditada con la única erradicación de una enfermedad del planeta. Conociendo el proceso de producción de la vacuna y lo que había en ellas, ¿es realmente posible que esta vacuna erradicase alguna enfermedad?

Incluso hoy en día, un contaminante no puede ser examinado a menos que los científicos sospechen que esté allí, diseñando una prueba específica, y realizando la prueba de manera adecuada.

Incluso desde los primeros días de la vacunación, muchas personas se movieron a oponerse a la ley porque muchos niños sufrieron graves problemas de salud y la muerte después del procedimiento.

Durante el siglo XIX la vacunación contra la viruela, en Inglaterra y Gales, se hizo obligatoria con la promulgación de 2 leyes (1853 y 1867). Pero la ciudad de Leicester se opuso en 1885 a la vacunación obligatoria y desarrolló un protocolo de tratamiento de los casos de viruela conocido como el "método de Leicester":

El "método de Leicester" se basó en la cuarentena de pacientes con viruela y la desinfección completa de sus hogares. 

"Tan pronto como la viruela baja estalla, el médico y el jefe de familia son obligados bajo pena a reportar inmediatamente el brote a la Corporación. La furgoneta de la viruela se ordena a la vez por teléfono para hacer todos los arreglos, y así, en pocas horas, la víctima está segura en el hospital. La familia y los internos de la casa se colocan en cuarentena en cuartos cómodos, y la casa se desinfecta completamente. El resultado es que en todos los casos la enfermedad ha sido rápidamente y completamente eliminada a un costo insignificante".

Leicester disfrutó de mejor éxito contra la viruela que otras ciudades en Inglaterra que fueron altamente vacunadas. En el brote de la viruela de 1893, el distrito bien vacunado de Molde en Flintshire, Inglaterra, tenía una tasa de muerte cerca de 32 veces más alta que Leicester.

La historia de la viruela de Leicester, y su exitosa reivindicación del saneamiento como profilaxis de la viruela, merece un escrutinio más cercano. Cada epidemia sucesiva desde que la vacunación ha disminuido, con una mayor proporción de población no vacunada, proporciona una tasa de mortalidad aún más baja.

Poder del estado vs individuo

Otro capítulo aparte es el que muestra el poder del estado sobre la salud de sus ciudadanos, que a principios del siglo XX se llegó a esterilizar a personas que no eran "ajustadas" a los estándares de salud mental o física en Estados Unidos y países escandinavos, siguiendo los conceptos de la eugenesia, adoptados anteriormente por el darwinismo.

La vacunación obligatoria es análoga a la esterilización eugénica obligatoria en la medida en que ambos no son punitivos y que ambos implican la incautación del individuo y someterlo al tratamiento quirúrgico ... La vacunación protege al individuo de una enfermedad grave y repugnante en un futuro más inmediato ; La esterilización eugenésica protege a la sociedad de la degeneración racial en un futuro más remoto.

En 1932, él y otros eugenistas líderes asistieron al Tercer Congreso Inter-nacional de Eugenia, que se celebró en la ciudad de Nueva York. Las exposiciones pretendían demostrar que la eugenesia era una "ciencia pura y aplicada". El mayor Leonard Darwin, hijo de Charles Darwin, también presentó sus puntos de vista en la reunión.

Aunque los alemanes aplicaron la esterilización a mayor escala, la idea de la esterilización de individuos no aptos tenía sus raíces en los países escandinavos y en los Estados Unidos, cuyos órganos gobernantes utilizaban la vacunación forzada como precedente.

Calvin Coolidge, el trigésimo presidente de los Estados Unidos, declaró: Estados Unidos debe mantenerse estadounidense. Las leyes biológicas muestran ... que los nórdicos se deterioran cuando se mezclan con otras razas.

