Ofertas especiales

Sesiones

Las sesiones, ahora también, por teléfono o Skype.

Descuentos:

Desempleados, estudiantes y 3ª edad hasta el 70%.

Apúntate al boletín

Alta en el boletín de noticias Mantente infomado de nuestra últimas noticias y actividades

Novedades

documento pdf  Guía rápida y Díptico de consulta

Audio Receta básica de Libertad Emocional

Entrevista Online

Radio Online  Entrevista en
Radio Nueva Era

Audio Descargar entrevista

Agenda

Agenda
<< Noviembre 2017 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  4  5
  8  912
161819
21222326
272930   

Próximas actividades

Citas

«Si todo el mundo estuviera satisfecho consigo mismo no habría héroes. No harían falta»

Mark Twain

Iniciar sesión



Festival de Verano Agora PDF Imprimir E-mail

A Casa Da TerraEste mes de Agosto hemos tenido el placer de participar en el Festival de Verano organizado por el Círculo Ágora y ha sido una de las mejores experiencias que hemos vivido. 80 personas conviviendo autoorganizados (más abajo explicamos qué es eso de la autoorganización Wink), un lugar precioso en la naturaleza como es A Casa da Terra, participando en todo tipo de talleres y aprendiendo a fluir con el tiempo y disfrutar de la comida vegetariana. Lo dicho, una semana fantástica.

Lo primero que nos sorprendió al llegar, y que luego sería una de las cosas que más nos gustó, fue que solo existía la mínima organización imprescindible. Un banco a la entrada para apuntarte, donde te decían las posibles ubicaciones para la tienda de campaña y que luego nos reuniríamos para comentar cómo se desarrollarían las jornadas. Y con esta escueta información nos fuimos a plantar la tienda, lo que acabamos de hacer casi cuando se convocaba la reunión.

Autoorganización

Éste era el termino clave de esa reunión y de todo el festival. La idea de la que se parte es que todos disponemos de un montón de recursos y conocimientos que compartir altruistamente con el grupo. E incluso puede que nos seamos conscientes de ellos, pero al participar en las actividades que se fuesen organizando era muy posible que nos diésemos cuenta de "eso" que podemos ofrecer a los demás, ya sean: conocimientos a transmitir en talleres, colaborar en la organización de las actividades o en el día a día del campamento, animar las fiestas, compartir vivencias, ... todo el mundo podía encontrar algo en lo que ser y sentirse útil. Y para que esta utopía funcionase, el secreto estaba en la implicación, la empatía y el respeto. Todas las propuestas eran posibles, siempre que hubiese por lo menos una persona que se encargase de llevarla a cabo y un grupo, por pequeño que fuera, para participar. Y ahí se incluía, desde la actividad unipersonal de la siesta Smile, los talleres, las excursiones, a la persona que se encargaba de recoger las peticiones y exponerlas al final de las comidas. Las únicas reglas más estrictas fueron los horarios de las comidas, los turnos de pinches de cocina, puesta y recogida del comedor y que cada persona "friega" lo que mancha.

A nosotros el sistema nos pareció genial, aunque puede ser "traumático" para las personas muy organizadas y acostumbradas a horarios y figuras de responsables. Pero, si lo que estás buscando es un crecimiento personal, creemos que es ideal experimentarlo, para hacerte consciente de tus muchos condicionamientos culturales con respecto a la organización y convivencia.

Las actividades

Fiesta con hoguera AgoraAunque la actividades iban apareciendo sobre la marcha, sí que era necesario una pequeña organización para distribuirlas en el día, de modo que se pudiesen publicar en un tablón informativo para consultar en el desayuno y dar la oportunidad a todos de poder asistir al máximo posible de eventos. Así que, después de las cenas, los monitores, en número variable, nos juntábamos para crear un horario para el día siguiente, teniendo en cuenta el formato de las actividades (extensión de uno o varios días, duración), las necesidades de los asistentes y que los propios monitores también queríamos participar en los talleres de otros. Un proceso complejo, pero incluso hubo días que planificamos dos seguidos (un exceso Wink).

Generalmente las actividades se dividieron en dos franjas mañana y tarde, una de hora y media y otra de dos horas y media, aunque como todo era fluido los horarios se iban adaptando. Así, podías asistir a un mínimo de 4 actividades diarias, lo que nos produjo una impresión de que el día se alargaba y se aprovechaba mucho.

Nuestros talleres

Como no podía ser de otra manera tuvimos que adaptar la planificación que llevábamos de nuestros talleres a la realidad del sistema organizativo. En un principio, teníamos proyectado un taller continuado de 5 sesiones de 2 horas tratando muchos temas específicos, que cambiamos a 2 talleres continuados de 2 días de 3 horas más genéricos, para que pudiese asistir más gente compaginando con otras actividades. Además de un taller "Magia para crear la Realidad" y otro tan improvisado, que fue en el desayuno del día que nos volvíamos, sobre "La naturaleza del Amor" (del que he sacado la reflexión de este mes).

Aquí podéis descargar las presentaciones de los talleres, salvo el del Amor, que explico en la reflexión. Es lo que tiene lo espontáneo.

Las fiestas

TrenecitoMuchas veces se nos pasa por alto, pero el rito de festejar es clave en la asimilación de las nuevas consecuciones. Es lo que nos permite aceptar que lo que hemos hecho es importante y valioso, y no algo más sin trascendencia en nuestra vida. Estamos asociando fuertes emociones positivas a personas, eventos y conocimiento que compartimos en la jornada y facilita la creación de vínculos más fuertes entre nosotros y esos elementos.

Pues, salvo por los dos primeros días, la fiesta fue un elemento clave del festival, ya fuese en el comedor o alrededor de la hoguera. Las canciones, los bailes, las bromas y las conversaciones, ayudaron a crear ese clima mágico que vivimos durante la semana. Hubo fiestas de todo tipo, con juegos de grupo, chamánicas, con queimada y conxuro, canciones en torno al fuego y el típico portátil con altavoces. No nos dejemos engañar por las creencias, la fiesta es la demostración y afirmación de la unión del grupo.

Lo que nos llevamos

Una maravillosa experiencia de convivencia humana. Son actividades como ésta las que te pueden reconciliar con la humanidad, si ya empieza a flaquear la confianza en ella. Descubres personas deseosas de compartir y colaborar, además de abiertas a dar y recibir cariño.

El conocimiento de la autoorganización y de lo fluida y agradable que puede ser la vida con un poco de implicación, respeto y empatía.

La gran acogida de nuestros talleres y lo bien que nos hicieron sentir los participantes con su atención y reconocimiento. Muchas gracias a todos.

Y las Fiestas Laughing

Última actualización el Martes, 17 de Septiembre de 2013 17:19
 

Comentarios  

 
0 #1 Maria José Neira 06-09-2011 15:55
Y gracias por expresar tan bien lo vivido en Antas de Ulla, a mi también me pareció mágico.
Me quedo con una frase que me ha llamado especialmente la atención: "Son actividades como ésta las que te pueden reconciliar con la humanidad" ;-) hasta siempre
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Licencia Creative Commons ReconocimientoNota importante: Mientras las técnicas que empleamos los terapeutas de Libertad Emocional han producido resultados clínicos notables, todavía se deben considerar en etapa experimental. Por tanto los practicantes y el público deben tomar plena responsabilidad por su uso. Consultar con un profesional cualificado de la salud respecto al uso de las Técnicas de Libertad Emocional.