El historiador y autor Henry E. Sigerist escribió en 1943: Creo que sería un gran error identificar la esterilización eugenésica únicamente con la ideología nazi y descartar el problema simplemente porque no nos gusta el actual régimen alemán y sus métodos. Los pasos pioneros fueron, después de todo, tomados por los Estados Unidos y Suiza, y las leyes escandinavas son tan estrictas como las alemanas. El problema es grave y agudo, y tendremos que obligarnos a prestarle atención, tarde o temprano.

El horroroso impacto de la cobertura visual y de medios de comunicación de los campos del Holocausto nazi al final de la Segunda Guerra Mundial finalmente desalojó la eugenesia como una práctica aceptada. En los Estados Unidos, la eugenesia finalmente perdió la aceptación científica y el apoyo público. Los nuevos descubrimientos científicos condujeron al rechazo de los resultados de la investigación eugenésica. Por otra parte, los acontecimientos en la Alemania nazi durante la década de 1930 y la estrecha cooperación entre los eugenistas estadounidenses y alemanes, dañaron gravemente la posición del movimiento eugenésico estadounidense y la revelación de los crímenes nazis en la década de 1940 desacreditó las teorías eugenésicas.

Enfermedades y estadísticas

Fumigacion DDTEn los siguientes capítulos se hace una revisión de las principales enfermedades infecciosas, tanto en su origen, como en sus efectos, comprobando que según mejoran las condiciones de vida las enfermedades se vuelven más suaves.

En 1981, el Dr. Gordon Stewart declaró que la vacunación no estaba justificada porque la mayoría de los casos de tos ferina eran leves y la recuperación proporcionaba inmunidad duradera. En el Reino Unido y en muchos otros países, la tos ferina (y el sarampión) ya no son causas importantes de muerte o enfermedad grave, excepto en una pequeña minoría de niños que suelen estar en desventaja.

Desafortunadamente, la creencia errónea que las vacunas y otros avances médicos eran responsables de esta declinación asombrosa ha dictado cómo las enfermedades infecciosas se tratan hoy. En lugar de hacer hincapié en la higiene, la nutrición y los suplementos vitamínicos adecuados, el apoyo del sistema inmunológico y los remedios naturales, el énfasis siempre está en los costosos antibióticos, vacunas y otros procedimientos médicos.

Otro punto muy importante, a tener en cuenta para evaluar la eficacia de las vacunas, es que para la elaboración de estadísticas sobre enfermedades la enfermedad necesita ser diagnosticada de una manera clara. Cosa que no se suele realizar con la exactitud que se aplica al introducir una nueva vacuna, con el objetivo de evaluar su efectividad. El problema es que al redefinir el diagnóstico de la enfermedad el número de casos disminuye radicalmente, porque se excluyen muchos casos que anteriormente se clasificaban dentro de la dolencia. Este efecto se muestra claramente en el caso de la vacuna de la polio y el sarampión.

Polio 

Desde principios del siglo XX, hemos sido adoctrinados para creer que la poliomielitis era una enfermedad altamente prevalente y contagiosa.

La incidencia fue muy baja en comparación con la de otras enfermedades infecciosas. La poliomielitis también ha sido retratada como un parásito vicioso a principios y mediados de 1900, cuando fue habitualmente diagnosticado por los médicos que utilizaron una definición muy laxa de la enfermedad.

Los criterios diagnósticos para la poliomielitis eran muy laxos antes de los ensayos de campo para la vacuna en 1954.

La práctica entre los médicos antes de 1954 era diagnosticar a todos los pacientes que experimentaron incluso parálisis a corto plazo (24 horas) con "polio". En 1955, año en que se liberó la vacuna Salk, los criterios diagnósticos se hicieron mucho más estrictos.

La mielitis transversa, la meningitis viral o aséptica, el síndrome de Guillain-Barré (SGB), el síndrome de fatiga crónica, la meningitis espinal, el síndrome post-polio, la parálisis flácida aguda (AFP), la encefalopatía enteroviral, la neuritis traumática, el síndrome de Reye, etc. Sido diagnosticada como poliomielitis antes de 1958.

En la década de 1940, la terapia física y la movilización fueron finalmente reconocidos y desarrollados como una intervención temprana importante para las víctimas de la parálisis. Los tratamientos crueles y bárbaros mencionados en el libro del Dr. JR Paul, A History of Poliomyelitis, que incluía el corte y trasplante de tendones y otras operaciones de salvamento tales como el inmovilización rápida y prolongada, el enderezamiento quirúrgico y los tratamientos eléctricos dolorosos pero ineficaces fueron abandonados.

La exposición al DDT por si sola indujo síntomas que eran completamente indistinguibles de la poliomielitis, incluso en ausencia de un virus.

Los padres temerosos rociaron el DDT en todos sus alféizares de las ventanas y lo rociaron en sándwiches en las cajas de almuerzo de sus hijos. Se utilizó DDT en agua para enjuagar ropa, ropa de cama y colchones. Se pensó que era un insecticida seguro y eficaz, incluso lo suficientemente seguro para rociar en las playas públicas y directamente sobre los niños en un esfuerzo por detener la propagación de la poliomielitis.

Arsenicales, o compuestos que contienen arsénico, son algunas de las causas más antiguas conocidas de la poliomielitis. 

Evolución de enfermedades en Estados Unidos 1912-1970

 Sarampión

Las altas tasas de mortalidad por sarampión todavía se reportan en países donde los niños están desnutridos y carecen de las vitaminas y nutrientes necesarios para apoyar el sistema inmunológico.

La vacuna temprana del sarampión que contenía virus "muerto" era una vacuna precipitada con aluminio producida a partir de cultivos de células de riñón de mono de inactivación con formaldehído. Un estudio de 1967 reveló que la vacuna podría causar neumonía, así como la encefalopatía

Además de ser peligrosas, las vacunas "muertas" eran muy ineficaces. Cualquiera que fuese la inmunidad inducida por la vacuna, disminuyó rápidamente y los receptores volvieron a ser susceptibles.

El sarampión atípico se produjo porque las personas que habían sido previamente vacunadas tenían su sistema inmunológico erróneamente programado y cometieron el pecado antigénico original.

Las vacunas "muertas" fueron rápidamente abandonadas. Pero también hubo problemas significativos con las vacunas vivas, que no fueron muy atenuadas y produjeron un sarpullido "modificado" en aproximadamente la mitad de los inyectados-esencialmente equivalente a un caso de sarampión.

En el gráfico se puede comprobar que al introducir la vacuna "muerta", muy ineficaz, se produjo un descenso fuerte de la enfermedad, provocado por la redefinición del diagnóstico.

Incidencia sarampión en Estados Unidos 1912-1970

Tos ferina

La enfermedad no es infrecuentemente complicada por la inflamación de los pulmones, y la tos violenta que ocurre es capaz de producir una dilatación perjudicial del propio tejido pulmonar. No es infrecuente en los niños desnutridos que la enfermedad sea seguida por la tuberculosis de los pulmones. Se han notificado casos de parálisis que complican la tos ferina y también se han observado cambios en el ojo debido a hemorragias en ese órgano producido por la tos. Se ve así que la tos ferina, que se calcula mató a más de 10.000 niños estadounidenses en el año 1911, es una enfermedad que afecta seriamente la salud pública y exige una atención seria. - Dr. W. C. Rucker, Cirujano Auxiliar General, Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos, 1911

Puede cuestionarse si la vacunación universal contra la tos ferina está siempre justificada, especialmente en vista de la naturaleza cada vez más leve de la enfermedad y de la muy pequeña mortalidad. - Dr. Justus Ström, 1960

La mayoría de los casos de tos ferina son relativamente leves. Tales casos son difíciles de diagnosticar sin un alto índice de sospecha porque es poco probable que los médicos oigan la tos característica, que puede ser el único síntoma. Los padres pueden estar seguros de que un resultado serio es poco probable. Los adultos también reciben tos ferina, especialmente de sus hijos, y padecen los mismos síntomas que los niños. - Douglas Jenkinson, 1995

Debido a que la tos ferina fue una vez una enfermedad devastadora en una gran proporción de niños, una campaña para desarrollar una vacuna se llevó a cabo, pero no hasta después de las muertes ya había caído a mínimos históricos en la década de 1940. Desde su apogeo en el siglo XIX, las muertes por tos ferina habían disminuido en más del 99 por ciento antes de que la vacuna estuviera en un amplio uso.

El programa nacional de vacunación comenzó en los Estados Unidos a finales de la década de 1940 y en Inglaterra en 1957.

Sistema inmune

En los últimos capítulos se aborda el verdadero papel del sistema inmune en el control del desarrollo de la enfermedad en el cuerpo, así como la influencia en él de factores externos como la nutrición, el estrés o la vacunación. 

Las enfermedades infecciosas como la viruela, el sarampión y la tos ferina no eran los únicos peligros para la salud que enfrentaban las personas del pasado. La escasez de alimentos y las hambrunas periódicas han dado lugar históricamente a una desnutrición mortal. La deficiencia de vitaminas es una consecuencia común de la inanición que puede conducir al escorbuto, pelagra, beriberi, anemia y otras enfermedades de deficiencia de nutrientes. Debido a que las vitaminas tienen un fuerte impacto en el sistema inmunológico, las personas que son deficientes pueden ser susceptibles a todo tipo de infecciones. La mala vivienda, las condiciones de trabajo deplorables y extremadamente estresantes, y otras consecuencias negativas de la pobreza, combinadas con la malnutrición, abrieron la puerta a una amplia variedad de enfermedades infecciosas.

La vitamina C puede ser verdaderamente designada como la vitamina antitóxica y antiviral. - Dr. C. Jungeblut (1897-1976), 1930

La mayoría de las vitaminas son requeridas por esencialmente todas las especies de animales. La vitamina C es requerida por sólo unas pocas especies, incluido el hombre. - Linus Pauling (1901-1994), Premio Nobel de Química (1954); Premio Nobel de la Paz (1963)

El hecho de que las personas vacunadas tengan inmunidad inferior en comparación con las personas de convalecencia natural ha llevado a la recomendación de revacunar a las mujeres antes del embarazo.

Los lactantes de mujeres vacunadas comenzaron con un número significativamente menor de anticuerpos que los niños de mujeres naturalmente inmunes.

Las personas sin anticuerpos pueden estar completamente protegidas de la enfermedad clínica por la inmunidad celular. Por lo tanto, el anticuerpo es un mero sustituto que tiene un significado cuestionable.

La literatura médica sugiere que el menor riesgo de contraer sarampión clínico después de amamantar puede durar hasta 10 años.

La vitamina A impide que el virus del sarampión se multiplique rápidamente dentro de las células mediante la regulación del sistema inmune innato en células no infectadas, lo que ayuda a prevenir que el virus infecte nuevas células.

La eficiencia del sistema inmunológico celular está ligada a la ingesta de nutrientes dietéticos, incluyendo vitamina A, vitamina C, zinc, selenio y proteínas ricas en vitamina B. Una mala nutrición conduce a una alteración de las respuestas inmunitarias celulares, lo que resulta en peores resultados después del sarampión Infección o exposición.

La muerte por infecciones secundarias es un riesgo conocido durante el sarampión, pero es sobre todo debido a la depresión de las respuestas inmunes celulares, debido a deficiencias de vitaminas.

 

Quizás la mejor razón para conocer nuestra historia es que las peores partes nunca se repitan.

  

Vídeos

Dr Suzanne Humphries – Vaccination: Are we being told the truth?

 



 

Última actualización el Sábado, 03 de Diciembre de 2016 13:10
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Licencia Creative Commons ReconocimientoNota importante: Mientras las técnicas que empleamos los terapeutas de Libertad Emocional han producido resultados clínicos notables, todavía se deben considerar en etapa experimental. Por tanto los practicantes y el público deben tomar plena responsabilidad por su uso. Consultar con un profesional cualificado de la salud respecto al uso de las Técnicas de Libertad Emocional.